Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los genes obran recíprocamente con comportamiento para afectar a como de bien la gente se mueve

Los genes pueden mantener a personas mayores de beneficiarse igualmente de ejercicio, no importa cómo mucho esfuerzo ellas dispara, según las conclusión de la investigación publicadas (10 de agosto) el gorrón de hoy de American Medical Association.

De casi 3.000 mayores estudiados, los que ejercitaron tirante más sanos que sus pares del teleadicto, pero esos nacidos con cierto gen beneficiaron la mayoría de actividad física, dijeron a Marco Pahor, M.D., director de la universidad del instituto de la Florida en el envejecimiento y el autor mayor del estudio multi-institucional.

“A nuestro conocimiento, éste está el primer estudio para mostrar la acción recíproca del comportamiento y genética en el funcionamiento y el envejecimiento, y las demostraciones que la gente es ya, que hay los genes que obran recíprocamente con comportamiento para afectar a movilidad,” Pahor pre-seleccionado dijeron.

La movilidad de disminución, junto con la falta de fuerza muscular y una disminución en capacidad aerobia, es los aspectos comunes del envejecimiento que pueden llevar a la baja en calidad de vida, Pahor dijo. La comprensión de los mecanismos de cómo la gente pierde movilidad puede llevar a las maneras de ayudar a gente a seguir siendo más larga independiente, él agregó.

Las estadísticas de salud federales han mostrado que el cerca de 34 por ciento de la población de los E.E.U.U. envejeció 70 o una más vieja dificultad de los partes que recorría un cuarto de una milla. Estos individuos están en el riesgo mucho mayor de trasladarse a una clínica de reposo o de muerte durante un período de dos años, comparado con sus contrapartes que no denuncien el problema que recorre la distancia.

Y a pesar de las ventajas indiscutibles del ejercicio, no todo el mundo responde lo mismo, incluso cuando llevan vidas activas - por las razones que no han estado totalmente sin obstrucción.

En el estudio actual, los investigadores fijaron a mayores en un esfuerzo de entender mejor el lazo entre el maquillaje genético, la intensidad de la actividad física y la disminución funcional. Dos veces al año en el estudio de cuatro años, las edades 70 a 79 de los participantes denunciaron su nivel de actividad y su capacidad de recorrer un cuarto de milla o de subir 10 escaleras.

Los investigadores también probaron la sangre de cada estudio conforme a determinan que la versión de un gen asoció de largo a funcionamiento del ejercicio que ella tenía. Sobre un tercero de la población posee el genotipo de la DD del gen, nombrado para la enzima angiotensina-que convierte, o ACE. El descanso tiene las versiones de II o de la identificación del gen de ACE.

Categorizaron a los participantes del estudio según su intensidad del ejercicio y su maquillaje genético. Total, el cerca de 41 por ciento de participantes del estudio hizo menos movible durante el período de cuatro años. Aunque la gente que ejercitó era menos probable desarrollar limitaciones físicas sustanciales, no todo el mundo recibió las mismas ventajas, incluso si ella ejercitó con la misma intensidad.

Sobre un tercero de los mayores contratados a ejercicio físico importante incluyendo recorrer y a ejercicio vigoroso, y ella preservó su movilidad más de largo que el 70 por ciento que empeñó a poco o nada de actividad física. Los investigadores también evaluaron el 8 por ciento que denunció participar en el entrenamiento del peso.

Pero el maquillaje genético influenció la función física a largo plazo. Entre ejercitantes, los genotipos de la DD y de la identificación eran más probables seguir siendo ajuste que ésos con el genotipo II, que desarrolló problemas de la movilidad a un régimen el 45 por ciento más alto, los investigadores encontrados. No se encontró ninguna diferencia en movilidad según genotipo entre no-ejercitantes, sugerir la función fue influenciada por una acción recíproca entre la intensidad del ejercicio y el maquillaje genético.

Además, los mayores que denunciaron el entrenamiento del peso y tenían el genotipo de la DD o de la identificación visualizaron el más de tarifa reducida de la baja de la movilidad en cualquier categoría del ejercicio. En cambio, los instructores del peso con el genotipo II desarrollaron las limitaciones físicas similares a ésas experimentadas por los mayores que estaban relativamente inactivos.

Qué diferencias en la composición de la carrocería el genotipo crea también puede rendir pistas a qué limitaciones de la movilidad de las causas puede hacer convertirse con edad, y a qué gente para tirante activo, Pahor dijo. Ésos con el genotipo II, por ejemplo, tendieron a tener grasa de cuerpo entero más alta.

“Las buenas noticias son ésa sin importar genotipo, la gente físicamente activa estaban en más poco arriesgado de la movilidad perdidosa, sugiriendo que todo el mundo ejercitara para preservar movilidad,” dijeron Pahor, un profesor y al presidente de la universidad del departamento del remedio del envejecimiento y de la investigación geriátrica.

El autor importante del estudio, Stephen Kritchevsky, el Ph.D., un profesor y el director del Sticht centran en el envejecimiento en la Facultad de Medicina de la universidad del bosque de la estela, dijeron que la gente responde diferentemente al ejercicio y que las implicaciones de esa reacción pueden cambiar mientras que envejecen.

“En nuestro estudio, el genotipo II se asocia a la grasa creciente en los músculos del tramo,” Kritchevsky dijo. “Ahora el almacenamiento de energía cerca de los músculos puede beneficiar a los atletas jovenes contratados a actividades de la autonomía, pero en más viejas personas, la acumulación de grasa del tramo se ha conectado a una función de músculo más pobre y a las enfermedades metabólicas como la diabetes.”

El estudio, financiado por el instituto nacional en el envejecimiento y el centro de la independencia de los americanos de Claude D. Pepper Older y conducto conjuntamente con investigadores en varias otras instituciones, incluyendo University of Tennessee y la universidad de Pittsburgh, abre la puerta en más investigación sobre la acción recíproca del comportamiento y los genes y cómo ese cambia con edad, Pahor dijo.

“Este parte es un paso,” él dijo. “Es necesario hacer más investigación para determinar si hay otros genes que pueden afectar a las ventajas de la actividad física en el funcionamiento de más viejos adultos.”