Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Infecciones de la rabia en beneficiarios del donante de órganos y del trasplante

El 30 de junio de 2004, la CDC confirmó diagnosis de la rabia en tres beneficiarios de órganos trasplantados y en su donante común, que fue encontrado posteriormente para tener pruebas serológicas de la infección de la rabia.

Los beneficiarios del trasplante tenían encefalitis de la etiología desconocida después del trasplante y murieron posteriormente. Los especímenes fueron enviados a la CDC para la evaluación diagnóstica. Este parte ofrece un resumen abreviado de la investigación y de la información en curso en riesgos de la exposición y dimensiones de post-exposición.

El donante de órganos era un hombre de Arkansas que visitó dos hospitales en Tejas con cambios mentales severos del estado y una fiebre de calidad inferior. La proyección de imagen neurológica indicó las conclusión constantes con una hemorragia subaracoidea, que se desplegaron rápidamente sobre las 48 horas después de la admisión, llevando al herniation cerebral y la muerte. La investigación dispensadora de aceite y la prueba de la elegibilidad no revelaron ninguna contraindicaciones al trasplante, y la familia del paciente estuvo de acuerdo la donación de órganos. Los pulmones, los riñones, y el hígado fueron recuperados. No se recuperó ningunos otros órganos o tejidos del donante, y el donante no recibió ninguna productos de la sangre antes de muerte. El hígado y los riñones fueron trasplantados en tres beneficiarios el 4 de mayo en un centro del trasplante en Tejas. Los pulmones fueron trasplantados en un hospital de Alabama en un paciente que murió de complicaciones intraoperativas.

El beneficiario del hígado era un hombre con enfermedad del higado de la fase final. El paciente hizo bien inmediatamente después del trasplante y fue descargado a casa en el día postoperatorio 5. veintiuno días después del trasplante, el paciente fue readmitido con temblores, letargo, y anorexia; él estaba afebril. El estado neurológico del paciente deterioró rápidamente durante las 24 horas próximas; él requirió la intubación y el apoyo crítico del cuidado. Un pinchazo lumbar indicó una pleocitosis linfocítica suave (25 sangre blanca cells/mm3) y una proteína suavemente elevada. La proyección de imagen de resonancia magnética (MRI) del cerebro indicado aumentó la señal en el líquido cerebroespinal. Su estado neurológico continuó deteriorar. Seis días después de la admisión, una repetición MRI indicada difunde encefalitis. El paciente murió posteriormente.

El primer beneficiario del riñón era una mujer con la enfermedad renal de la fase final causada por la hipertensión y la diabetes. Ella no tenía ninguna complicación postoperatoria y fue descargada a casa en el día postoperatorio 7. veinticinco días después del trasplante, la readmitieron con dolor del flanco del derecho-lado y experimentó una apendectomía. Dos días después de este procedimiento, ella tenía moverse difuso y fue observada para ser cada vez más letárgica. La proyección de imagen neurológica con tomografía calculada y MRI no indicó ninguna anormalidad. Durante el 24 siguiente--48 horas, el paciente tenía empeoramiento de estado mental, de capturas, de la hipotensión, y de la falla respiratoria que requería la intubación. Su estado mental continuó deteriorar, y la proyección de imagen cerebral 2 semanas después de la admisión indicó el edema cerebral severo. El paciente murió posteriormente.

El segundo beneficiario renal era un hombre con la enfermedad renal de la fase final causada por glomerulosclerosis focal, segmentario. Su curso posttransplant fue complicado abreviadamente por obstrucciones de un injerto arterial que llevaba al infarto del polo más inferior del riñón trasplantado. Descargaron al paciente a casa 12 días después del trasplante. Veintisiete días después del trasplante, él visitó un departamento de emergencia del hospital y entonces fue transferido al centro del trasplante con tirones mioclónicos y alteró estado mental; él estaba afebril. Un MRI del cerebro se realizó en la admisión no reveló ninguna anormalidad. Su estado mental deterioró rápidamente durante las 24 horas próximas. Un pinchazo lumbar reveló la pleocitosis linfocítica suave (16 sangre blanca cells/mm3) y una proteína suavemente elevada. Su estado mental continuó deteriorar, llevando a la falla respiratoria que requería la intubación. Una repetición MRI se realizó 10 días después de que la admisión indicó el edema difuso. El paciente murió posteriormente.

En los tres pacientes, el examen histopatológico de los tejidos del sistema nervioso (CNS) central en la CDC reveló una encefalitis con las partículas extrañas virales sugestivas de las carrocerías de Negri; la diagnosis de la rabia en los tres beneficiarios fue confirmada por la prueba immunohistochemical y por la detección del antígeno del virus de rabia en tejido cerebral fijo por el anticuerpo fluorescente directo prueba (el cuadro 1). La microscopia electrónica del tejido del CNS de uno de los beneficiarios renales del trasplante también determinó las partículas extrañas características del rhabdovirus y las partículas virales (cuadro 2).

Los ratones de cría inocularon intracranially y con el tejido cerebral a partir de un riñón el beneficiario murió intraperitoneal 7--9 días después de la inyección. la microscopia electrónica de la Fino-sección del tejido del CNS de los ratones tenía partículas visibles del rhabdovirus, y la prueba immunohistochemical descubrió los antígenos virales de la rabia. El pulsar antigénico realizado sobre el tejido cerebral a partir de un beneficiario era compatible con un asociado variable del virus de rabia con los palos. Los anticuerpos del virus de rabia fueron demostrados en sangre a partir del dos de los tres beneficiarios y del donante. Descubriendo los anticuerpos de la rabia en el donante sugiere que él era la fuente probable de la transmisión de la rabia a los beneficiarios del órgano. La prueba de especímenes dispensadores de aceite adicionales está en curso.

