Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El ejercicio a corto plazo aumenta importante la acción de la insulina

Cuidadosamente controlar la cantidad de comida y de bebida que antes la gente sedentaria, gorda injiere durante y después de ejercicio a corto plazo tiene un impacto importante en la acción de la insulina.

El mismo estudio mostró una influencia mensurable en factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular (CVD) de los temas los', según investigadores en el departamento de la ciencia del ejercicio en la universidad de Massachusetts, Amherst.

Después de solamente seis días de suficiente ejercicio de rueda de ardilla para quemar 500 kilocalorías (k/cal) cada día, los ocho temas en el grupo (NEGATIVO) negativo del balance energético, que no recibió ningún repuesto de la energía, mostraron (p=0.037) un aumento importante del 40% en la acción de la insulina (medida por el índice de la glucosa de desaparición/de insulina de estado estacionario). No obstante la acción de la insulina era sin cambios en el grupo cero del balance energético (CERO), que fue requerido para acabar una bebida de los deportes durante ejercicio y la comida adicional luego “reemplace” los 500 k/cal.

Los mismos temas mostraron tendencias positivas en factores de riesgo tradicionales y nuevos del CVD, aunque no en un nivel importante. Por otra parte, los temas en el grupo CERO no mostraron virtualmente ningún cambio del cambio o del malo en factores de riesgo del CVD.

Ambos estudios fueron realizados en los mismos grupos por Steven E. Black (estudiante doctoral) y Elizabeth Mitchell (un estudiante honra al estudiante), ambos que trabajaban en el laboratorio de Barry Braun en el departamento de la ciencia del ejercicio, universidad de Massachusetts, Amherst. El negro presentará, “acción perfeccionada de la insulina que sigue el entrenamiento a corto plazo del ejercicio: efectos del ejercicio o del balance energético?” mientras que Mitchell presentará “los efectos del ejercicio a corto plazo, en balance energético negativo o cero, en factores de riesgo del CVD.”

Un aspecto de la investigación era establecer el papel del balance energético en la mediación de la acción perfeccionada de la insulina después del entrenamiento a corto plazo. La acción de la insulina fue medida antes de los seis días de ejercicio comenzados y entonces otra vez en el séptimo día, después de que el balance energético fijo hubiera terminado, infundiendo la glucosa y cantidades muy pequeñas de un isótopo estable de la glucosa.

Según negro, el “entrenamiento a corto plazo del ejercicio en balance energético negativo redujo importante la resistencia a la insulina,” sin embargo, reemplazando la energía perdida mientras que el ejercicio “dio lugar a ningún cambio en la acción de la insulina.”

El negro dijo que las conclusión “sugieren que los cambios sutiles en balance energético que preceden el juego gordo mensurable de la baja un papel dominante en la mediación de los efectos beneficiosos del ejercicio sobre la acción de la insulina de la entero-carrocería.” Braun agregó: “El nuevo encontrar es que el efecto beneficioso del ejercicio (a corto plazo) aparece ser mediado por un desequilibrio de impedancia sutil entre la admisión de la energía y el gasto. Así pues, efecto del ejercicio del ` el' puede ser opuesto agregando detrás la energía disparada durante ejercicio. La implicación es que señal del ejercicio del ` la' puede ser sinónima con un déficit de energía del `' señal.”

Implicaciones amplias, importantes en el campo de la diabetes, Braun observaron, están “ambas en el uso del ejercicio de prevenir o de demorar la transición de la resistencia a la insulina (prediabetes) al tipo-2 público diabetes, y en el uso óptimo del ejercicio de manejar el azúcar de sangre en la gente que tiene ya diabetes.”

La NEGATIVA y los grupos CERO de ocho por cada uno fueron igualados para la edad (30-60) y otras características físicas e implicaron a los temas previamente sedentarios, gordos que entrenaron por seis días consecutivos en la rueda de ardilla que recorría en 60-65% de capacidad vital máxima del oxígeno diseñada para disparar cerca de 500 k/cals por día.

Mientras que los cambios del CVD no eran estadístico importantes, Mitchell observó, “en el grupo negativo del balance energético (NEGATIVO), todos los marcadores tendía en una dirección favorable, mientras que casi ningunos cambios, o aún los cambios ligeramente negativos, ocurridos en el grupo (CERO) cero del balance energético.”

Después de seis días, los marcadores mayores mostraron los resultados mayores siguientes: la baja de peso media era 0,7 kilogramos en NEGATIVA y .03 kilogramo en CERO; los triglicéridos disminuyeron el 16% en NEGATIVA, 5,3% en CERO; el colesterol total disminuido modesto para la NEGATIVA y era constante en CERO; HDL (lipoproteína de alta densidad) era sin cambios en NEGATIVA, pero bajó real en el grupo CERO; había una disminución 18,5% de CRP (proteína C-reactiva) y de ningún cambio en el grupo CERO en esta dimensión de inflamación de la función hepática y del endotelio, que una cierta investigación ha mostrado para correlacionar con ciertos problemas del corazón.

Mitchell observó que el estudio implicó la consolidación del considerable tiempo durante un período corto y que había buenos descuido y mandos, especialmente los tres días pasados en que todos los temas fueron proporcionados toda su comida necesitan. Durante ejercicio el grupo CERO tuvo que acabar los deportes bebe y después era luego determinado su opción de una fruta, de un yogur “smoothie” o de una barra de energía para traer su aportación calórica hasta el periodo de energía disparado, diseñado para ser 500 k/cal.

El estudio de la investigación fue soportado por la confianza de cristal de la familia.