Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los niveles bajos de la contaminación también influencian tasa de mortalidad

El doctor Rosa María Alás Brun de Navarra ha mostrado, en su tesis del doctorado defendida en la universidad pública de Navarra, que, a pesar de la contaminación valora en Pamplona que es muy inferior, éstos todavía tiene una influencia en índices de mortalidad.

Después de analizar el revelado, entre 1991 y 1999, de los niveles de cinco de los contaminantes más representativos de Pamplona - partículas en suspensión, bióxido de azufre, los óxidos del nitrógeno, monóxido de carbono y ozono -, Rosa María Alás Brun sostiene que este nivel de contaminación, a pesar de ser inferior (incluso abajo del de los niveles mínimos recomendados por las últimas órdenes directivas de la unión europea y de la Organización Mundial de la Salud), “tiene una influencia en el índice de mortalidad de la población”.

En esta vena, los diversos análisis estadísticos realizados muestran que una relación “entre los aumentos en la concentración de partículas en suspensión y el aumento a corto plazo en muertes en las personas debido al no-externo causa: causas específicamente cardiacas y respiratorias”.

Las partículas en suspensión implican un alcance suficiente de las substancias dispersas en el aire, entre el cual se encuentra el supuesto 'smoke o partículas negro capaces del ennegrecimiento, derivado de la combustión incompleta del carbono y de los hidrocarburos”.

Los aumentos en la concentración de bióxido de azufre tienen una influencia a corto plazo en las muertes debido a las razones circulatorias”. Por otra parte, “tiene que ser tenido en cuenta que estos resultados son producidos a pesar de que el nivel del bióxido de azufre disminuyó progresivamente durante, fundamental, el analizada período debido a las restricciones crecientes en los escapes del vehículo y modificaciones consiguientes a los vehículos, y también a los cambios en fuentes del combustible con el repuesto gradual por el gas natural como fuente de energía”.

Para entender estos resultados, explica Rosa María Alás Brun, “uno tiene que tener en cuenta los efectos a corto plazo de la contaminación atmosférica sobre mortalidad que ocurren en relación a los niveles de contaminación presentes en los días antes de la muerte”. Específicamente, “la asociación más grande con respecto a mortalidad está entre las causas de la muerte respiratorias y los efectos retardados de la concentración mediana y mínima de partículas”.

Según la opinión del autor, la observación que los niveles de contaminación atmosféricos en una pequeña ciudad tal como Pamplona - que ni siquiera alcanza los límites estableció por las carrocerías oficiales - tienen una influencia en tasas de mortalidad, se podría explicar de varias maneras: “En primer lugar, podría ser que los valores límites de las órdenes directivas son demasiado altos; en segundo lugar, es posible que, no hay efectivo límite de alarma mínimo donde los contaminantes comienzan a ser dañinos, pero que están siempre tan en cualquier concentración; o en tercer lugar, la hipótesis se podría considerar eso, entre todos los contaminantes podría haber uno que no se ha estudiado y es responsable de una cierta parte de los efectos”.

De los cinco contaminantes analizados en Pamplona, las partículas en suspensión, bióxido de azufre, los óxidos del nitrógeno y monóxido de carbono experimentan variaciones estacionales, con los niveles máximos en invierno y la condición atmosférica mínima en verano.

Esta variación estacional es debida, según Rosa María Alás Brun, a la diferencia de la actividad en las fuentes de la contaminación: “En el invierno, sistemas de calefacción se utilizan más y el tráfico es mayor; mientras que en verano hay menos tráfico de vehículos y fábricas cierran por períodos”.

El ozono, sin embargo, muestra un comportamiento inverso, con máximos durante los meses y las condiciones atmosféricas mínimas calientes en las frías, dado que es “un contaminante secundario. Nada emite el ozono directamente, pero es óxidos del nitrógeno y otras partículas volátiles se emiten que y él es éstas que, en sol, transforman en el ozono. Éste no es el ozono de la capa de la estratosfera, pero el ozono encontró en la troposfera, en la capa respiramos, y que es un gas tóxico para nosotros”. Los regímenes del ozono son, por otra parte, mayores en zonas rurales”.