Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los científicos examinan el papel de los pequeños macrófagos del esputo en la bronquitis obstructora crónica de la enfermedad dispersa

COPD (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) es una de las enfermedades fatales mas comunes por todo el mundo. En Alemania solamente, hay cerca de 3-5 millones de pacientes afectados. COPD incluye bronquitis obstructora crónica y enfisema. Ambos representan los cambios irreversibles de las vías respiratorias centrales y más inferiores que son acompañados por toser, la producción del moco y la dificultad en la respiración.

La producción creciente de moco es inducida por la inmigración de granulocytes y de macrófagos neutrophilic. Esto puede ser acompañada más a fondo por la destrucción del epitelio bronquial y de los septae alveolares y llevar así al enfisema. La enfermedad progresa en explosiones episódicas; aunque no pueda ser curada, el diagnóstico precoz y la terapia apropiada permiten que traiga los síntomas bajo mando.

Los macrófagos desempeñan un papel fundamental en los pasajes de aire y la periferia del pulmón (los alvéolos). Los macrófagos originan en la médula. Antes de entrar en la corriente de la sangre, estas células distinguen a través de myelomonocytes del precursor a los monocitos que emigran en los tejidos y después se llaman los macrófagos. Una de las tareas mayores de macrófagos es tomar partículas no nativas, como las bacterias, virus, y las partículas del aerosol, por fagocitosis.

Las investigaciones del microscopio liviano de las poblaciones del leucocito en esputo inducido mostraron que en COPD los pacientes hasta el 84% de las células sean neutrófilos con los macrófagos que comprenden el solamente 15%, mientras que en macrófagos sanos de la gente forme a la mayoría (el 60%) de los leucocitos y el solamente 36%, sean neutrófilos. El grupo clínico “enfermedades pulmonares de la cooperación de GSF inflamatorias” llevadas por Marion Frankenberger ahora ha tenido éxito en determinar una nueva población discreta de macrófagos, más pequeña que los macrófagos considerados previamente, entre las células en esputo inducido de pacientes de COPD.

Los científicos han nombrado esta población los “pequeños macrófagos del esputo”. En mandos sanos, esta población constituye solamente una pequeña proporción, el alrededor 7%, de todos los macrófagos, mientras que en pacientes de COPD puede subir hasta el 90% de todos los macrófagos durante un episodio agudo. Los primeros resultados indican que los pequeños macrófagos del esputo pueden contribuir a la diagnosis diferenciada de COPD y del asma, puesto que ligeramente se aumentan de los pacientes del asma comparados a los mandos.

El proceso inflamatorio en COPD sigue siendo mal entendido. Es posible que los pequeños macrófagos del esputo desempeñan un papel fundamental en la patogenesia de COPD. Estas células exhiben características de células inflamatorias fuertemente activadas y pudieron por lo tanto desempeñar un papel crucial en la inflamación de las vías respiratorias en COPD.