Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El ejercicio aeróbico moderado perfecciona la función de sistema cardiovascular y nervioso en temas de HIV+

Investigadores de la escuela de magisterio, de la Universidad de Columbia, y del parte del hospital y de la enfermería de la especialidad de Coler Goldwater que el ejercicio aeróbico moderado por 10 semanas, tres veces a la semana por 45 minutos cada sesión importante perfeccionó la función del sistema nervioso y de la circulación en ésos con enfermedad de VIH.

“Los perfiles cardiovasculares y autonómicos de los temas del ajuste HIV+ importante fueron perfeccionados comparados a un grupo similar que no ejercitó -- cueste lo que cueste si tenían VIH o no, el” investigador David K. Spierer del guía dijo.

“Esta investigación es la primera para explorar los efectos profundos de la aptitud física aerobia sobre manifestaciones preclínicas de cardiovascular y la disfunción autonómica en el VIH,” Spierer observó. “El mensaje para llevar es ese ejercicio aeróbico moderado como biking o usar una rueda de ardilla en ésos con el VIH puede ser una terapia suplemental de poco costo, con la función fisiológica perfeccionada como el único efecto secundario,” él dijo.

Spierer trabajó en el departamento de ciencias Biobehavioral, de la escuela de magisterio, de la Universidad de Columbia con Adrienne Zion, de las entradas y de Ronald De Meersman de Gregory y terminó la investigación en Coler Goldwater, también en New York City, trabajando con Augusta Alba, Jay Kleinfeld, Eugene McPherson y Julia Romero.

Cuatro grupos compararon para la concordancia arterial, ritmo cardíaco, sensibilidad del baroreflejo

Los investigadores examinaron los efectos cuantitativos de la aptitud física aerobia sobre la concordancia de las arterias (cómo es flexible las arterias consisten en permitir el flujo de sangre adecuado); la modulación o el cambio del brazo parasimpático del sistema nervioso autonómico, que ejerce gran influencia en ritmo cardíaco, elevó normalmente en gente con el VIH; y sensibilidad del baroreflejo, un reflejo sensible en respuesta a cambios de la presión arterial.

Estas dimensiones fueron admitidas los cuatro grupos siguientes: VIH no apto (HNU), ajuste del VIH (HNF), HIV+ no apto (HPU), y ajuste de HIV+ (HPF). Igualaron a los grupos para la edad, el índice de masa corporal, la capacidad aerobia, y la medicación. Los grupos aptos participaron en un programa de entrenamiento de diez semanas; los grupos no aptos siguieron sus actividades diarias normales y no fueron dados un programa específico del ejercicio. Los temas de HIV+ eran positivos en el plazo de 24 meses del estudio, y asintomáticos.

Resulta preveído y “golpeando”

La concordancia arterial fue aumentada en HPF comparado con HPU (probabilidad, o p=.006). Esto que encontraba no era asombrosamente. “Preveíamos ver una circulación perfeccionada en nuestro grupo de HPF sobre el de nuestro grupo de HPU. La modulación del sistema nervioso parasimpático era más alta en HPF comparado con HPU (p< .05), significando que fuera de esos temas con enfermedad de VIH, los ritmos cardíacos más inferiores exhibidos grupo de ejercicio en descanso y durante el ejercicio, comparado al grupo de no-ejercicio,” Spierer denunció.

La sensibilidad del baroreflejo era más alta para HPF comparado con HPU (p=.003) y para HPF comparado con HNU (p=.004). “Esto indica un mayor mando de la presión arterial en respuesta a estímulos externos en ésos con la enfermedad de VIH que empeñó a ejercicio aeróbico moderado, comparado con los que tengan VIH pero no ejercita, y los sin el VIH que no ejercitan,” Spierer dijo.

“Solamente el resultado más llamativo,” él agregó, “era que el condicionamiento aerobio no era importante diferente entre los grupos del ajuste, independientemente de si tenían VIH” (41.4±2.4 comparado con 43.9±4.2 ml/kg/minute). Spierer explicó: “Ésos con el VIH sufren a menudo de capacidad reducida del ejercicio, del músculo que pierde, y de complicaciones respiratorias. Sin embargo, éste no era el caso en los temas del ajuste HIV+ en nuestro estudio. De hecho, su capacidad del ejercicio no era importante diferente de los temas VIH-negativos del ajuste.

Pasos siguientes. Los investigadores de Nueva York proyectan en hacer estudios complementarios usando intervenciones del ejercicio para determinar respuesta a la dosis y otros estudios para examinar más de cerca mecanismos del sistema inmune en respuesta a ejercicio. Las áreas que estudiarán incluyen: nivel y activación de la célula de asesino natural en respuesta a ejercicio en enfermedad de VIH, al entrenamiento del circuito en enfermedad de VIH, y a diversos niveles de intensidad durante ejercicio en ésos con enfermedad de VIH. (Los investigadores presentaron tarde el año pasado un papel en la sociedad americana de Hemotaology que examinó cambios específicos en la función inmune en temas del VIH después de ejercicio aeróbico moderado.)