La tensión cognoscitiva de Hormetic de la exposición a la tecnología puede reducir enfermedad relativa a la edad

Aparece inevitable que la tecnología está asumiendo el control cada vez más nuestras vidas. Sin Embargo, parece que puede también ayudarnos a evitar envejecer y enfermedad relativa a la edad, de una manera que no se ha descrito antes.

Estamos experimentando una amalgamación que obra recíprocamente de seres humanos y de la tecnología. Nuestra investigación muestra que, si nos enganchamos con tecnología a una manera positiva y significativa, nosotros aumenta la carga de información a nuestro cerebro y ésta tiene varios efectos sobre nuestra biología. Por ejemplo, cuando una cantidad de información positiva (es decir no demasiado poco y no demasiado, pero apenas agradable desafiando) alcanza a nuestras neuronas (neuronas), estas neuronas reaccionan activando los mecanismos “de la reacción neuronal de la tensión”. Esencialmente, esta reacción apunta contener la tensión ligera causada por el reto a la neurona, y sale de la neurona sana y más “rico en información”.

La sobrecarga de información de nuestra sociedad moderna representa un tal reto positivo, conocido como “factor de ansiedad hormetic”. Hormesis es un fenómeno disperso caracterizado por “activación de la inferior-dosis, un principio de la inhibición de la alto-dosis”. Esto significa que una dosis inferior de cualquier estímulo dado (un reto) puede estimular el organismo de una manera y de un resultado positivos en la mejoría de la salud, mientras que una exposición excesiva o subóptima del mismo estímulo puede dar lugar a daño y a enfermedad. Así Pues, una exposición desafiadora a la tecnología de la información da lugar a la mejoría del cerebro.

Pero éste no es todo. Durante la reacción neuronal de la tensión hay producción de factores (tales como cinasa de Proteína ARN-como cinasa del retículo endoplásmico, Activating-transcription-factor-6, y cinasas de proteína Mitógeno-Activadas), que están en la competencia directa con el germline - las células y los elementos de nuestra esperma y huevos. Esta competencia ocurre debido al hecho de que los recursos de la reparación son limitados: el daño relativo a la edad suceso porque los recursos de la reparación han sido dirigidos por la evolución al germline, para asegurar un buenos mecanismo de la reparación y así continuación de la especie, dejando recursos limitados a la reparación del descanso del cuerpo. Por Lo Tanto, envejecemos y morimos, con nuestros genes que son pasados ileso a la generación siguiente. Pero, nuestra investigación indica que la activación de la reacción neuronal de la tensión desvía estos recursos de la reparación del germline de nuevo a la neurona y la neurona sigue siendo sana y funciona así para más de largo.

En resumen entonces, la tecnología de la información está poniendo una carga cognoscitiva creciente en nuestro cerebro. Esta tensión (positiva) hormetic coloca nuestras neuronas bajo presión continua para repararse. Esto invierte la preferencia natural existente por afectar un aparato recursos de la reparación al germline, con las neuronas llegando a ser capaces de reparar completo cualquier daño relativo a la edad, y funciona así mejor. De esta manera, la tensión cognoscitiva hormetic que origina de la exposición a la información derivada de nueva tecnología, puede dar lugar a una reducción del envejecimiento y de las enfermedades relativas a la edad.

Fuente: Editores de la Ciencia de Bentham

Advertisement