Los Investigadores muestran la conexión entre la enfermedad cardíaca periodontal y

Consolidando las relaciones entre la enfermedad cardíaca periodontal y, los investigadores en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (BUSM) encontraron pueden evitar que los ratones desarrollen enfermedad cardíaca gingivalis-acelerada P. inmunizando los ratones con una vacuna que proteja contra enfermedad periodontal.

“Nuestra nueva investigación muestra si inmunizamos estos ratones con una de nuestras vacunas creadas recientemente que protejan contra enfermedad periodontal, prevendrá la aceleración de la ateroesclerosis,” dijo al investigador Caroline Genco, Doctorado, profesor del principio en el Departamento del Remedio, la Sección de Enfermedades Infecciosas y el Departamento de la Microbiología en BUSM.

Llevado por Genco y su colaborador Frank Gibson, el Doctorado, investigadores de BUSM ha mostrado previamente que las bacterias implicadas en enfermedad periodontal pueden ascender la acumulación de la placa de obstrucción de la arteria, que a su vez puede llevar al ataque de la ateroesclerosis y del corazón. En este estudio, los investigadores pusieron bacterias en las bocas de los ratones genético propensos desarrollan enfermedad cardíaca. Las bacterias fueron mostradas a la extensión de la boca a la aorta vía la circulación sanguínea donde causaron ateroesclerosis acelerada.

“Esta investigación fomenta muestra que solamente los gingivalis invasores del P. aceleran ateroesclerosis en estos ratones que sean enfermedad cardíaca propensa,” dijeron a Gibson, instructor en el Departamento del Remedio, Sección de la Enfermedad Infecciosa.

Las enfermedades infecciosas Crónicas, incluyendo enfermedad periodontal, se asocian a un riesgo creciente para la enfermedad cardiovascular. La enfermedad Periodontal es una enfermedad inflamatoria crónica del periodontium que ésa lleva a la erosión del aparato del accesorio y del hueso que utiliza para los dientes. Es una de las enfermedades infecciosas crónicas mas comunes de seres humanos.

El estudio fue financiado por el Instituto Nacional de Dental y la Investigación Craneofacial y los resultados fueron publicados en la aplicación del 3 de mayo de 2004 la Circulación.