Daños maxilofaciales

Los daños a la región maxilofacial son bastante comunes en remedio de la emergencia. Esta área es de importancia determinada, porque está peligroso cerca del órgano más importante de la carrocería - el cerebro. Por otra parte, la extensión maxilofacial, o puesto simple, nuestra cara, es uno de los elementos más imprescindible de nuestro bienestar sicosocial diario.

Tomografía calculada (exploración 3DCT) del hueso facial, mostrando fracturas maxilofaciales múltiples. Haber de imagen: Suttha Burawonk /Shutterstock
Tomografía calculada (exploración 3DCT) del hueso facial, mostrando fracturas maxilofaciales múltiples. Haber de imagen: Suttha Burawonk /Shutterstock

Cualquier debilitación en esta región podía tener impactos psicológicos de la devastación. Puede familiar ser referida como el órgano del ` de la emoción' y captura nuestra capacidad de ofrecer las señales de entrada sociales que son esenciales para nuestra supervivencia en una sociedad que sea pesado relacionada en nuestras capacidades de comunicar el uno con el otro.

La región maxilofacial se puede dividir en tres porciones de proporciones bastante iguales - la cara superior, mediados de y más inferior. Es casera a un arsenal de los sistemas motor-sensoriales que son imprescindible para las funciones, tales como visión, olfato y audición, así como de los propósitos vestibulares, somáticosensoriales, y gustativos. No sólo contiene estas funciones críticas, pero también se asocia íntimo a algunas estructuras muy vitales que estén presentes en la culata de cilindro y el cuello. Éstos incluyen las partes superiores de nuestros sistemas respiratorios y digestivos así como de una plétora de manojos neurovasculares.

Etiopathogenesis

Dependiendo de la escena, la etiología de estos tipos de daños puede variar. La causa más común de daños maxilofaciales en los países categorizados como ` que se convierte' es accidente automovilístico (MVA). En cambio, el ` desarrolló' asalto violento del parte de los países como la causa más común, que entonces es seguida por MVA. Las caídas y los accidentes durante otras actividades, tales como esquí, completando un ciclo y patinando, son también parte de la etiología. Estos daños se pueden clasificar como tejido suave si, por ejemplo, sólo la piel está implicada. Por otra parte, se miran mientras que huesudo si las fracturas están implicadas, o special si las estructuras tales como los aros y los nervios faciales están implicadas.

Para que un daño maxilofacial ocurra, se requiere la fuerza bajo la forma de energía cinética. La severidad del daño es directamente proporcional a la fuerza aplicada. Sin embargo, diversas partes de la extensión maxilofacial pueden requerir diversas cantidades de fuerza para que un impacto cause daño resultante. Las áreas tales como la mandíbula, el maxilar y el reborde supraorbital son más resistentes a las fuerzas y como tal requieren impactos de una energía más alta antes de que el daño pueda ocurrir. Al contrario, una energía más inferior fuerza fácilmente daño los huesos del puente nasal o del arco zigomático.

Presentación clínica

La presentación clínica es en gran parte relacionada en exactamente donde en la región maxilofacial el daño ha ocurrido. La cara superior abarca el área entre el retículo y el glabella (es decir la prominencia situada entre las cejas). Las estructuras que se pueden dañar en esta zona de la cara son el hueso frontal y el sino.  Independientemente de laceraciones o las contusiones y las denuncias obvias del dolor facial, los pacientes con el hueso frontal y/o las fracturas del sino frontal pueden presentar con el hematoma, el enfisema subcutáneo y el paresthesia de los nervios supratrochlear y supraorbitales.  Por otra parte, estos pacientes pueden tener un área visiblemente deprimida en la frente.

