Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Alcohol conectado a un riesgo creciente de cáncer gastrointestinal superior

La consumición de las bebidas alcohólicas se ha conectado a un riesgo creciente de cáncer gastrointestinal superior y a otros tipos de cáncer.

Los investigadores que buscaban la base bioquímica potencial para este eslabón se han centrado en el acetaldehído, un agente carcinógeno sospechoso formado como la carrocería metabolizan el alcohol. En los ácidos nucléicos investigación, científicos del instituto nacional en el abuso de alcohol y el alcoholismo (NIAAA) y el parte que los polyamines - composiciones naturales esenciales para el incremento de la célula - reaccionan con acetaldehído para accionar una serie de reacciones que dañen la DNA, una acción del gorrón del National Institute of Standards and Technology (NIST) que puede llevar a la formación de cáncer.

“Hemos sospechado de largo el papel del acetaldehído en la carcinogenicidad del consumo de bebida del alcohol, pero este estudio nos da nuevas pistas importantes sobre su implicación,” dice el Tintín-Kai Li, M.D., director del NIAAA, parte de los institutos de la salud nacionales. “Este trabajo ofrece un marco importante para entender el camino químico subyacente que podría explicar la asociación entre la consumición y ciertos tipos de cáncer.”

El equipo de investigación, llevado por P.J. Brooks, Ph.D., de NIAAA y de Miral Dizdaroglu, Ph.D., del NIST, examinó la reacción del acetaldehído con los polyamines, pequeñas moléculas encontradas en todas las células. “Polyamines generalmente se considera “los buenes chicos, “porque se han mostrado para proteger la DNA contra daño oxidativo,” dice al Dr. Brooks. Con todo los investigadores encontraron que los polyamines facilitaron la conversión del acetaldehído en el crotonaldehyde (CrA), un agente contaminador ambiental que se ha mostrado para causar el cáncer en animales. Esta DNA alterada de la substancia química a su vez, generando una base anormal, mutágena de la DNA llamó una aducción del cr-PdG. El Dr. Brooks dice, “concluimos que los polyamines estimularon la formación de aducciones del cr-PdG del acetaldehído, y éste puede ofrecer un mecanismo para explicar cómo el consumo del alcohol aumenta el riesgo de algunos tipos de cáncer.”

Los estudios anteriores habían mostrado que el acetaldehído se podría convertir al cr-PdG mutágeno, pero esos estudios utilizaron concentraciones muy altas del acetaldehído. “Podíamos demostrar que estas reacciones pueden ocurrir con las concentraciones del acetaldehído que se han medido en saliva humana durante el consumo del alcohol,” dicen al Dr. Brooks.

Una parte importante de esta investigación era un nuevo método de análisis químico desarrollado en el NIST. Según el Dr. Dizdaroglu, “este análisis químico nuevo es un método potente que mide exacto la aducción del cr-PdG.”

George Kunos, M.D., Ph.D., director de la división de NIAAA de investigación clínica y biológica intramuros, dice, “estas conclusión también tienen implicaciones importantes para los investigadores que intentan para entender cómo los genes afectan al riesgo para el cáncer.” Muchos estudios han mostrado que ciertas variantes genéticas que afectan a metabolismo del alcohol y de acetaldehído pueden también afectar a susceptibilidad individual al cáncer gastrointestinal alcohol-relacionado. El Dr. Kunos agrega, “este trabajo podría servir como mapa itinerario para que los estudios futuros investiguen otros factores genéticos, determinado los que influencien caminos de la reparación de la DNA, en relación al consumo del alcohol y el cáncer.”