Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El Mitomycin C ofrece la ventaja limitada en reducir cicatrices feas

Usando un modelo animal, los investigadores encuentran ese Mitomycin C, un agente común de la quimioterapia, las ofertas limitadas se benefician en reducir queloide o cicatrices hipertróficas.

La tendencia para marcar con una cicatriz extremo es una razón que muchos afroamericanos evitan cirugía plástica y otras incisiones quirúrgicas. Aunque los cirujanos continúan desarrollar las técnicas menos invasores que disminuyen marcar con una cicatriz, otras opciones son necesarias ayudar a estos individuos que sean cicatrices propensas del queloide que se convierten.

Las cicatrices del queloide son causadas por una superproducción de los fibroblastos, la estructura en los cuales las células construye el tejido para curar una herida. Los fibroblastos continúan multiplicarse después de que se complete la herida y se convierten en una cicatriz aumentada que crece más allá de la herida o del punto original de la incisión. Los individuos pelados oscuridad tienden a formar queloides más fácilmente que individuos pelados encendedor. Las cicatrices hipertróficas son mas comunes y ocurren en todos los grupos raciales. Aparecen aumentadas pero tirante dentro de los límites de la herida o del punto inicial de la incisión. Ambos tipos de cicatrices pueden ocurrir con daños de la piel tales como incisiones quirúrgicas, heridas traumáticas, sitios de la vacunación, quemaduras, varicela, acné, o aún rayaduras del menor.

El Mitomycin C (MMC) es un agente común de la quimioterapia que inhibe incremento de la célula. También se sabe para disminuir la proliferación de fibroblastos, un elemento esencial en el revelado del tejido de la cicatriz. Si se producen demasiados fibroblastos, un queloide de la cicatriz hipertrófica se produce.

Los investigadores se establecen para determinar si el uso del Mitomycin C puede reducir queloide o marcar con una cicatriz hipertrófico. Para hacer esto, utilizaron un modelo animal ese ponen en dirección paralela lo más de cerca posible la herida normal que curaban en seres humanos. Las observaciones clínicas fueron utilizadas para fijar el efecto del MMC tópico e intradérmico sobre la herida que curaba mientras que evaluaban para la presencia de la proteína, TGF-B1, para determinar cómo el MMC trabaja para disminuir la proliferación del fibroblasto y marcar con una cicatriz.

Los autores del estudio, “de los efectos del Mitomycin intradérmico y tópico C sobre herida curando,” son cañada T. Porter, Doctor en Medicina, y Swarupa Gadre, Doctor en Medicina, del brazo médico de la Universidad de Texas en Galveston, TX, y Karen Calhoun, Doctor en Medicina silla de la universidad de la Facultad de Medicina de Missouri. Sus conclusión se están presentando en la academia americana de reunión anual del asiento de la cirugía de la Otorrinolaringología-Culata de cilindro y del cuello y de EXPO de OTO, siendo esperado el 19-22 de septiembre de 2004, en el centro de convenio de Jacob K. Javits, New York City, NY.


Metodología:

Veinticuatro ratas de Sprague-Dawley del varón adulto (375-400g) fueron anestesiadas y dos incisiones fueron colocadas en el dorso. El tratamiento de la herida entonces fue administrado según la distribución aleatoria a uno de los tres grupos de estudio: grupo inyectado del MMC, inyección intradérmica recibida con 1,0 ml del Mitomycin C (0.5mg/ml) en cada herida; grupo tópico del MMC, recibido un uso minucioso cuatro de MMC tópico (0.5mg/ml); grupo salino, salino tópico o intradérmico recibida de la misma manera. Después de que el tratamiento cada herida fuera irrigado y cerrado con las grapas estéril. Dos animales en cada arma del estudio fueron sacrificados en una y dos semanas y un y seis meses después de la cirugía. Las heridas entonces fueron revisadas visualmente y entonces una pequeña muestra fue recortada. Cada herida entonces fue seccionada en serie. Una sección fue enviada para el examen microscópico (cegado) con H&E que manchaba y la coloración immunohistochemical de TGF-B1-specific. Usando un tensiómetro, las secciones restantes de la herida fueron probadas para evaluar la fuerza necesaria hacer herir la dehiscencia (unblinded).

Los resultados fueron evaluados usando el software de SPSS. Las pruebas de Kruskal-Wallis y de Mann-Whitney fueron utilizadas para la comparación estadística. Los animales del estudio fueron tratados de acuerdo a los patrones federales y estado-asignados por mandato.


Resultados:

La evaluación de la herida a la hora de la cosecha mostró un 88 por ciento (7/8) incidencia de la necrosis de la piel en el grupo intradérmico del MMC. La necrosis de Frank fue observada en las heridas cosechadas en una y dos semanas. Las heridas cosechadas en un y seis meses mostraron las áreas correspondientes de marcar con una cicatriz constantes con áreas de la cura por la intención secundaria. No se observó ninguna necrosis de la piel en animales tópicos del MMC y de mando. Las heridas tratadas con el MMC tópico tenían integridad más pobre de la herida comparada con mandos en una semana (p<.001), dos semanas (p<.001), un mes (p<.001) y seis meses (p<.001). Cuando está comparada a los mandos esto representa una disminución 3-4-fold de la fuerza de la herida en cada vez el período. El MMC intradérmico mostró una integridad más pobre de la herida en dos semanas (p<.001), un mes (p<.001), y seis meses (p<.001) en comparación con mandos. Una vez más esto representó por lo menos una disminución de tres veces para los últimos tres plazos. Había una diferencia importante en fuerza de la herida al comparar el MMC tópico e intradérmico solamente en la primera semana (p<.001) con las heridas inyectadas que eran más débiles.

La evaluación cegadora de H&E y la coloración immunohistochemical de las secciones de la herida no mostraron ninguna diferencia constantemente identificable entre las heridas en los tres grupos del tratamiento. ¿TGF-? 1 no fue determinado constantemente en cualquier grupo.


Conclusiones:

Los resultados de este estudio indican que el uso del MMC, es tópico o inyectado, dará lugar a la fuerza disminuida de la herida que sigue siendo importante diferente en seis meses después de herir. La inyección intradérmica aparece no tener no más de influencia en fuerza de la herida que tópica, pero lleva un riesgo creciente de necrosis de la piel. No se observó ningunos cambios constantemente identificables en la histología o la expresión TGF-B1, que no significan que TGF-B1 no está implicado, sólo ése el instrumento de la detección no lo tomó pues la proteína puede no estar presente en las cantidades bastante grandes descubrir con la coloración immunohistochemical. Estos datos sugieren el uso prudente del MMC en situaciones clínicas donde está crítica la resistencia a ruptura de la herida. El MMC intradérmico se debe evitar como necrosis de la piel y el marcar con una cicatriz puede resultar. El estudio adicional en seres humanos es necesario determinar el efecto del MMC sobre queloide y cicatrices hypertrphic.