La mediados de-cara extiende del glabella a la parte inferior del eje (es decir el fin externo del tabique nasal). Las estructuras en esta región que pueda ser dañada incluyen los huesos de la órbita, nariz y maxilar, así como los complejos cigomaticomaxilares (ZMC) y nasoethmoidal (NEC). El daño a la región orbital puede causar los movimientos de los ojos así como equimosis disfuncional, edema y crepitus. El daño nasal puede presentar con la desviación y la extracción de aire obvias. Los daños del NEC característico pueden demostrar una distancia intermedia creciente del canthi entre los reductores ajustables, mientras que el daño de ZMC puede aparecer como depresión malar de la eminencia.

Los pacientes con fracturas maxilares pueden presentar con movilidad creciente entre el paladar duro y el proceso alveolar del maxilar si tienen una fractura de Le Fort I. Ésos con una fractura de Le Fort II pueden sangrar de la nariz y tener hemorragia subconjuntival, mientras que ésos con Le Fort III tendrán un edema facial más severo y conclusión.  La cara más inferior extiende de la parte inferior del eje a la base de la barbilla y las estructuras del interés en esta área son la mandíbula y las divisiones dentoalveolares. Estos pacientes pueden presentar con dolor en la boca y el malocclusion.

Administración

El protocolo avanzado del conectado a una máquina que mantiene las constantes vitales (ATLS) del trauma se sigue en estos pacientes. Se fijan las aerovías, la respiración y la circulación y se toman las dimensiones de asegurarse de que están mantenidas. El estado mental del paciente entonces se fija con la ayuda de la escala de la coma de Glasgow y un examen neurológico también conducto. Todos los motivos de preocupación se exponen para la exploración física. La modalidad estándar de oro de la proyección de imagen para los daños maxilofaciales es la exploración del CT; sin embargo, los pacientes con fracturas de la mandíbula de la energía inferior pueden ser revisados inicialmente con una radiografía panorámica.

Generalmente los líquidos y el oxígeno, así como cualquier transfusión del producto de la sangre se dan sobre una base de la necesidad. El dolor se maneja por consiguiente con las analgesias y las fracturas abiertas de la herida requieren el tratamiento con un curso de antibióticos, y en caso pertinente, se administra un tiro del tétanos. Una vez que estabilizan al paciente y hay preocupaciones médicas no urgentes, la cirugía maxilofacial se puede hacer y se requiere en la mayoría de los casos. Dependiendo de la severidad de las fracturas, la reducción cerrada o abierta y la fijación con los tornillos y/o las placas serán necesarias.

Referencias

Further Reading

Last Updated: Feb 27, 2019

Dr. Damien Jonas Wilson

Written by

Dr. Damien Jonas Wilson

Dr. Damien Jonas Wilson is a medical doctor from St. Martin in the Carribean. He was awarded his Medical Degree (MD) from the University of Zagreb Teaching Hospital. His training in general medicine and surgery compliments his degree in biomolecular engineering (BASc.Eng.) from Utrecht, the Netherlands. During this degree, he completed a dissertation in the field of oncology at the Harvard Medical School/ Massachusetts General Hospital. Dr. Wilson currently works in the UK as a medical practitioner.

Citations

Please use one of the following formats to cite this article in your essay, paper or report:

  • APA

    Wilson, Damien Jonas. (2019, February 27). Daños maxilofaciales. News-Medical. Retrieved on April 07, 2020 from https://www.news-medical.net/health/Maxillofacial-Injuries.aspx.

  • MLA

    Wilson, Damien Jonas. "Daños maxilofaciales". News-Medical. 07 April 2020. <https://www.news-medical.net/health/Maxillofacial-Injuries.aspx>.

  • Chicago

    Wilson, Damien Jonas. "Daños maxilofaciales". News-Medical. https://www.news-medical.net/health/Maxillofacial-Injuries.aspx. (accessed April 07, 2020).

  • Harvard

    Wilson, Damien Jonas. 2019. Daños maxilofaciales. News-Medical, viewed 07 April 2020, https://www.news-medical.net/health/Maxillofacial-Injuries.aspx.

Comments

The opinions expressed here are the views of the writer and do not necessarily reflect the views and opinions of News-Medical.Net.