Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El virus dirigido podía ser ideal para apuntar cánceres con terapia génica mortífera

Los científicos de la investigación de cáncer Reino Unido se han aprovechado del comportamiento egoísta de células cancerosas para apuntarlas con un virus genético dirigido.

Si están infectadas, las células normales altruista se cierran para contener el virus, pero las células cancerosas rehusan parar para cualquier cosa - permitir que el virus prospere. Los investigadores encontraron que podía extenderse en los tumores, saliendo del tejido sano sin tocar.

Denunciando sus resultados en la aplicación de junio la terapia molecular, los autores sugieren que el virus dirigido podría ser ideal para apuntar cánceres con terapia génica mortífera, abriendo la manera para los nuevos, altamente selectivos tratamientos anticáncer.

Los virus trabajan infiltrando y después matando a las células. Su capacidad de incorporar las células desapercibidas les hace una perspectiva atractiva de llevar el tratamiento anticáncer directamente en las células del tumor. El truco es proteger las células sanas contra el proceso.

El virus del GM fue creado por el retiro de un gen (llamado E1B-19kD) ese uso de los virus de disfrazarse, y se ha infectado que evita que las células noten él.

El retiro del gen expone el virus. Las células normales las reconocen están bajo ataque y comprometen el suicidio, evitando que el virus se extienda a sus vecinos. Pero programan oponerse a suicidio y no mueren a las células cancerosas cuando están infectadas - el comportamiento egoísta que permite al virus del GM replegar y extenderse a través de tejido del tumor.

Los científicos del centro clínico BRITÁNICO de la investigación de cáncer en los baronets y el Londres, la Facultad de Medicina de Queen Mary y odontología, probaron el virus en las células crecidas en el laboratorio y en los sistemas modelo del tumor. Prosperó en la infección cacerígena del tejido, el reproducirse y el extenderse, pero fue eliminado de tejido sano.

El sistema aparece vencer uno de los escollos mayores de tratamiento contra el cáncer viral, logrando niveles más altos de infección en tejido del tumor que otros virus terapéuticos sin poner el tejido sano a riesgo.

“La gran cosa sobre esta estrategia es que la célula cancerosa hace todo el trabajo duro,” explica a profesor Nick Lemoine del líder de personas, que es director del centro clínico BRITÁNICO de la investigación de cáncer.

“Hace cada vez más el virus para infectar a sus células cancerosas vecinas. Si se infecta una célula normal compromete suicidio antes de que pueda hacer el nuevo virus, sus vecinos no consigue infectada y la extensión del virus se contiene.

“El paso siguiente es poner un gen tóxico en el virus, así que podemos envenenar tumores mientras que deja tejidos normales ilesos.”

Una ventaja de este diseño es que quita un gen, saliendo de más sitio de insertar otros genes que aumenten la capacidad del virus de matar a las células cancerosas que infecta.

Puesto que el nuevo virus prolifera selectivamente en tumores, los investigadores creen que solamente una pequeña cantidad de copias del virus necesitarían alcanzar un tumor para que el tratamiento sea efectivas.

Puede ser que por lo tanto sea posible inyectar el virus modificado en la circulación sanguínea de pacientes - a diferencia de otras terapias virales en fase de desarrollo, que requieren la inyección directamente en el tumor.

Profesor Lemoine agrega: “El virus que estamos utilizando puede replegar en tejido del tumor mucho más rápidamente que sus precursores y ofrece la esperanza real del futuro. Proyectamos probarlo en juicios clínicas a principios del próximo año.”

Profesor Roberto Souhami, el director de Reino Unido de la investigación de cáncer de asuntos clínicos y exteriores, dice: “Aunque un tumor se deriva de la propia carrocería de un paciente, hay diferencias claves entre las células normales y las cacerígenas que podemos explotar en desarrollar nuevos tratamientos.

“En este caso, los investigadores tienen células apuntadas con un virus que pueda replegar y extender solamente la infección en el ambiente específico de un tumor. En pruebas ha probado hasta ahora potente y selectivo, aunque solamente las juicios clínicas nos informen si la aproximación puede ser un tratamiento efectivo en gente.”