Los neurólogos han superado un obstáculo importante en la investigación de la terapia génica

Los neurólogos de la Universidad Northwestern han superado un obstáculo importante en la investigación de la terapia génica. Han ideado un método que entregará y regulará con seguridad la expresión de los genes terapéuticos introducidos en el sistema nervioso central para tratar la enfermedad y otras enfermedades neurodegenerative de Parkinson.

El método, desarrollado por Martha C. Bohn y colegas, se describe en la aplicación de junio la terapia génica del gorrón. Bohn es profesor del consejo del instituto de investigación médica de la pediatría en el instituto conmemorativo de los niños para la educación e investigación y profesor de la pediatría y de la farmacología molecular y de la química biológica en la Facultad de Medicina de Feinberg de la Universidad Northwestern.

Jiang Lixin, persona postdoctoral en el laboratorio de Bohn, creado tres diversos vectores virales -- moléculas de la onda portadora -- esa proteína verde fluorescente humana usada para rastrear lanzamiento y la expresión del gen en células. Los vectores, hechos con el virus adeno-asociado inofensivo (AAV), llevaron el sistema del “tet-off”, en el cual el gen introducido se expresa continuamente o "ON" pero se pueden “apagar temporalmente” cuando una pequeña dosis del doxycycline derivado antibiótico de la tetraciclina se administra.

Un vector, conocido como rAAVS3, visualizó determinado una regla más apretada en neuronas cuando la expresión génica fue medida en la proteína y los niveles moleculares del ARN.

Para fijar la regla en el cerebro, los investigadores inyectaron el vector en el striatum de ratas, el área en el cerebro donde la dopamina del neurotransmisor activa las células nerviosas que controlan la coordinación de motor.

En sus experimentos, Bohn y los co-investigadores encontraron que el hasta 99 por ciento del gen vector-introducido fue girado de cuando las ratas fueron dadas pequeñas dosis del doxycycline. En la enfermedad de Parkinson, dopamina-produciendo las neuronas degenere, dando por resultado problemas del paso, rigidez del músculo y temblores.

El grupo del laboratorio de vario hace Bohn de los años descubrió que las células glial en el tronco del encéfalo embrionario secretan factores, o las proteínas, que ascienden supervivencia y la diferenciación de las neuronas de la dopamina.

Una de estas proteínas, llamado célula glial línea-derivó el factor neurotrophic (GDNF), es un factor potente que asciende incremento no sólo de las neuronas de la dopamina, pero también neuronas de motor y varios otros tipos de neuronas. GDNF puede tener potencial terapéutico para varias enfermedades neurodegenerative, incluyendo la enfermedad de Parkinson y Lou Gehrig's Disease.

El laboratorio de Bohn era el primer para mostrar que la introducción de un gen de GDNF en un modelo del roedor de la enfermedad de Parkinson para el proceso de la enfermedad.

La “terapia génica de GDNF tiene potencial emocionante “de curar la” enfermedad de Parkinson, pero desde poner un gen en el cerebro puede llevar a la expresión y los niveles crecientes de proteína por años, de GDNF será importante tener cierta manera de apagar la expresión génica para arrestar efectos secundarios inesperados,” Bohn dijo.

Bohn y sus colegas han estado desarrollando los vectores virales que ofrecen medios de una caja fuerte de entregar GDNF, así como otros genes terapéuticos. El vector de AAV que los investigadores usados en estos experimentos son seguros y aprobados para el uso en varias juicios clínicas en el cerebro de seres humanos; sin embargo, no hay vector en el cual el gen puede ser apagado con todo aprobado para el uso en juicios clínicas.

“Un pedazo crucial de nuestra investigación se relaciona con el seguro,” Bohn dijo. “Nos excitaron para encontrar el mecanismo correcto para entregar el gen en el sistema nervioso y para controlar apretado su expresión usando doxycycline, una droga aprobada por Food and Drug Administration y encontrada ya para no tener ningún efecto secundario.”

Bohn advirtió que los estudios completos del seguro y de toxicidad del nuevo vector son necesarios y que su grupo del laboratorio no está listo para fijar su uso en seres humanos.