Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El defecto genético nuevamente descubierto pudo representar un factor de riesgo importante para la depresión importante

Un defecto genético nuevamente descubierto pudo representar un factor de riesgo importante para la depresión importante, una condición que efectúa 20 millones de personas de en los E.E.U.U., según investigadores del centro médico de Duke University. La mutación en el gen -- de quién producto de la proteína desempeña un papel primario en la sintetización de la serotonina de la substancia química del cerebro -- podría llevar a la primera prueba diagnóstica para la predisposición genética a la depresión, las personas dijeron.

Las “anormalidades en niveles del cerebro de serotonina se han sospechado extensamente como contribuidor dominante a la depresión importante y otros desordenes neuropsiquiátricos,” dijo a profesor Marc Caron, Ph.D., investigador en el departamento de la biología celular, el duque Institute de James B. duque para las ciencias del genoma y plan de acción y autor mayor del estudio. “Nuestras conclusión proveen de una disfunción subyacente del mecanismo molecular nuevo en la neurotransmisión de la serotonina en algunos pacientes la depresión.”

El defecto genético es la primera variante genética de la consecuencia funcional en la producción de serotonina determinada en cualquier desorden psiquiátrico, los investigadores dijeron.

Los pacientes con la depresión que llevan el gen anormal también muestran resistencia al tratamiento con los inhibidores selectivos del reuptake de la serotonina (SSRIs), una clase de drogas que incluya el paroxetine (PaxilTM), el sertraline (ZoloftTM), y el fluoxetine (ProzacTM), las personas encontradas. Además de su uso diagnóstico, el marcador genético pudo por lo tanto también ayudar en determinar, por adelantado, a esos pacientes que no podrán probablemente responder bien a la terapia de SSRI.

Los investigadores más futuros sugieren que el y otras variantes del gen pudieran también explicar tales reacciones adversas paradójicas al tratamiento de SSRI como comportamiento suicida y episodio maníaco y psicosis SSRI-exacerbados.

Las personas del duque denunciaron su las conclusión 9 de diciembre de 2004, en la edición en línea temprana de la neurona. El trabajo fue soportado por los institutos nacionales de la salud, del programa de ciencia de fronteras humano y del instituto canadiense de la investigación de la salud.

El cerebro es una red de mil millones de células llamadas las neuronas. Cuando está estimulado, fuego de las neuronas, enviando una ola de señales eléctricas a partir de un extremo al otro. Una neurona accionará un impulso en otras poniendo en marcha explosiones de neurotransmisores químicos, incluyendo la serotonina, que fija de un impulso en la recepción de las neuronas. Una vez que la célula original ha pasado su mensaje conectado, absorbe la substancia química que liberó para humedecer esa señal y para prepararse para el siguiente.

Si se disminuyen los niveles de la serotonina, la comunicación entre las neuronas se atasca. Tal disminución puede ocurrir en pacientes con la depresión y otros desordenes psiquiátricos incluyendo desorden de la hiperactividad del déficit de la ansiedad, del trastorno por estrés postraumático y de atención. SSRIs contrarresta el agotamiento reduciendo la re-absorción de la serotonina, permitiendo que la carrocería haga el mejor uso de niveles anormalmente bajos del mensajero químico, los investigadores explicados.

Los científicos de largo habían considerado la enzima conocida como hidroxilasa del triptófano (TPH1) para ser la síntesis de regulación automático de la serotonina de la única enzima en el sistema nervioso. El año pasado, sin embargo, los investigadores en otra institución encontraron que una segunda enzima, triptófano hydroxylase-2 (TPH2), está presente en el cerebro, mientras que el TPH1 descubierto anterior se encuentra sobre todo en nervios periféricos.

Las personas de Caron denunciaron a principios de este año que diversas variantes de esa enzima tienen un efecto principal sobre los niveles del cerebro de serotonina en ratones, sugiriendo que la variante humana del gen pudo ser la base de los desordenes psiquiátricos caracterizados por los niveles bajos del mensajero químico.

Para explorar para las variantes de TPH2, los investigadores revisaron los genomas de 48 individuos incluidos en otro estudio del duque del riesgo sicosocial y del comportamiento. Entre estas muestras, los investigadores destaparon una variante nueva del gen que genera una enzima del mutante TPH2.

Las personas entonces insertaron ambas versiones de TPH2 en cultivos celulares. Las células que expresaban la enzima del mutante TPH2 produjeron el aproximadamente 80 por ciento menos serotonina que las células con la forma más común de la enzima del cerebro, encontraron.

Los investigadores entonces exploraron para el gen en 87 pacientes con la depresión importante unipolar, 60 pacientes con desorden bipolar, y 219 pacientes del mando no diagnosticados con cualquier condición. De esos individuos, el más de 10 por ciento (nueve de 87 individuos) de ésos con la depresión importante llevó el gen anormal de la síntesis de la serotonina, comparado al un por ciento (tres de 219 individuos) de ésos en el grupo de mando. No se encontró ningunos de los pacientes con desorden bipolar para tener el gen de mutante.

Siete de los pacientes con la depresión que llevó el gen defectuoso también tenía antecedentes familiares de la enfermedad mental o del consumo de drogas y alcohol, seis habían exhibido comportamiento suicida o habían hecho una tentativa del suicidio y cuatro habían generalizado síntomas de la ansiedad. Además, todos los pacientes con el gen de mutante eran insensibles al tratamiento con SSRIs o respondido solamente a las drogas cuando estaban prescritos en las dosis más altas.

Los tres pacientes del mando con el gen de mutante, que no había sido diagnosticado con la depresión importante, visualizaron síntomas clínicos, incluyendo ansiedad generalizada, la depresión suave y antecedentes familiares de la enfermedad mental o del consumo de drogas y alcohol -- otros desordenes neuropsiquiátricos más altos de una susceptibilidad que sugieren con certeza en presencia de la variante anormal del gen.

“El estudio actual determina una variante genética funcional, que lleva a una disminución importante en la producción de serotonina y que pueda ser un factor de riesgo importante para la depresión importante,” dijo al investigador Xiaodong Zhang, Ph.D., autor importante del duque del estudio. “Las conclusión ofrecen un mecanismo molecular potencial para las aberraciones en la producción de serotonina que son la base de la depresión y de otros desordenes neuropsiquiátricos.”

“Creemos que éste es el encontrar importante con implicaciones no sólo para entender la causa y el revelado de la depresión, pero también su tratamiento y administración,” agregó a R. Ranga Krishnan, presidente de la psiquiatría en el duque e investigador en el estudio. La “depresión puede afectar seriamente a una persona que funciona, en el trabajo y con su familia, y puede llevar a los pensamientos y a las acciones suicidas, haciendo una diagnosis y tratamientos más efectivos un prioritario.”

Otros estudios genéticos en grande son necesarios confirmar las conclusión e investigar detalladamente la conexión entre el mutante TPH2 y la depresión importante unipolar, los investigadores dijeron. Las personas también explorarán la presencia de esto y de otras mutaciones funcionales en la enzima de la serotonina en gente con una amplia gama de otras condiciones serotonina-relacionadas -- por ejemplo desordenes de ansiedad generalizada, tenencia ilícita suicida del comportamiento, del autismo y de drogas -- y en ésos con reacciones adversas al tratamiento con SSRIs.

Los colaboradores en el estudio incluyen Raúl Gainetdinov, Jean-Martin Beaulieu, Tatyana Sotnikova, Lauranell Burch, Redford Williams y a David Schwartz, todo el duque.