Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Las nuevas conclusión sugieren que equilibrando la actividad Chk1 produzca los medicamentos para el cáncer menos tóxicos

Un estudio publicado por el instituto de Burnham en la edición de septiembre de la célula molecular denuncia que una proteína del punto de verificación del célula-ciclo, sabida para ser activado por una clase importante de drogas anticáncer, puede desempeñar papeles cruciales en el obstáculo de acciones terapéuticas y ayudando a las células cancerosas “recupérese” y comienzo que divide otra vez después del tratamiento con estas drogas.

Se prevee que el estudio ayude a investigadores académicos y biotecnología y las compañías farmacéuticas a diseñar las drogas que combate el cáncer usando esta proteína del punto de verificación, pero con menos efectos secundarios.

Roberto Abraham, Ph.D., director anterior del centro del cáncer del instituto de Burnham y ahora vicepresidente para la investigación de la oncología en los productos farmacéuticos de Wyeth, así como sus colegas, encontrados que la proteína Chk1 responde con actividad de la célula-supervivencia a las condiciones agotadoras indujo por hipoxia y ciertas drogas anticáncer. Además estas mismas condiciones apuntan Chk1 para la destrucción eventual. Irónico, el estímulo de Chk1 acciona ciertas reacciones de la reparación que luchen el cáncer mientras que la degradación simultánea de Chk1 puede permitir que las células cancerosas escape muerte inducida por las drogas y que reanuden incremento progresivo del tumor.

El estudio sugiere que la proteína Chk1 sea crítica para asegurar la reparación de mutaciones y de otros desvíos en la réplica de la DNA antes de que puedan alterar la función de una célula. Si no reparado, estos desvíos pueden matar a la célula cuando tentativa dividir y proliferar. En células cancerosas, Chk1 es responde como defensa natural al daño terapéutico hecho por la radiación y la quimioterapia y tentativa efectuar la reparación al daño de la DNA causado por la terapia del cáncer, así hace la medicación menos efectiva.

Los investigadores también encontraron que el campthothecin del agente de la quimioterapia (CPT), un agente anticáncer clínico importante, redujo la actividad de la proteína Chk1. “Estas conclusión prestan el fuerte apoyo a la idea que la desactivación de Chk1 contribuye a la actividad antitumores de CPT permitiendo las células que soportan la DNA dañada para progresar durante el ciclo celular, llevando a un fracasado y tentativa a menudo mortífera de experimentar la división celular,” dijo a Abraham. La “terapia de la combinación, que empareja un agente de la quimioterapia con un inhibidor de Chk1, puede por lo tanto ser una estrategia efectiva para aumentar la eficacia de ciertas drogas anticáncer, y bien puede vencer resistencia clínica a estas drogas.”

Estudiando los efectos de la radiación y de otras tensiones sobre el camino que regulan normalmente Chk1, los investigadores descubrieron que el mismo camino que activa Chk1 vía la fosforilación por su enzima reguladora, ATR, también marca Chk1 para la destrucción eventual.

“Preveemos este proceso evita que Chk1 activado acumule en células normales y previene la proliferación de célula anormal,” dijo a Abraham. El “ATR activa, pero también desestabiliza Chk1, que crea un mecanismo homeostático que equilibre la función protectora del genoma de Chk1 con el proceso de la proliferación de célula. Esto es una nueva mirada en la medicación. Las descripciones del libro de texto del ATR y de Chk1 no describen esto bivalente.”

“Las conclusión también ofrecen discernimiento adicional en la activación Chk1 y sensibilidad del tumor,” Abraham agregó. Las “células cancerosas confían pesado en Chk1 para la supervivencia y la proliferación bajo condiciones ambientales agotadoras. En vez de parar el incremento anormal de células cancerosas, la medicación podía en efecto inducir a la actividad natural Chk1 que prevenga muerte celular en células cancerosas.”

Los colaboradores en esta publicación incluyen Usted-wei Zhang, Diane M. Otterness, y Gary Chiang del laboratorio del Dr. Abraham en el instituto de Burnham; y Weilin Xie, y Franklin Mercurio de Celgene Corporation; y YUN-Cai Liu del instituto de La Jolla para la alergia y la inmunología.