Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La terapia génica ayuda a ratas alcohólicas

Como continuación al trabajo previo la demostración que la terapia génica puede reducir el beber en ratas entrenó para preferir el alcohol, científicos en el Ministerio de los E.E.U.U. de Brookhaven de la Energía que el laboratorio nacional ha utilizado la misma técnica para cortar la consumición en ratas con una predisposición genética para el consumo pesado del alcohol. Las conclusión, junto con resultados adicionales en los efectos del consumo a largo plazo del etanol sobre ciertos aspectos de la química del cerebro, se publican en la aplicación de mayo de 2004 la investigación clínica y experimental del alcoholismo.

“Aunque todavía estamos temprano en el proceso, estos resultados perfeccionan nuestra comprensión del mecanismo o de los mecanismos de la adicción al alcohol y fortalecen nuestra esperanza que pudo esta aproximación del tratamiento personas de la ayuda día enviciadas al alcohol,” dijeron a Panayotis (Peter) Thanos, que lleva el estudio en el departamento médico del laboratorio de Brookhaven.

Las ratas alcohol-que prefieren genético predispuestas son un modelo mucho mejor para el alcoholismo humano que las ratas usadas previamente, a que los científicos tuvieron que entrenar para preferir alcohol. Sin ningún entrenamiento, las ratas alcohol-que prefieren genéticas beben, por término medio, más de cinco gramos de etanol por el kilogramo de peso corporal por día cuando están dadas una opción libre entre el alcohol y el agua llana. Genético no-preferir ratas, en cambio, consume típicamente menos de un gramo de etanol por el kilogramo de peso corporal por día.

En este estudio, trataron con transferencia del gen para aumentar el nivel de un receptor del cerebro para la dopamina, de una substancia química importante para las sensaciones que transmitían del placer y de recompensa y eran conocidos a ambos grupos para desempeñar un papel en el apego. Después del tratamiento del gen, las ratas alcohol-que preferían exhibieron una reducción del 37 por ciento en su preferencia por alcohol y cortaron su consumo del alcohol total por la mitad - a partir de 2,7 gramos por el kilogramo de peso corporal antes del tratamiento a 1.3g/kg después. No-preferir ratas también redujo su preferencia y admisión de consumición después del tratamiento del gen, pero no hacia adentro casi como dramático una moda. Las reducciones más grandes de la preferencia y del consumo del alcohol fueron observadas dentro de los primeros días después del tratamiento del gen, y la preferencia y el consumo volvieron a los niveles del tratamiento previo por el día 20.

Las exploraciones de cerebro que mostraban menos receptores de la dopamina (menos rojos) en los acumbens del núcleo, o el “centro del placer,” (p) de ratas alcohol-que preferían compararon a las ratas (NP) nonpreferring.

El gen administrado estaba para el receptor de la dopamina D2, una proteína mostrada en diversos estudios para ser relevante al consumo de drogas y alcohol. Por ejemplo, los niveles bajos de los receptores de la dopamina D2 en el cerebro se han postulado para llevar a un síndrome de la deficiencia de la recompensa que predispone a cierta gente a los comportamientos adictivos, incluyendo el consumo de drogas y alcohol. Las ratas alcohol-que prefieren usadas en este estudio tienen niveles inferiores del cerca de 20-25 por ciento de los receptores de la dopamina D2 cuando están comparadas a las ratas no-que prefieren, que pueden, en parte, explicar su tendencia hacia la consumición pesada.

Los científicos entregaron el gen primero insertándolo en un virus que había sido hecho inofensivo. Entonces inyectaron el virus directamente en accumbens del núcleo de las ratas los', el centro del placer del cerebro. La idea detrás de este tipo de terapia génica es utilizar el virus como vector para llevar el gen a las neuronas, que pueden entonces utilizar las instrucciones genéticas de hacer la proteína de receptor D2 ellos mismos.

Como dimensión adicional en este estudio, la proyección de imagen usada los científicos de la tomografía de la emisión del micro-positrón (microPET) no invasor de fijar los efectos del consumo crónico del alcohol sobre el receptor D2 nivela en ratas alcohol-que prefieren y no-que prefieren. Midieron los niveles D2 siete semanas después del tratamiento de la terapia génica (bien después de que los efectos de la terapia génica hubieran desaparecido). Los niveles del receptor D2 en ratas alcohol-que preferían eran importante más inferiores (el cerca de 16 por ciento) comparados a ése en ratas no-que preferían. Estos niveles eran similares a los datos anteriores en ratas que preferían y no-que preferían del naïve.

En los estudios futuros, la conexión D2 al alcoholismo será examinada en los ratones transgénicos que se agotan totalmente de D2. Además, los científicos proyectan desarrollar una aproximación del vector de la segunda generación D2 que ofrezca un período más largo del tratamiento.

“Estas conclusión fomentan el apoyo nuestra hipótesis que los niveles de D2 causal están asociados a una reducción en el alcohol que bebe y pueden servir como factor protector contra alcoholismo,” Thanos dijeron.

Este estudio fue financiado por la oficina de la investigación biológica y ambiental dentro del Ministerio de oficina de la Energía de la ciencia y por el instituto nacional del abuso de alcohol y el alcoholismo dentro de los institutos de la salud nacionales.