Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los Científicos utilizan la ingeniería genética para resolverse cómo se codifican los olores

Los científicos de Yale, trabajando con la mosca del vinagre como modelo, han descubierto cómo los olores son codificados por el sistema olfativo en los mensajes complejos que se envían al cerebro.

El estudio, publicado en la aplicación del 25 de junio la Célula, proporciona a nuevo discernimiento en cómo los animales detectan y distinguen los olores, un proceso que sea esencial para determinar la comida, compañeros y depredadores.

El Estudiante de tercer ciclo Elissa Hallem y su consejero Juan Carlson, profesor en el Departamento de la Biología Molecular, Celular y De Desarrollo en la Universidad de Yale, probaron sistemáticamente las proteínas de receptor del olor en la antena de la mosca del vinagre y registraron qué olores detectan.

Las narices de seres humanos y de las antenas de insectos contienen muchas proteínas de receptor del olor, pero no era sabido previamente cómo la colección entera de receptores actúa junta para codificar la información olfativa.

Cada antena de la mosca del vinagre tiene 32 receptores odorantes, y Hallem y Carlson utilizaron una mosca del vinagre del mutante para determinar sus sensibilidades individuales del olor. La antena de su mosca del vinagre del mutante tiene “vaciar” la célula nerviosa, o la neurona, que ha perdido su receptor original del olor y no responde a ningunos olores.

Usando la ingeniería genética, Hallem y Carlson crearon una serie de mutante vuela, cada uno con un diverso receptor del olor de la mosca del vinagre en la neurona previamente vacía. Entonces probaron la neurona dirigida en cada mosca para la sensibilidad del olor del receptor.

Encontraron que algunos receptores respondieron fuertemente a muchos de los olores probados, mientras que otros respondieron fuertemente a solamente uno o a ninguno. Algunos olores activaron muchos receptores, y algunos olores activaron solamente uno. Algunos receptores pueden responder en maneras diferentes a diversos olores - activados por algunos olores e inhibidos por otros.

“Podíamos crear una correspondencia cuyo se expresa el receptor del olor en el cual tipo de neurona,” dijo a Hallem. Según Carlson, esta correspondencia de la receptor-a-neurona es la primera correspondencia de su clase del sistema olfativo.

“Esperamos que esta correspondencia en la mosca del vinagre sirva como modelo para los sistemas olfativos de insectos tales como mosquitos que transmitan enfermedad así como para organismos más complejos, incluyendo seres humanos,” dijo a Carlson.

http://www.yale.edu/