Los Investigadores han descubierto una nueva manera efectiva de tratar arteritis gigante de la célula

Los investigadores de la Clínica de Mayo han descubierto una nueva manera efectiva de tratar arteritis gigante de la célula (GCA), una causa debilitante de dolores de cabeza, fatiga, el dolor muscular e incluso la ceguera. Las conclusión de esta investigación serán presentadas en la Universidad Americana de la Reunión Científica Anual de la Reumatología.

En su presentación, el reumatólogo Mehrdad Mazlumzadeh, M.D. de la Clínica de Mayo, señalará que el tratamiento de la inicial del GCA que usaba las altas dosis de las hormonas esteroides intravenosas llamadas methylprednisolone era efectivo en controlar la enfermedad y la disminución de la longitud del tratamiento. La nueva aproximación no sólo permitió que una reducción más rápida en la dosificación de la prednisona, una droga de uso general manejara la enfermedad, pero también ayudó a la repetición del retraso de síntomas.

“Encontramos que estos pacientes mejoran clínico,” dijimos al Dr. Mazlumzadeh. “Queremos no sólo traer la relevación a los pacientes, pero también reducimos su riesgo de complicaciones que puedan resultar del tratamiento prolongado del GCA con prednisona oral, el tratamiento de primera línea.”

Aunque no haya vulcanización para el GCA, la prednisona reduce la inflamación. La Prednisona también puede producir desagradable e incluso los efectos secundarios severos tales como presión arterial creciente, diabetes, debilitándose o enrareciendo de los huesos, colesterol creciente y estorbando de las arterias. La meta del estudio del Dr. Mazlumzadeh era aliviar síntomas del GCA mientras que reducía o elimina la necesidad del tratamiento a largo plazo con prednisona.

El estudio del Dr. Mazlumzadeh era una evaluación placebo-controlada seleccionada al azar, de doble anonimato de 27 pacientes con los casos confirmados del GCA. Los 27 pacientes recibieron la prednisona oral, pero 14 fueron dados methylprednisolone intravenoso. Los otros 13 fueron dados un placebo, una solución substituta inofensiva del agua y la sal.

Ni los investigadores ni los pacientes conocían quién recibió los tratamientos del active o del placebo hasta después del período del tratamiento. En las primeras 34 semanas del estudio, 10 de 14 pacientes (o el 71,4 por ciento) que recibían el tratamiento activo podrían reducir su medicación (prednisona) a apenas 5 miligramos o menos por día. Mientras Tanto, de los pacientes la recepción solamente del tratamiento del placebo, el solamente dos (o 15,4 por ciento) respondió bastante bien para reducir su prednisona al mismo fragmento.

“Las diferencias entre los dos grupos del tratamiento seguían siendo importantes en la continuación,” observaron al Dr. Mazlumzadeh.

Además, el grupo paciente que recibía el tratamiento del placebo tenía llamaradas más frecuentes de la enfermedad con respecto al grupo que recibía el tratamiento activo, según el Dr. Mazlumzadeh.

El GCA es una inflamación de las arterias, determinado ésas en la carga, cuello y armas. Encuentran al GCA en cerca de 200 de cada 100.000 personas sobre la edad de 50. Afecta sobre todo a las edades 50 de la gente y más viejo, y a las mujeres más que hombres. La incidencia del GCA aumenta como uno envejece. Además de causar dolores de cabeza severos, el GCA también puede causar dulzura en el cuero cabelludo y la rigidez y el dolor muscular en el cuerpo. Si está ido no tratado, o si se demora el tratamiento, puede hacer arterias hincharse a la punta que la ceguera e incluso el recorrido fatal pueden ocurrir. Confirman al GCA a través de una muestra recogida de una arteria en el templo.

http://www.mayo.edu