El Descubrimiento puede tener implicaciones para el tratamiento de la hemofilia A y B

La Universidad de Carolina del Norte en los investigadores de Chapel Hill ha hecho un descubrimiento que puede tener implicaciones para el tratamiento de defectos genéticos hígado-basados tales como hemofilia A y B en seres humanos.

Las células madres embrionarias del Ratón tratadas en cultura con un factor de incremento y después inyectadas en la marcha atrás del hígado un formulario de la hemofilia en los ratones análogos a la hemofilia B en seres humanos, el nuevo estudio muestran. Un parte del estudio aparece en los Procedimientos del gorrón de la National Academy Of Sciences Hoy (15 de febrero).

Los ratones genético alterados faltan el factor de coagulación IX de la substancia, que en resultados de los seres humanos en el desorden hereditario de la extracción de aire conocido como hemofilia B. Esta enfermedad, mucho menos común que la hemofilia A, afecta a áspero uno de cada 35.000 personas, sobre todo varones.

Aunque el vástago embrionario, o el ES, células pueda distinguir en la mayoría de la célula pulse hacia adentro el cuerpo, los problemas numerosos se haya presentado en traducir su potencial en las estrategias terapéuticas, los autores del estudio de la Facultad de Medicina de UNC señalados.

Estos problemas incluyen el engraftment pobre, la función limitada, el rechazo de células engrafted por el sistema inmune y los teratomas, tumores que implican una mezcla del tejido encontrada no normalmente en ese sitio.

El nuevo estudio utilizó una línea de las células del ES del ratón desarrolladas en el laboratorio del Dr. mayor Oliverio Smithies, profesor del co-autor de la Excelencia de la patología y del remedio del laboratorio en UNC.

Una pieza de la National Academy Of Sciences, Herrerías ha ganado muchos honores para el gen que apuntaba, una técnica que él promovió. Esta técnica permite el revelado de ratones con las mutaciones genéticas específicas que imitan enfermedades humanas tales como hemofilia. En 2001, las Herrerías recibieron la Recompensa de Albert Lasker para la Investigación Médica Básica, a menudo llamada “Nobel de América.”

En el estudio, las células del ES fueron tratadas con el factor de incremento del fibroblasto por siete días antes de la inyección. Como se esperaba, esto dio lugar a las células del ES que distinguían en el endodermo temprano como los precursores, que los investigadores nombraron “precursores supuestos del endodermo,” o los PEPs. El Endodermo refiere a la capa interna de células embrionarias tempranas que se convierte en los sistemas digestivos y respiratorios.

“No sólo las células del ES distinguen en PEPs, ellas también engraft, persisten, distinguen más lejos y después funcionan después de la inyección, dando por resultado la producción persistente de proteína del factor IX que puede venir solamente de un hepatocito (célula de hígado) y de la revocación de la hemofilia,” dijeron al Dr. Jeffrey H. Fair, profesor adjunto de la cirugía y jefe del autor importante del estudio de división de cirugía de trasplante abdominal.

Por Otra Parte, él dijo, del PEP de las células el engraft robusto dentro del hígado y no fue reconocido por el sistema inmune como no nativo.

“Dentro de algunas semanas, PEPs se convirtieron los hepatocitos,” Exposición adicional. “Fueron algo que es un abuelo muy temprano del hepatocito a los hepatocitos que se convierten. Después de 115 días, casi cuatro meses después de la inyección, ratones todavía produjeron el factor IX sin la supresión inmune. Este ocurrido incluso en los ratones que eran una discordancía inmunológica completa del tejido a los PEPs. Además, la incidencia de teratomas era inferior.”

Los investigadores creen que este estudio demuestra la potencia de la colaboración multidisciplinaria, que dijo al Dr. Bruce A. Cairns, profesor adjunto de la cirugía y director de investigación del autor del co-terminal de componente en el Centro de Quemadura de N.C. Jaycee. “Esta aproximación puede no sólo ser beneficiosa, pero requerido para resolver problemas complejos tales como éstos en remedio.”

Aunque varias preguntas necesiten ser contestadas, este trabajo tiene gran potencial para las aplicaciones futuras, no sólo como posibilidad terapéutica nueva de la hemofilia pero también de otras enfermedades genéticas o detectadas del hígado, dijo el profesor mayor del Dr. Jeffery A. Frelinger, de Kenan del co-autor y al presidente de la microbiología y de la inmunología.

“Los datos publicados en este estudio muestran que las células madres embrionarias distinguidas parcialmente, pueden seguir siendo en el hígado y ser funcionales sin el rechazo inmunológico evidente. Esto los transforma en los candidatos posibles al trasplante celular en el hígado.”

Junto con la Exposición, los Mojones, las Herrerías y Frelinger, co-autores del departamento de la cirugía son el Dr. Michael A. LaPaglia, Caballero del Dr. Montserrat, el Dr. Anthony A. Meyer (presidente) y W. Andrew Pleasant. Del departamento de la patología y del remedio del laboratorio es la DRS. Seigo Hatada y Hyung-suk Kim. De la Universidad departamento de los Artes y de las Ciencias del' de la biología es la DRS. GUI y Darrel W. Stafford de las Tenazas; y del departamento de la genética, el Dr. Larysa Pevny.

La investigación fue utilizada por concesiones de los Institutos Nacionales de la Salud y del Centro de Quemadura de N.C. Jaycee.