Advertisement

las funciones de la dopamina

La Dopamina es un neurotransmisor release/versión por el cerebro que desempeña varias funciones en los seres humanos y otros animales. Entre algunas de sus funciones notables están relacionadas con:

  • El movimiento
  • La memoria
  • Los sistemas de recompensa
  • El comportamiento y cognición
  • La atención
  • La inhibición de la producción de la prolactina
  • El sueño
  • El humor
  • El aprendizaje

Tanto el exceso como la deficiencia de esta substancia química vital son la causa de varias enfermedades. El Parkinson y la drogadicción son algunos ejemplos de problemas asociados a niveles anormales de la dopamina.

¿De Dónde se produce la dopamina?

La Dopamina se produce en las neuronas dopaminérgicas en el área tegmental ventral (VTA) del mesencéfalo, del compacta de los pares de la substantia nigra pars compacta, y del núcleo arqueado del hipotálamo.

La dopamina y el movimiento

Aquella sección del cerebro que comportan los ganglios básicos regulan el movimiento. Los ganglios básicos a su vez dependen de una determinada cantidad de dopamina para funcionar con máxima eficiencia. La acción de la dopamina transcurre a través de los receptores de la dopamina, D1-5.

La dopamina reduce la influencia de la ruta neuronal indirecta, y aumenta las acciones de la ruta directa dentro de los ganglios básicos. Cuando hay una deficiencia en dopamina en el cerebro, los movimientos pueden ralentizarse y parecer descoordinados. En contra partida, si hay un exceso de dopamina, el cerebro manda al cuerpo realizar movimientos innecesarios, tales como tics repetitivos.

La dopamina, el comportamiento y el placer como recompensa

La dopamina es la substancia química que media el placer en el cerebro. Su secreción se da durante situaciones agradables y le estimula a uno a buscar aquella actividad u ocupación agradable. Esto significa que la comida, el sexo, y varias drogas de las que se puede abusar son también estimulantes de la secreción de la dopamina en el cerebro, en determinadas áreas tales como el núcleo accumbens y la corteza prefrontal.

La dopamina y apego/adicción

La cocaína y las anfetaminas inhiben la re-absorción de la dopamina. La cocaína compite con la dopamina por asociarse con el transportador de dopamina de este modo, inhibiendo su absorción, llevando a un aumento de la concentración de la dopamina. Las anfetaminas aumentan la concentración de dopamina en la separación sináptica, pero por un mecanismo diverso. Las anfetaminas son similares en estructura a la dopamina, y así pueden entrar en la neurona pre-sináptica a través de los transportadores de la dopamina. De esta  manera, las anfetaminas entran y fuerzan a las moléculas de la dopamina fuera de sus vesículas del almacenamiento. El resultado es el aumento de la presencia de la dopamina en éstos que llevan al placer y a la adicción creciente.

La dopamina y memoria

Los niveles de dopamina en el cerebro, especialmente en la corteza prefrontal, aumentan la capacidad de la memoria a corto plazo. Sin Embargo, esto es un equilibrio y como los niveles aumenten o disminuyan a niveles anormales, la memoria empeorará.

La dopamina y la atención

La dopamina contribuye a la atención y la concentración. La vista desencadena una secreción de la dopamina ayudan a la concentración y a la atención. Puede que la dopamina juegue un papel importante determinando aquello que se retiene en la memoria a corto plazo.  Se cree que las concentraciones Reducidas de la dopamina en la corteza prefrontal, pueden contribuir al Trastorno de Déficit de Atención (TDA).

Dopamina en la cognición

La dopamina en los lóbulos frontales del cerebro controlan el flujo de información de otras áreas del cerebro. Los trastornos de la dopamina en esta sección del cerebro tienden a disminuir las funciones cognitivas, especialmente la memoria, la atención, y la resolución de problemas.

Los receptores D1 y D4 son los responsable de aquellos efectos de la dopamina que intensifican la memoria. Algunas de las medicaciones antipsicóticas usadas en trastornos como la esquizofrenia actúan como antagonistas de la dopamina. Los antipsicóticos “típicos” más antiguos, suelen actuar en los receptores D2, mientras que las drogas anormales actúan en los receptores D1, D3 y D4.

Regulación de la prolactina

La dopamina es el inhibidor neuroendocrino principal de secreción de la prolactina desde la glándula pituitaria anterior. La dopamina producida por las neuronas del núcleo arqueado del hipotálamo se liberan en los vasos sanguíneos hipotálamo-hipofisiarios de la eminencia media que suministran la hipófisis anterior (Hernández, 2010). Esto actúa en las células del lactotropas que producen prolactina. Estas células pueden producir prolactina en ausencia de dopamina. La dopamina de vez en cuando se llama factor de inhibición de prolactina (FIP) o hormona inhibidora de la prolactina (PIH).

Funcionamiento Social

El receptor-atar Inferior D2 se encuentra en gente con ansiedad social o fobia social. Algunas características de la esquizofrenia negativa (repliegue, apatía, anhedonia sociales) probablemente estén relacionadas con un estado dopaminérgico inferior en ciertas áreas del cerebro.

Por otra parte aquellos con transtorno bipolar en estados maníacos llegan a ser hiper-sociales, así como hiper-sexuales. Esto se debe a un aumento en los niveles de dopamina. El episodio maníaco se puede reducir mediante los antipsicóticos que bloquean la dopamina.

Niveles y psicosis de la Dopamina

La transmisión anormalmente elevada de dopamina se ha relacionado a la psicosis y a la esquizofrenia. Tanto los antipsicóticos típicos como atípicos actúan en gran parte inhibiendo la dopamina al nivel del receptor.

Procesamiento del Dolor

La Dopamina desempeña un papel en el procesamiento del dolor a varios niveles del sistema nervioso central. Esto incluye la médula espinal, la sustancia gris periaduectal (PAG), el tálamo, los ganglios basales, la corteza insular, y la corteza del cingulada. Los bajos niveles de dopamina se asocian a los síntomas dolorosos que ocurren con frecuencia en la enfermedad de Parkinson.

Dopamina en la náusea y los vomitos

La Dopamina es uno de los neurotransmisores implicados en auto-reflejo de las náuseas y de vomitar vía acciones recíprocas en la zona del disparador del quimioreceptor. La metoclopramida es un antagonista del receptor de dopamina D2 y previene las náuseas y el vómito.

Revisado por Revisado, VAGOS Hons (Cantab)

Last Updated: Oct 27, 2015

Read in | English | Español | Français | Deutsch | Português | Italiano | 日本語 | 한국어 | 简体中文 | 繁體中文 | Nederlands | Русский | Svenska | Polski
Comments
  1. Ryan Walsh Ryan Walsh United States says:

    Thank you, I very much enjoyed your article and look forward to reading it more thoroughly. I think it's definitely going to help with my A&P "brain" exam. Smile

  2. Gregory L Gregory L United States says:

    Great article!!!

  3. Yolotl Xochitl Yolotl Xochitl Mexico says:

    interesting article

  4. Sandra Belalcazar Sandra Belalcazar Colombia says:

    importante  para comprender las adicciones........

  5. Milagros Sefair Milagros Sefair Argentina says:

    Excellent article. We need to know our natural substances for self-healing. The human body in its intelligent structure, provides us with all the elements. Why then ingest foreign substances to our body ? Perhaps in this tourist trip inside ourselves that the key to a life without drugs.

The opinions expressed here are the views of the writer and do not necessarily reflect the views and opinions of News-Medical.Net.
Post a new comment
Post