Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Las substancias químicas Tóxicas que envenenaron a sus bisabuelos pueden también dañar su salud

La Nueva investigación de los E.E.U.U. está sugiriendo que las substancias químicas pueden cambiar la manera que los genes trabajan y que las substancias químicas tóxicas que envenenaron a sus bisabuelos pueden también dañar su salud.

Las personas de Washington State University han producido la preocupación de pruebas que algunas enfermedades heredadas se pueden causar por los venenos que contaminan la matriz.

Los investigadores encontraron en su trabajo sobre ratas, un indicatation que las toxinas ambientales artificiales pueden alterar la actividad genética, dando lugar a las enfermedades que pasan abajo por lo menos de cuatro generaciones.

El Dr. Michael Skinner del investigador del Terminal De Componente dice que es una nueva manera pensar en enfermedad.

Los científicos expusieron ratas embarazadas a dos substancias químicas agrícolas durante el período que el sexo de su descendiente era resuelto.

Las pastas usadas eran vinclozolin, un fungicida de uso general en viñedos, y el metoxicloro del pesticida, ambos se conoce como interruptores endocrinos, las substancias químicas que interfieren con el funcionamiento normal de hormonas reproductivas.

Las personas encontraron que las ratas expuestas a las pastas produjeron al descendiente masculino con recuentos de espermatozoides inferiores y fertilidad pobre, y cuando estas ratas entonces fueron apareadas con las hembras que no habían sido expuestas a las toxinas, podían todavía producir jóvenes, pero su descendiente masculino tenía los mismos problemas.

Este efecto persistió a través por lo menos de cuatro generaciones, empeorando la fertilidad de más el de 90% del descendiente masculino en cada generación.

Los investigadores encontraron que el daño no fue causado por cambios en el código de la DNA, sino que cambia en la manera el trabajo de los genes. Dicen estos cambios epigenéticos, son causados por las pequeñas substancias químicas que se asocian a la DNA, modificando su actividad.

Los cambios Epigenéticos se han observado antes, pero no eran sabidos previamente para pasar sobre generaciones posteriores.

Skinner cree pueden contribuir a las enfermedades tales como cáncer de pecho y cáncer de próstata, y dice que necesitan descubrir si este efecto transporte-generacional está traducido para bajar mucho las dosis de las toxinas.

Ambas enfermedades están llegando a ser mas comunes, y el Dr. Skinner dice que no puede apenas estar hacia abajo a las mutaciones genéticas.

Los investigadores creen sus conclusión sugieren que la exposición a las toxinas ambientales pueda desempeñar un papel dominante en el proceso evolutivo que no se puede impulsar necesariamente apenas por mutaciones genéticas, como pensara común.

El Dr. Skinner cree que este fenómeno será disperso y que será factor principal en la comprensión de cómo la enfermedad se convierte, pero él acentúa que más trabajo es necesario corroborar las conclusión.

Profesor Alan Boobis, toxicólogo en la Universidad Imperial Londres, REINO UNIDO, dice las conclusión son interesantes, pero dicen que no había necesidad de la gente de ser alarmado, pues los niveles de substancias químicas que las ratas fueron expuestas a eran muy altos y mucho más arriba que encuentro de la gente normalmente nunca.

La investigación se publica en la Ciencia del gorrón.