Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La comprensión de las señales que demoran la extensión del linfoma folicular podría ofrecer nuevos objetivos terapéuticos

Los científicos en el Instituto Nacional del Cáncer (NCI), han creado un modelo que predice la supervivencia de los pacientes foliculares del linfoma basados en las características moleculares de sus tumores en la diagnosis.

El modelo se basa en dos equipos de genes--firmas supervivencia-asociadas llamadas--de quién actividad fue encontrada para ser asociada al pronóstico bueno o pobre para los pacientes con el cáncer. Los resultados de los científicos, ser publicado en el 19 de noviembre de 2004 New England Journal del remedio, sugieren que las células inmunes que infiltran tumores foliculares del linfoma tienen un impacto importante en supervivencia--ambas firmas vinieron de tales células inmunes.

El índice de linfoma folicular, el linfoma no-Hodgkin más común de la progresión, varía extensamente. “En algunos pacientes la enfermedad progresa despacio durante muchos años, mientras que en otros progresión es rápida, con el cáncer que transforma en linfoma agresivo y llevando a la muerte temprana,” investigador explicado Louis M. Staudt, M.D., Ph.D. del principio, del centro del NCI para la investigación de cáncer. La “comprensión de las causas moleculares de tales diferencias en supervivencia podría ofrecer un método más exacto para determinar el riesgo paciente, que se podría utilizar para conducir el tratamiento y puede sugerir nuevas aproximaciones terapéuticas.”

Para crear su modelo, Staudt y los socios utilizaron las biopsias foliculares del linfoma tomadas a partir de 191 pacientes no tratados. Las biopsias fueron tomadas entre 1974 y 2001 y vinieron de las instituciones norteamericanas y europeas que son parte del proyecto de perfilado molecular NCI-patrocinado del linfoma/de la leucemia **. Después de sus biopsias, todos los pacientes recibieron tratamientos estándar. Los científicos del NCI examinaron sus informes médicos subsiguientes para determinar supervivencia. Las biopsias fueron divididas en dos grupos equilibrados para la supervivencia y la institución: 95 entraron un grupo usado para destapar las configuraciones de la expresión génica asociadas a supervivencia; los otros 95 fueron utilizados para probar la potencia profética de estas configuraciones.

Los científicos del NCI primero utilizaron un arsenal micro de la DNA para determinar qué genes fueron expresados (active) en el primer grupo de 95 biopsias del tumor, y en qué niveles. Entonces determinaron cuáles de estos genes fueron asociados estadístico a supervivencia. Llamaron ésos asociada a la supervivencia larga “buenos genes del pronóstico” y ésos asociados a la supervivencia corta “genes pobres del pronóstico.”

Después, los investigadores determinaron los subconjuntos de ambas clases de genes que tendieron a ser expresados juntos. Éstos nombraron “firmas supervivencia-asociadas.” Dos firmas--uno que indicó pronóstico pobre, el otro bueno--tenía sinergia fuerte y junto supervivencia prevista mejor que cualquier otro modelo probado. Inesperado, ambos vinieron de las células inmunes no malignas que infiltraban los tumores. Los buenos genes de la firma del pronóstico reflejan una mezcla de células inmunes que sea dominada por las células de T. Las células de T reaccionan a las amenazas específicas para la salud de la carrocería. En cambio, los genes pobres de la firma del pronóstico reflejan un diverso grupo de células inmunes dominadas por los macrófagos y/o las células dendríticas--cuáles reaccionan a las amenazas no específicas--bastante que las células de T.

Los dos científicos permitidos modelo del NCI de la firma para dividir a pacientes en cuatro grupos iguales con tasas de supervivencia medias dispares de 3,9, 10,8, 11,1, y 13,6 años. Para el 75 por ciento de pacientes con tasas de supervivencia 10 años o más largos, el “esperar vigilante es apropiado,” Staudt dijo. “Estos pacientes se beneficiarían de saber que pueden no necesitar el tratamiento desde hace bastante tiempo. Por otra parte, esos pacientes en el grupo con la tasa de supervivencia más inferior deben ser considerados para más nuevos tratamientos y las juicios clínicas,” Staudt adicional.

El hecho de que las firmas más proféticas vinieran de las células inmunes sugiere una interacción importante entre el sistema inmune del ordenador principal y las células malas en linfoma folicular. “Una posibilidad es que las células inmunes con la firma del bueno-pronóstico están atacando el linfoma y lo están manteniendo la verificación,” Staudt especuló. “Otra posibilidad es que estas células inmunes pueden ofrecer las señales que animan a las células cancerosas a no dejar el ganglio linfático, previniendo o demorando la extensión del cáncer,” él agregaron. Conocer más sobre las señales que pueden demorar la extensión del linfoma folicular podría ofrecer nuevos objetivos terapéuticos.