Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Charles Darwin tenía razón y la correspondencia del gen del chimpancé lo prueba

Según los científicos que han correlacionado el genoma completo del chimpancé y lo han comparado a la correspondencia humana del gen, hay poca diferencia genética entre los seres humanos y los chimpancés, pero esas diferencias cuentan para mucho.

Dicen que sus conclusión podrían explicar porqué la gente consigue la Enfermedad de Alzheimer, ciertos cánceres e incluso los SIDA, que no lo hacen los chimpancés.

Los investigadores también dicen que sus conclusión son prueba adicional que la evolución es real y trabaja con la selección natural, apenas como Charles Darwin predijo hace un siglo.

El Dr. Francisco Collins, carga del Instituto de Investigación Nacional del Genoma Humano, que financió los estudios, dice como nuestros parientes más cercanos, los chimpancés nos informa cosas especiales sobre lo que significa ser un primate y, final, qué significa ser un ser humano en el nivel de la DNA.

En el Dr. de la investigación Roberto Waterston de la Universidad de Washington en Seattle y de colegas ordenó la DNA de un chimpancé nombrado Clint, que está muerto ahora.

Después lo compararon a la serie del genoma humano e hicieron una comparación carta por carta de los pares de la base de la DNA, de los nucleótidos de A, de C, de T y de G que componen los códigos genéticos del ser humano y del chimpancé.

Encontraron que el de 3 mil millones pares bajos, de que compone el ser humano y los genomas del chimpancé, sólo 40 millones difieren entre el ser humano y el chimpancé.

Parece que la mayoría son cambios en una única carta, por ejemplo un ser humano tiene una A donde un chimpancé tiene un T, seres humanos tiene un poco de DNA extra que los chimpancés no tengan y viceversa.

Mientras Que todas estas diferencias agregan hacia arriba al apenas 4 por ciento de los genomas totales, significa que los seres humanos y los chimpancés son el 96 por ciento de idéntico, genético.

Waterston dice si una diferencia se considera entre un chimpancé y un ser humano, él es sin obstrucción el resultado de una única acción evolutiva, y dentro de esas 40 millones de acciones, tenemos sin obstrucción la base para qué nos hace humanos.

El Dr. LaDeana Más Montañoso de la Universidad de Washington dice que los seres humanos y los chimpancés se desarrollaron por separado de un antepasado común que vivió hace cerca de 6 millones de años y tres diversos tipos de genes parecen haberse desarrollado rápidamente en seres humanos y chimpancés, de ésos implicados en la reproducción, de oler y de inmunidad.

Tarjei Mikkelsen, estudiante de tercer ciclo en el Instituto Amplio, una empresa conjunta de Massachusetts Institute of Technology y la Universidad de Harvard que llevaron un estudio, dice que la gran mayoría de estos 40 millones de cambios no es probablemente relevante a qué nos hace el ser humano porque él está en la DNA de los desperdicios, y las proteínas de la influencia del solamente cerca de 5 por ciento que son probables tener un efecto grande sobre biología.

Entre ellos es un parásito relacionado con la enfermedad durmiente que infecta chimpancés pero no a seres humanos, y un gen para el ácido siálico, que se encuentra en las superficies de células y es utilizado por algunos virus para infectarlos.

Mikkelsen dice que hay también una enzima llamada el caspase 12, que se transforma en seres humanos y aparece hacer nuestra especie susceptible a la Enfermedad de Alzheimer cerebro-que pierde.

Los investigadores dijeron que sus conclusión contradijeron sin obstrucción un movimiento cada vez más vocal en los Estados Unidos que disputaron la ciencia de la evolución y en lugar de otro pidieron creacionismo de enseñanza o la idea del diseño inteligente a los alumnos.

Waterston dice que su trabajo es una mirada en la evolución en la acción, y una confirmación fuerte de las ideas de Darwin cuando comparan al ser humano y el genoma del chimpancé.

Collins agrega que el estudio no dirigió preguntas filosóficas o religiosas, y puede no explicar otros aspectos de la humanidad, tales como cómo haga a los seres humanos informan a la derecha de mal.

El estudio se publica en la Naturaleza del gorrón.