Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Talla importante al encontrar a un compañero

La diferencia de tamaño entre los varones y las hembras de la misma especie es toda hacia abajo a la batalla para un compañero, según un estudio de las aves costeras publicadas por los científicos británicos.

Las conclusión, publicadas en los procedimientos de la National Academy of Sciences, son la primera explicación para una regla determinada durante hace cuarenta años por el científico alemán Bernhard Rensch.

La regla de Rensch, pues se ha sabido, dice que la índice entre las tallas de los sexos está relacionada con la talla de carrocería con muy pocas anomalías en el reino animal - por ejemplo, los gorilas masculinos es mucho más grande que gorilas femeninos, mientras que las ratas masculinas son ligeramente más grandes que ratas femeninas.

En esta nueva investigación, los científicos de las universidades del baño, Oxford y East Anglia, realizaron análisis estadísticos complejos del comportamiento de apareamiento, talla de carrocería y la ecología de más de 100 diversas especies de la ave costera de todo el mundo.

Encontraron que en aves costeras más grandes la batalla entre los varones para un compañero es ofertas altamente competitivas y más de gran tamaño una ventaja sobre otros pretendientes potenciales pues luchan agresivamente en la tierra. El resultado evolutivo es que el varón supera, una ave costera grande, está sobre dos veces la talla de hembras.

Para una especie más pequeña, tal como Dunlins, las batallas ocurren en el aire y la agilidad y la pequeñez se convierten en factores más importantes. El resultado es que los varones del Dunlin son más pequeños que las hembras.

Aunque los biólogos pensaran que la selección sexual debe desempeñar un papel en impulsar la regla de Rensch, hasta ahora nadie había podido probar exactamente cómo trabajó. Aunque la investigación conducto sobre aves costeras, los investigadores se sienten confiados que eso el mismo impulsor es en funcionamiento en todo de ácaros a los primates en el reino animal.

El Dr. Tamas Szekely de la universidad del baño que llevó el proyecto, dijo: “Hemos sabido sobre la regla de Rensch durante muchos años pero no teníamos una pista qué la impulsa. Muchos biólogos habían considerado la selección sexual ser la respuesta más probable, pero nadie sabía realmente.”

“Una vez que comenzamos a analizar los datos la historia trabajó mejor perfectamente. Creo que la selección sexual es el impulsor detrás de la regla de Rensch en el reino animal y estamos encontrando ya que éste es el caso en la otra especie del pájaro que estamos estudiando por ejemplo avutardas,” dije a Szekely. “No hay razón por la que no se aplicaría en muchos otros animales de los gorilas que viven en el suelo de la selva tropical a las grapas que viven arriba hacia arriba en la campana también.”

Las aves costeras, las gaviotas y los auks son el grupo ideal para probar teorías explicando la regla de Rensch como la masa de la carrocería de las aves costeras masculinas coloca a partir del 59 por ciento al 169 por ciento de masa de la carrocería femenina, abarcando casi el alcance entero exhibido por la especie del mundo 9.700 de pájaros. Las aves costeras también abarcan la gama completa de sistemas de apareamiento incluyendo la monogamia (un socio al mismo tiempo), y la poliandria polygyny (los varones tienen más que uno femenino al mismo tiempo), sociales sociales (las hembras tienen más de un varón al mismo tiempo). Los investigadores cerco datos sobre talla de carrocería, historias de apareamiento del comportamiento, de la ecología y de vida de la literatura existente y las analizaban con una habitación de herramientas estadísticas.

Los investigadores también encontraron que donde hay alta competencia entre los varones, la diferencia en la índice entre las tallas de los sexos aumenta, explicando las índices cambiantes determinadas en Rensch. En cambio, en especie con la intensidad reducida de la competencia del varón-varón, las hembras tienden a ser las más grandes de los sexos.