Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La Gente que sufre de parálisis puede poder reprogramar sus cerebros para mejorar habilidades de motor y para controlar los limbos artificiales

La Gente que sufre de la parálisis debida frotar ligeramente o de la lesión cerebral traumática puede poder reprogramar sus cerebros para mejorar habilidades de motor y para controlar los limbos artificiales, según un estudio presentado hoy en la reunión anual de la Sociedad Radiológica de Norteamérica (RSNA).

Usando proyección de imagen de resonancia magnética funcional (fMRI) y un “cyberglove” para registrar cambios del cerebro durante actividades de motor, los investigadores demostraron que la gente puede aprender remap, o reorientar, para viajar en automóvili mandos. Esto es un paso de progresión importante en la recuperación del recorrido y en las estrategias del entrenamiento para los interfaces de la cerebro-máquina--tuberías entre el cerebro y los limbos artificiales.

“Para los pacientes y otros del recorrido que tienen un déficit del cerebro, coordinar lo que él ve con el movimiento del cuerpo es muy difícil,” dijo al autor importante Kristine Mosier, D.M.D del estudio., Ph.D., profesor adjunto de la radiología en la Universidad de Indiana en Indianapolis. “El cerebro debe remap o volver a aprender el proceso de corresponder con la entrada de información visual con la entrada de información sensorial. Nuestro estudio demostró que los individuos pueden aprender remap mandos del motor.”

Cuando neuronas--las células primarias del sistema nervioso que hacen todo el pensamiento, sensación y movimiento posibles--son dañados por un recorrido o la lesión cerebral, otras neuronas asume el control para ellos. Pero hasta ahora, los científicos no estaban seguros que las neuronas compensadas dañaron las neuronas, o cómo las neuronas aprendió sus nuevos trabajos.

El estudio del Dr. Mosier simuló un problema de aprendizaje teniendo desgaste sano de 17 adultos un guante sintetizado con los cables de fibra óptica en su mano dominante. El guante tradujo los movimientos de la mano a las señales, que fueron enviadas al ordenador y transformadas en la posición bidimensional de un cursor respecto a la pantalla de ordenador. Los temas entonces fueron pedidos alinear el cursor con 50 diversas metas mientras que los investigadores utilizaron el fMRI para observar qué áreas del cerebro controlaron los movimientos complejos de la mano.

el fMRI utiliza ondas de radio y un campo a la imagen el cuerpo. Puede determinar señales que las neuronas en un área específica del cerebro “están encendiendo,” es decir, información de tramitación y donante de mandos al cuerpo.

“Una Vez Que entendemos qué parte de la red del cerebro hace cuál, podremos adaptar aproximaciones de la terapia física al déficit del cerebro de un individuo,” el Dr. Mosier explicó. “Semejantemente, podremos trabajar con los pacientes quirúrgicos antes de tiempo, descansando la base para volver a aprender antes de que experimenten cirugía en una parte determinada del cerebro.”

Además de discernimiento de ofrecimiento en la rehabilitación de los pacientes del recorrido y de la lesión cerebral, el estudio proporciona a la información valiosa para el revelado de las estrategias del entrenamiento para los interfaces de la cerebro-máquina, que permiten a pacientes con las lesiones cerebrales operatorio los dispositivos externos, tales como limbos artificiales, usando solamente sus señales del cerebro. Esta nueva tecnología requiere implantar los electrodos en el cerebro para escoger hacia arriba movimiento-producir señales de las neuronas. Un ordenador entonces traduce esas señales del cerebro a los mandos que dan instrucciones un dispositivo robótico para moverse.

“Pues conseguimos una mejor comprensión de qué áreas en el cerebro están implicadas en el proceso remapping, podremos determinar el lugar óptimo en el cerebro para colocar los electrodos,” el Dr. Mosier dijo.

Los Co-autores son Yang Wang, M.D., Roberto Scheidt, Ph.D., Santiago Acosta, M.S., y Fernando Mussa-Ivaldi, Ph.D.

http://www.rsna.org/