Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Las hembras están predispuestas para sucumbir a la tentación de comer excesivamente

Es bien sabido que la obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas. Como las pretinas despliegan, así que haga el número de gurúes de la salud que anuncian las ventajas del mando y del ejercicio de la porción para guardar obesidad en el tramo.

¿Pero con algunos estudios que indicaban que el índice de obesidad es mayor en mujeres que en hombres, podría ser que las mujeres están en desventaja cuando se trata de esta táctica de la evitación de la obesidad? ¿Es posible que las hembras están predispuestas para sucumbir a la tentación de comer excesivamente? ¿Y podía el ejercicio ser un método menos efectivo de supresión del apetito en mujeres que en hombres? Los investigadores en la universidad de estado de la Florida dicen que la respuesta podría ser sí.

El comportamiento que come excesivamente (hyperphagia) y sedentario es factores de riesgo sabidos para la obesidad, pero la investigación en estas áreas - especialmente comiendo excesivamente - se ha estudiado casi exclusivamente en varones. En el nuevo estudio animal “hyperphagia Dieta-inducido en la rata es influenciado por el sexo y el ejercicio,” Lisa A. Eckel y Shelley R. Moore (el programa de la universidad de estado de la Florida en neurología y el departamento de la psicología) encontró eso:

  • overate de las ratas cuando acceso dado a una dieta altamente aceptable que contiene una mayor porción de azúcar que su dieta normal
  • cuando una dieta dulce está libremente disponible, las ratas femeninas consumieron más calorías por día que las ratas masculinas
  • cuando estaba dada una ocasión de ejercitar, comiendo excesivamente fue reducida en ambos sexos de ratas, pero
  • él reducción de la aportación calórica asociada al ejercicio era mucho menos dramático en las ratas femeninas, y
  • a diferencia de las ratas masculinas, las ratas femeninas ejercitaron menos cuando las comidas dulces estaban disponibles que cuando las comidas dulces no estaban disponibles.

Los investigadores concluyeron que las ratas femeninas son más susceptibles que las ratas masculinas a excesivo consumen un aceptable, dieta azucarada, y que las ratas femeninas son menos probables que las ratas masculinas utilizar ejercicio como los medios de controlar apetito en presencia de tal dieta.

Las ratas aumentaron su aportación calórica cuando estaban introducidas una dieta que contenía mayor grasa o azúcar que lo encontrada en perro chino regular del laboratorio. Porque tal hyperphagia dieta-inducido se ha estudiado sobre todo en ratas masculinas sedentarias, meta de los investigadores la' era investigar los efectos del género y del ejercicio sobre la aportación calórica de una dieta (perro chino complementado con un abastecimiento de leche condensada azucarada líquido), elegida para que su capacidad estimule hyperphagia. Las ratas fueron contenidas individualmente en las jaulas que ofrecieron el acceso a las ruedas corrientes. La aportación calórica diaria del perro chino solamente y entonces perro chino más la leche dulce fue vigilada durante condiciones sedentarias y activas.

En ratas sedentarias (donde la rueda corriente fue cegada), la admisión del perro chino era mayor en los varones, comparados a las hembras. En otras fases, el funcionamiento de la rueda produjo disminuciones similares de la admisión del perro chino en ambos sexos. La disponibilidad del perro chino más dieta de la leche aumentó la aportación calórica, comparada a ésa observada en ratas perro-introducidas. Este hyperphagia dieta-inducido era importante mayor en las hembras sedentarias (35,7 aumento del ± 3,1%), en relación con los varones sedentarios (9,1 aumento del ± 2,2%).

Admisión disminuida funcionamiento de la rueda del perro chino más dieta de la leche en ambos sexos. En varones activos, el hyperphagia dieta-inducido fue suprimido y la aportación calórica fue reducida a ésa observada durante introducir del perro chino. En ratas femeninas activas, el hyperphagia dieta-inducido fue atenuado, pero no suprimido, y la aportación calórica del perro chino más dieta de la leche seguía siendo mayor que lo observada durante introducir del perro chino. Los investigadores' concluyen que las ratas femeninas son más vulnerables que las ratas masculinas a esta forma “dulce” del hyperphagia dieta-inducido.