Denunciado cerca: Univ de Alabama en el hospital de Birmingham; Departamento de la salud del condado de Jefferson, Birmingham; Departamento de Alabama de la salud pública. Departamento del estado de Arkansas de la salud. Departamento del estado de Oklahoma de la salud. Depts regionales y locales de la salud; Departamento de Tejas de la salud. Div de la promoción de la calidad de la atención sanitaria; Div de las enfermedades virales y rickettsiales, centro nacional para las enfermedades infecciosas, CDC.

La rabia es una encefalitis fatal aguda causada por los virus neurotrópicos en el género Lyssavirus, familia Rhabdoviridae (1). Las mordeduras por los mamíferos rabiosos (1,2) causa la mayoría de casos de la rabia. Las exposiciones de Nonbite, incluyendo rayaduras, contaminación de una herida abierta, o contacto directo de la membrana mucosa con el material infeccioso (e.g., saliva o tejido neuronal de animales rabiosos), causan raramente rabia. Después de un período de incubación de varias semanas a los meses, el virus pasa vía el sistema nervioso periférico y las réplicas en el sistema nervioso central. El virus de rabia puede entonces ser diseminado entre las casquillos del prensaestopas salivales y otros órganos vía la inervación de los nervios (3). La rabia se puede prevenir por la administración de la profilaxis de post-exposición de la rabia (PEP) (4), que es altamente efectiva en la prevención de rabia cuando está administrada antes del inicio de signos clínicos.

Aunque la transmisión de la rabia haya ocurrido previamente entre ocho beneficiarios de córneas trasplantadas en cinco países (4), este parte describe los primeros casos documentados de la transmisión del virus de rabia entre beneficiarios sólidos del trasplante de órgano. La infección con el virus de rabia ocurrió probablemente vía el tejido neuronal contenido en los órganos trasplantados, pues el virus de rabia no se extiende hematológico. En colaboración con la CDC, el estado y los departamentos locales de la salud en Alabama, Arkansas, Oklahoma, y Tejas han iniciado investigaciones para determinar una fuente potencial de la exposición para el donante y para determinar los contactos de pacientes entre proveedores de asistencia sanitaria o los contactos nacionales que pudieron necesitar la rabia PEP.

El riesgo para la atención sanitaria--la transmisión asociada de la rabia es extremadamente - inferior; la transmisión del virus de rabia de pacientes infectados a los proveedores de asistencia sanitaria no se ha documentado (5). El uso de precauciones estándar (6) para el contacto con la sangre y los fluídos corporales (e.g., guantes, vestido, máscara, anteojos, o visera según lo indicado para el tipo de contacto paciente) previene la exposición al virus de rabia. No se ha denunciado ningunos casos laboratorio-confirmados de la transmisión entre personas de la rabia entre contactos del hogar (4). No se ha denunciado ningunos casos de la rabia en asociación con la transmisión por los fomites o las superficies ambientales.

Las rutas de la exposición posible incluyen el asiento percutáneo y mucocutáneo del virus de rabia a través de una herida, de una piel del nonintact, o de un contacto de la membrana mucosa. El contacto de piel intacto con los materiales infecciosos no se considera una exposición al virus de rabia. Las personas con la exposición según lo definido arriba a la saliva, al tejido de nervio, o al líquido espinal cerebral de cuatro pacientes infectados uces de los deben recibir la rabia PEP. Los tipos de exposiciones en las fijaciones nacionales para las cuales la administración del PEP sería apropiada incluyen las mordeduras, actividad sexual, intercambiando besos en la boca o el otro contacto directo de la membrana mucosa por saliva, y compartiendo la consumición o los utensilios para beber o los cigarrillos. En fijaciones de la atención sanitaria, las oportunidades adicionales que pueden llevar a la contaminación de membranas mucosas o de la piel del nonintact con secreciones orales incluyen procedimientos tales como intubación o suctioning de secreciones o de daños respiratorios con los instrumentos afilados (e.g., los needlesticks o los cortes del escalpelo). Los daños percutáneos (e.g., needlesticks) se consideran las exposiciones debido a contacto potencial con el tejido nervioso. El contacto con los líquidos pacientes (e.g., sangre, orina, o heces) no plantea un riesgo para la exposición de la rabia (4).

Revisan y se prueban a todos los donantes de órganos potenciales en los Estados Unidos para determinar si el donante pudo presentar un riesgo infeccioso. Las organizaciones de la obtención del órgano son responsables de evaluar conveniencia del donante de órganos, constante con patrones mínimos de la obtención (7). La elegibilidad dispensadora de aceite es resuelta con una serie de preguntas planteadas a la familia y los contactos, examen físico, y prueba de la sangre para las pruebas de la disfunción del órgano y los patógeno virales seleccionados y sífilis del bloodborne. La prueba de laboratorio para la rabia no se realiza. En el caso denunciado aquí, la muerte del donante fue atribuida a las causas no contagiosas. El papel del aplazamiento del donante de órganos es optimizar el trasplante acertado en el beneficiario, incluyendo riesgo que disminuye de transmisión de la enfermedad infecciosa al razonablemente realizable más bajo sin indebidamente la disminución de la disponibilidad de este recurso salvavidas. Las ventajas de órganos trasplantados exceden en peso al riesgo para la transmisión de enfermedades infecciosas de donantes revisados. La CDC está trabajando con las dependencias federales y del órgano de obtención para revisar las prácticas dispensadoras de aceite de la investigación.