Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La quimioterapia para los tumores cerebrales se refuerza después del antígeno resistencia-relacionado TRP-2 de los objetivos de la vacuna

En la aplicación de agosto el Oncogene del gorrón, los investigadores en el instituto neuroquirúrgico médico de Maxine Dunitz del centro de Cedro-Sinaí describen un mecanismo molecular que aparezca hacer tumores cerebrales malos más vulnerables a la quimioterapia después de que se hayan tratado con la vacuna dendrítica de la célula.

Esto que encuentra emplear varios estudios publicados recientemente por el equipo de investigación. En 2003, denunciaron que un fragmento de la proteína encontrado previamente en melanomas también fue descubierto en los tumores cerebrales altamente agresivos llamados el multiforme del glioblastoma (GBM). El sistema inmune reconoce el péptido, Protein-2 (TRP) Tirosinasa-Relacionado, como invasor no nativo, haciéndole un objetivo importante para la inmunoterapia.

“Nuestras conclusión sugieren que TRP-2 podría ser una molécula potente que conectaba la quimioterapia y la inmunoterapia,” dijeron a Keith L. Black, M.D, uno de los autores del papel, director del instituto neuroquirúrgico de Maxine Dunitz y director de la división del centro médico de neurocirugía y de programa completo del tumor cerebral.

“Basó en nuestros resultados, aparece que podemos perfeccionar sensibilidad de la quimioterapia apuntando TRP-2 y posiblemente otros antígenos relacionados drogorresistentes del tumor. Esto puede ser un paso importante en el combate contra tumores cerebrales y otros cánceres malos porque incluso durante hemos podido desarrollar las substancias químicas muy potentes y apuntadas, los tumores han podido a menudo superar en estrategialas,” dijo negro.

En 2004, los investigadores documentaron que la combinación de la inmunoterapia y de la quimioterapia redujo importante la progresión del tumor y amplió la supervivencia de los pacientes que sufrían de estos tumores mortales. Las dos terapias juntas eran capaces de lograr resultados que ningunas podrían lograr en sí mismo. El largo medio de la supervivencia fue ampliado a cerca de 26 meses, comparados a 18 meses para los pacientes que recibieron solo vaccíneo y 16 meses para ésos que experimentaban la quimioterapia solamente.

En vario laboratorio y juicios clínicas, la inmunoterapia dendrítica de la célula había tenido éxito en sacar una inmunorespuesta potente contra las células del tumor cerebral, pero las mejorías importantes de largo de la supervivencia no habían sido observadas. Una teoría es que el régimen en el cual las células del tumor mueren es demasiado lento mantener paso con el incremento rápido y la mutación de tumores la carrocería. Semejantemente, la quimioterapia dirigida contra GBM ha tenido efecto muy poco. Incluso los nuevos agentes diseñaron atacar la DNA de las células del tumor y prevenir su fall de la réplica o llegaron a ser específicamente impotentes como la resistencia a los medicamentos desarrollada las células del tumor.

Teniendo en cuenta los artículos recientes que determinan TRP-2 como factor que contribuye en la capacidad de las células del tumor de transformar y de oponerse a una variedad de drogas terapéuticas, las personas de Cedro-Sinaí ahora ofrecen una explicación para la eficacia relativa de esta dos-onda, asalto de la vacuna-quimioterapia. El primer ataque viene de la vacuna dendrítica de la célula que se formula especialmente para explorar y para destruir las células del tumor que contienen TRP-2. Lanza sin obstrucción “linfocitos citotóxicos de T,” las células inmunes de la célula-matanza del tumor que disminuyen o agotan el número de células del tumor de TRP-2-containing. Otras células de GBM sobreviven, sin embargo, y continúan proliferar. Pero porque faltan TRP-2 y por lo tanto la capacidad de desarrollar resistencia a los medicamentos, son vulnerables en el asalto de la continuación de las substancias químicas que apuntan su DNA.

Juan S. Yu, M.D., autor mayor del papel y codirector del programa completo del tumor cerebral, dijo que los resultados lo hizo del laboratorio confirmó una inmunorespuesta fuerte a TRP-2 en los glóbulos de los pacientes después de la vacunación, y las células quitadas de tumores después de que la vacunación tuviera expresión importante más inferior TRP-2 que ésos quitada anterior. Además, las células del tumor de la poste-vacuna eran mucho más sensibles a las drogas antitumores.

“Es importante observar también que cuatro pacientes en nuestro estudio que demostró una reacción a TRP-2, después de la repetición del tumor, respondieron a la quimioterapia con lo que llaman los oncólogos las reacciones completas, que significa que los tumores eran no más visibles en MRI,” él agregó. “Esto era un pequeño estudio inicial y será muy interesante ver si los resultados similares son relanzados en números más grandes.” La vacunación dendrítica de la célula, promovida en Cedro-Sinaí en el tratamiento de GBM, introduce las proteínas no nativas de tumores quirúrgico quitados a las células dendríticas, que también se llaman antígeno-presentación de las células porque determinan el material no nativo para la destrucción por los linfocitos de la célula-matanza T. Las células del tumor se cultivan con las células dendríticas en el laboratorio para permitir a las células inmunes reconocer a las células cancerosas como objetivos. Cuando las células dendríticas “especializadas” resultantes se inyectan nuevamente dentro del paciente, buscan las células y la señal restantes del tumor para que los linfocitos de T los destruyan.