Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Una aproximación lateral más directa a los procedimientos como mínimo invasores

Los cirujanos en el instituto de Cedro-Sinaí para los desordenes espinales describen en la aplicación del 1 de agosto la espina dorsal del gorrón una aproximación como mínimo invasor que les permita realizar cirugía de la fusión en la región lumbar superior del difícil-a-acceso de la espina dorsal con un riesgo reducido de complicaciones serias.

“Comparó a las opciones anteriores, esta nueva aproximación es más segura en cuanto a los vasos sanguíneos importantes y los órganos abdominales,” dijo a Juan J. Regan, M.D., codirector del instituto. “La mayoría de pacientes experimentó la mejoría inmediata en su dolor preoperativo, y no había daños vasculares o complicaciones importantes.”

Los procedimientos invasores que emplean los instrumentos y los laparoscopes finos con las lentes de cámara de alto poder típicamente dan lugar como mínimo a recuperaciones más cortas, menos dolor y más poco arriesgado de complicaciones que las cirugías abiertas que requieren incisiones largas en los músculos grandes del dorso. La aproximación preferida es del frente o del lado, pasando sin los músculos traseros totalmente y colocando los instrumentos en el filo delantero de la espina dorsal donde la colocación de los injertos del hueso y los dispositivos de apoyo ayudan a mantener la forma natural de la espina dorsal.

La región lumbar superior - L-1 a L-4 - es determinado desafiadora, sin embargo. La aproximación más de uso general entra a través del abdomen y extiende a través de la cavidad abdominal (peritoneo). Además del riesgo de pequeña obstrucción del intestino y de la formación de tejido de la cicatriz en el peritoneo, los vasos sanguíneos importantes y una red de nervios comprensivos se deben separar o movieron apartado. El daño a estas estructuras puede causar las complicaciones que colocan de baja de sangre al daño del nervio. En hombres, este daño del nervio puede dar lugar a una condición llamada la eyaculación retrógrada en la cual el semen escape en el diafragma en vez del paso a través de la uretra.

Tentativa evitar éstos y otros problemas potenciales, algunos cirujanos han llegado hasta la espina dorsal lumbar a través del lado del paciente encima de la pelvis. Usando esta aproximación lateral, avance los instrumentos detrás del peritoneo bastante que a través él y de ellos evite los buques y los nervios importantes, pero deben retractarse el músculo del psoas con la considerable fuerza. Rasgando o magullando de este músculo importante, que extiende del ciclón de nuevo al muslo, puede causar dolor, la hinchazón y la debilidad importantes después de cirugía.

El Dr. Regan y sus colegas en el documento de Cedro-Sinaí por primera vez en el artículo de la espina dorsal una aproximación lateral más directa que pasa real a través del músculo del psoas, evitando muchos de los riesgos de otras aproximaciones a la parte superior de la espina dorsal lumbar.

La “disección quirúrgica se realiza en una moda longitudinal conforme a las fibras de músculo y con los dos tercios (delanteros) anteriores del músculo del psoas. Esto da lugar a la contracción muscular mínima y extracción de aire con la visualización excelente del espacio de disco intervertebral,” dijo al Dr. Regan.

El procedimiento ofrece varias ventajas prácticas, también. Con el paciente en su lado, la gravedad drena los contenidos abdominales apartados, por ejemplo, y el ángulo al cual se acerca la espina dorsal disminuye el riesgo de daño accidental a la olumna espinal durante el procedimiento de la fusión.

El estudio se basa en una revista de 21 procedimientos laterales endoscópicos de los transpsoas realizados por el Dr. Regan, autor mayor del artículo. Seis operaciones fueron terminadas en el Tejas detrás instituyen en Dallas, donde estaba director el Dr. Regan antes de que él ensamblara Cedro-Sinaí. Todos los pacientes habían experimentado previamente por lo menos seis meses de la administración no-quirúrgica de la terapia y del dolor.

Los temas colocaron en edad a partir del 35 a 73 años, con una edad media de 50 años. Catorce de ésos remitidos para la cirugía sufrida de dolor resultando de enfermedad del disco, tres tenía inestabilidad del disco en los niveles adyacente a los discos que habían sido fundidos previamente, y cuatro sufrieron de escoliosis degenerativa progresiva.

Diecisiete de los 21 pacientes experimentaron la cirugía para una fusión de un solo nivel (injerto del hueso de un espacio de disco para fundir dos vértebras). Un paciente tenía una fusión de dos niveles, y tres pacientes experimentaron cirugía en tres niveles. Porque una operación tuvo que ser cambiada a un procedimiento más abierto debido a marcar con una cicatriz resultando de cirugía anterior, incluyen a 20 pacientes en el análisis de resultados.

Seis pacientes experimentaron entumecimiento postoperatorio en la arista de encuentro o el muslo, y cinco de estos pacientes también se quejaron de dolor en el área. Para la mayor parte de estos pacientes, los síntomas resueltos durante un período cuatrisemanal. Dos pacientes que tenían síntomas persistentes habían experimentado la fusión de tres niveles para la escoliosis, y sus síntomas continuaron desplomarse en un cierto plazo.

La “corrección anatómica fue lograda en todos los pacientes que experimentaron la aproximación endoscópica lateral, que ofrece directo y relativamente de fácil acceso a la espina dorsal lumbar superior,” el Dr. Regan dijo.