Los Segundos cánceres son lejos más mortales en una gente más joven que más viejos adultos

Los Segundos cánceres en niños y los adolescentes y los adultos jovenes (AYA) son lejos más mortales que están en más viejos adultos y pueden explicar parcialmente los resultados relativamente pobres del guardapolvo de las edades 15-39 de los enfermos de cáncer, un nuevo estudio de los investigadores de Uc Davis han encontrado.

El estudio también encontró que la supervivencia después de que casi todos los tipos de cáncer sean mucho más altos cuando el cáncer ocurre como malignidad primaria que si es un segundo cáncer, y estas diferencias de la supervivencia son las más pronunciadas de la menor de edad 40 de los pacientes. El artículo, titulado “los Neoplasmas Malos y Supervivencia En Segundo Lugar Primarios en Sobrevivientes Adolescentes y Adultos del Cáncer,” se publica hoy en Oncología del JAMA.

De Acuerdo con un análisis de más de 1 millón de enfermos de cáncer de todas las edades en de los E.E.U.U., el estudio es el primer para comparar supervivencia después de un segundo cáncer a la supervivencia del mismo cáncer que ocurre como la primera malignidad primaria, por edad. Los Investigadores esperan a los clínicos de la guía de la ayuda de las conclusión en proporcionar a recomendaciones específicas a la edad en la prevención de cáncer, la investigación, el tratamiento y la supervivencia, especialmente entre la población de AYA para quien las tasas de supervivencia no han mejorado al mismo fragmento que tienen para los niños y más viejos adultos.

“Aunque la incidencia creciente de los segundos cánceres es bien sabido entre sobrevivientes del cáncer, menos se sabe sobre resultados de estos cánceres o la influencia de la edad,” dijo a Teresa Keegan, epidemiólogo del cáncer en el Centro Completo del Cáncer de Uc Davis y el autor importante del estudio. Los “Segundos cánceres son un último efecto serio del tener un cáncer anterior y, para la mayoría de los cánceres, tienen un impacto sustancial en supervivencia.”

Keegan y los colegas en Uc Davis, Universidad de la Salud de Oregon y de la Ciencia y el Instituto del Cáncer de John Wayne determinaron todos los pacientes diagnosticados con solamente uno o una primera y segunda malignidad durante 1992 hasta el 2008 usando los datos del programa de la Vigilancia, de la Epidemiología y de los Resultados finales (ADIVINO) cerco a partir de 13 registros del cáncer. Los investigadores tenían cuidados de no capturar repeticiones del mismo cáncer al determinar malignidades secundarias.

Los autores cerco datos sobre los 14 tipos mas comunes del cáncer que afectan a AYAs: pecho femenino, tiroides, linfoma testicular, de Hodgkin, linfoma no-Hodgkin, leucemia linfoblástica aguda, leucemia mieloide aguda, cáncer nervioso suave del sarcoma del tejido, del sarcoma del hueso, colorrectal, central del sistema, cervical y ovárico.

Total, los niños y AYAs tenía una ocasión del 80 por ciento de sobrevivir cinco años después de una diagnosis de un primer cáncer. Pero si el mismo cáncer ocurrió como malignidad secundaria, la supervivencia de cinco años cayó al 47 por ciento para los niños y al 60 por ciento para la población de AYA. Las diferencias en supervivencia no estaban casi según lo marcado en la población de un más viejo adulto, que tenía una ocasión del 70 por ciento de sobrevivir cinco años de total para un primer cáncer y el 61 por ciento para un nuevo, segunda malignidad.

Cuando los investigadores observaban supervivencia de cinco años por edad y los tipos individuales del cáncer, encontraron diferencias llamativas dependiendo de si era una primera o secundaria malignidad en todos sino dos de los 14 tipos, testículos y melanomas del cáncer.

“Para casi cada tipo de cáncer, la población de AYA hizo peor con un cáncer secundario,” dijo a Melanie Goldfarb, cirujano endocrino en el Instituto y el co-autor del Cáncer de John Wayne en el estudio. “Qué nos pulso era que el segundo cáncer causó un riesgo tan creciente de muerte.”

Por ejemplo, los pacientes de AYA diagnosticados con leucemia mieloide aguda como un primer cáncer tenía una ocasión del 57 por ciento de la supervivencia por cinco años, solamente ésa cayeron al 29 por ciento si era el segundo cáncer. Para los pacientes de AYA diagnosticados con el cáncer de pecho, la supervivencia de cinco años era el 81 por ciento para un primer cáncer pero el 63 por ciento si era un segundo cáncer.

Porqué pacientes más jovenes tienden a irse peor que no entienden ni se dirigen específicamente a más viejos pacientes con los mismos segundos cánceres completo en el estudio actual, los autores dijeron.

Keegan dijo que una explicación para resultados peores puede ser que las con un cáncer secundario tienen una reacción peor al tratamiento, las limitaciones en los tipos o las dosis de los tratamientos que pueden recibir como resultado de su tratamiento contra el cáncer anterior o reservas fisiológicas empeoradas que afectan su capacidad de tolerar el tratamiento.

Goldfarb agregó que las ediciones sicosociales pueden desempeñar un papel importante, o combina con otros factores tales como una condición biológica subyacente que predispone alguien al cáncer.

“Esta gente más joven no tiene todo el soporte o los recursos que ella necesita,” ella dijo. “Ella puede no tener seguro adecuado, o ella puede conseguir perdida en el sistema. Ella puede sufrir de la depresión, que puede contribuir a su salud total y empeorar su resultado del cáncer.”

Los autores proyectan al lado de examinan cómo el tiempo entre conseguir un primer y segundo cáncer afecta a supervivencia y si el tipo de tratamiento para el primer cáncer influencia el resultado de un segundo cáncer.

Fuente: http://www.ucdmc.ucdavis.edu/cancer/

Advertisement