Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Exposición a la substancia química BPA (Bisphenol A) estimula incremento de la célula cancerosa de la próstata

Estrógeno-como de uso general químico sintetizar los contenedores de comida plásticos se ha mostrado para animar el incremento de una categoría específica de la célula cancerosa de la próstata, potencialmente afectando a la eficacia del tratamiento para un subconjunto de cánceres de próstata.

Según un estudio publicado en la aplicación del 1 de enero la investigación de cáncer, tales células cancerosas de la próstata demostradas ser vulnerable a la exposición a la substancia química BPA (Bisphenol A), una substancia química industrial y un estrógeno ambiental nonsteroidal usados en la manufactura de las vasijas de la comida, guarniciones del contenedor de la leche, contenedores de almacenamiento de comida y tubos del abastecimiento de agua. Cerca de 2,5 mil millones libras de la substancia química se producen cada año.

Particularmente, el estudio mostró que la clase afectada de la célula cancerosa de la próstata, caracterizada por los receptores transformados para los andrógenos, la hormona masculina, puede proliferar en respuesta a BPA.

“Los resultados pueden tener implicaciones para los hombres que desarrollan mutaciones BPA-susceptibles en sus genes del receptor del andrógeno durante el curso del tratamiento contra el cáncer de la próstata, aunque estos conceptos necesiten ser verificados en los sistemas animales,” según Karen Knudsen, Ph.D., profesor adjunto en la universidad del departamento de la biología celular de Cincinnati y centro para la genética ambiental. Los científicos estiman que eso el dondequiera a partir ocho a 25 por ciento de todos los enfermos de cáncer de la próstata puede entrar en esta categoría.

En los Estados Unidos solamente este año, diagnosticarán a casi 220.000 hombres con el cáncer de próstata. La enfermedad es el segundo tipo común de cáncer encontrado en hombres americanos, y aproximadamente 29.000 hombres morirán de cáncer de próstata este año.

Muchos casos del cáncer de próstata dependen de los andrógenos como la testosterona para el incremento del tumor y la proliferación de célula cancerosa, dijo al Dr. Knudsen, el autor mayor del estudio. Un tratamiento común para el cáncer de próstata incluye la limitación de síntesis de la testosterona. Los pacientes con los receptores transformados del andrógeno pueden no responder a esta terapia y según este nuevo estudio, la exposición a BPA entre estos pacientes podría potencialmente ponerlos en un riesgo más alto para el incremento creciente de la célula cancerosa.

“Los resultados que vemos en cultivo celular en respuesta a BPA están listos para ser movido a los modelos animales apropiados después,” dijo al Dr. Knudsen. El efecto del BPA no-esteroidal ambiental sobre los implantes humanos del tumor del cáncer de próstata en modelos del animal de laboratorio verterá la luz adicional conectado si el pseudo-estrógeno sintetizado anima incremento del tumor en sistemas animales enteros.

“Conoceremos más sobre “capacidad de sensibilización de la hormona la” de BPA en células cancerosas de la próstata de estudios en animales. Es también importante observar que nuestro estudio demuestra que la dosis real de la exposición de BPA puede cambiar la reacción biológica, al” Dr. Knudsen dijo.

El seguro de BPA ha estado bajo discusión intenso por varios años, con alguno discutiendo esa exposición a la substancia química entre los seres humanos es seguro, con otros afirmando que puede ascender el incremento de las células humanas del tumor y alterar el incremento y el revelado de animales.

También participaban en el estudio Yelena Wetherill, el Ph.D., Nicola Fisher, B.S., y Ana Staubach, B.S., todo con la universidad de Cincinnati; Marque Danielsen, Ph.D., universidad de Georgetown, Washington, C.C.; y Rafael De Vere White, M.D., la Universidad de California, Davis.