Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los Latinos que viven en los Estados Unidos tienen altas tasas de enfermedad ocular y de discapacidad visual

Los Latinos que viven en los Estados Unidos tienen altas tasas de la enfermedad ocular y la discapacidad visual, según un estudio de la investigación, y un número importante pueden estar inconscientes de su enfermedad ocular.

Este estudio, llamado el estudio del aro del Latino de Los Ángeles (LALES), es el más grande, la mayoría del análisis epidemiológico completo de la discapacidad visual en Latinos conducto en los E.E.U.U. Fue financiado por el instituto nacional del aro (NEI) y el centro nacional en salud de la minoría y las disparidades de la salud (NCMHD), dos componentes de los institutos nacionales de la salud del gobierno federal (NIH). Los resultados del estudio se publican en el junio, aplicaciones julio y agosto de 2004 la oftalmología del gorrón.

Los investigadores encontraron que los Latinos tenían altas tasas de retinopatía diabética, una complicación del aro de la diabetes; y glaucoma de ángulo abierto, una enfermedad que daña el nervio óptico.

Los investigadores del estudio dieron una entrevista detallada de la salud y el examen clínico a más de 6.300 Latinos, sobre todo mexicoamericanos, envejeció 40 y más viejo del Los Angeles-area, fijando sus factores de riesgo para la enfermedad ocular y midiendo calidad de vida relativa a la salud y Vision-relacionada. Cada participante recibió un análisis de sangre para la diabetes y un examen de la vista completo que incluyeron las fotografías del dorso del aro.

“Esta investigación ha ofrecido datos muy necesarios en enfermedad ocular entre el grupo minoritario de más rápido crecimiento en los Estados Unidos,” dijo a Elias A. Zerhouni, M.D., director del NIH.

“Varios estudios epidemiológicos han conducto en la incidencia y la severidad de enfermedades oculares importantes en las poblaciones blancas y negras, no obstante ha habido relativamente pocos tales estudios en poblaciones del Latino,” dijo a Paul A. Sieving, M.D., Ph.D., director de los NEI. “Este estudio destaca la importancia de ofrecer la educación sanitaria y el cuidado de la visión a los Latinos.”

Los investigadores observaron que muchos participantes del estudio no sabían que tenían una enfermedad ocular. Uno en cinco individuos con diabetes fue diagnosticado nuevamente durante el examen de la clínica de LALES, y encontraron al 25 por ciento de estos individuos para tener retinopatía diabética. Total, casi la mitad de todos los Latinos con diabetes tenía retinopatía diabética. Entre ésos con cualquier signo de la degeneración macular relativa a la edad (AMD), una condición que puede llevar a una baja de la visión central, sólo el 57 por ciento denunció nunca visitar a un médico del cuidado del aro, y el solamente 21 por ciento hicieron tan anualmente. El setenta y cinco por ciento de Latinos con el glaucoma y la hipertensión ocular (de alta presión en el aro) era undiagnosed antes de participar en LALES.

“Porque la baja de la visión se puede reducir a menudo con los exámenes de la vista completos regulares y el tratamiento oportuno, hay una necesidad cada vez mayor de ejecutar programas cultural apropiados para descubrir y manejar enfermedades oculares en esta población,” dijo a Rohit Varma, M.D., M.P.H., profesor adjunto de la oftalmología y remedio preventivo en la escuela de Keck del instituto del aro de Doheny del remedio en la Universidad de California del Sur, y el director del estudio. “Esto es especialmente verdad cuando usted considera que los Latinos, comparados con otros grupos étnicos en los E.E.U.U., tienen una alta incidencia de la visión inferior, de la retinopatía diabética y del glaucoma. Totales, los Latinos eran mucho más probables haber recibido asistencia médica general que haber recibido cuidado del aro.”

El estudio encontró eso:

  • El tres por ciento de participantes de LALES era con deficiencias visuales, definido como agudeza visual corregida mejor de 20/40 o peor en el mejor aro que consideraba, y el 0,4 por ciento era persianas, definidas como agudeza visual corregida mejor de 20/200 o peores en el mejor aro que consideraba. Los índices de la incidencia de discapacidad visual en Latinos son más altos que ésos denunciados en blancos y comparables a ésos denunciados en negros. Discapacidad visual creciente con edad. Ésas en su 70s y 80s eran hasta ocho veces más probablemente de tener discapacidad visual que sus contrapartes más jovenes. Otros factores de riesgo para la discapacidad visual incluyeron género femenino, la educación inferior, el desempleo, una historia de la enfermedad ocular, y la diabetes.
  • Casi la mitad de todos los participantes del estudio con diabetes-casi al cuarto del LALES población-tenía algunos signos de la retinopatía diabética. Una duración más larga de la diabetes fue asociada a un riesgo más alto de la retinopatía. Además, el más de 10 por ciento de participantes con diabetes tenía edema macular (acumulación flúida en el dorso del aro), del cual el 60 por ciento tenía casos bastante severos requerir el tratamiento del laser. Los Latinos tenían un índice más alto de una retinopatía diabética Vision-que amenazaba más severa que blancos.
  • La incidencia total del glaucoma de ángulo abierto entre Latinos en este estudio era el casi cinco por ciento. Este régimen aumentó con edad del cerca de ocho por ciento para ésos en su 60s al 15 por ciento para ésos en su 70s. Esto es más alto que el régimen denunciado para los blancos y similar a ése para los negros en este país. El casi cuatro por ciento de Latinos tenía hipertensión ocular, un factor de riesgo para el glaucoma.
  • Consideraban al cerca de 10 por ciento de participantes estar en riesgo de la progresión a escenarios más avanzados de AMD, y cerca de un cuarto de estos individuos tenía signos de AMD en ambos aros. Solamente 25 individuos habían avance AMD, un índice de la incidencia del 0,5 por ciento. La edad era un calculador fuerte para el revelado de escenarios más avanzados de AMD. Mientras que los Latinos tenían los signos tempranos de AMD a los regímenes comparables a los blancos, los índices de AMD avanzado eran más inferiores que considerados en blancos y comparables a los negros.
  • Uno en cinco Latinos adultos tenía catarata. La mitad de Latinos con la catarata o el otro nublarse de la lente era con deficiencias visuales.
  • Los Latinos con la discapacidad visual basada en el examen de aro del estudio denunciaron una función visual más inferior en un cuestionario. Particularmente, los cuya visión había empeorado por dos líneas o más en una carta de aro estándar eran más probables denunciar un de baja calidad de la vida.

Los “datos del censo 2000 muestran al ese 12,5 por ciento de residentes en este país, o 35 millones de personas de, son Latino,” dijo a Juan Ruffin, Ph.D., director del NCMHD. “Ese número se proyecta aumentar a 61,4 millones en el año 2025. Este estudio reafirma la significación de la enfermedad ocular y de la discapacidad visual entre Latinos, y su importancia para la salud pública,” Ruffin dijo.