El Methylphenidate puede ser efectivo en tratar autismo

El Methylphenidate, una medicación usada para tratar el desorden de la hiperactividad del déficit de atención (ADHD), puede ser efectivo en tratar síntomas de la hiperactividad en niños con autismo y los desordenes de desarrollo penetrantes relacionados, investigadores denuncian en los archivos de noviembre de la psiquiatría general.

El estudio conducto por las unidades de investigación en red pediátrica del autismo de la psicofarmacología (RUPP), un instituto nacional del consorcio financiado del multi-sitio de la salud mental dedicado al revelado y la prueba de los tratamientos para los niños con desordenes de desarrollo penetrantes tales como autismo. Las personas de Yale son dirigidas por Lorenzo Scahill, profesor adjunto del oficio de enfermera y de la psiquiatría de niño en Yale.

“Este estudio muestra que el methylphenidate es una medicación efectiva para los niños con el desorden de desarrollo penetrante (PDD) acompañado por hiperactividad creciente,” dijo a Scahill. “Sin embargo, el porcentaje de los niños que muestran una reacción positiva y de la magnitud de la ventaja es más inferior que qué hemos venido preveer en ADHD sencillo por PDD.”

“Aunque los efectos nocivos que observamos en este estudio son similares a lo que vemos en niños típicamente que se convierten con ADHD, estos efectos nocivos ocurrieron en una frecuencia mucho más alta en nuestros temas del estudio,” Scahill agregó.

Los investigadores de RUPP conducto una juicio seleccionada al azar, placebo-controlada para determinar si el methylphenidate sería efectivo en reducir hiperactividad en niños con PDD. La juicio incluyó una fase de prueba de una semana para asegurarse de que los temas podrían tolerar tres diversos niveles de dosis de la medicación, seguidos por una fase cuatrisemanal (de la cruce) en la cual dieron los niños una de tres dosis de methylphenidate o de placebo para fijar eficacia. Los padres, los profesores y los investigadores, que valoraron el comportamiento del niño, estaban ciegos a la dosis de la droga del niño. Trataron a los niños que mostraban una reacción positiva a cualquier dosis durante la fase de la cruce por un período de ocho semanas adicional para asegurarse que los avances eran estables.

El estudio evaluó a 72 niños entre las edades de cinco y 14. De los 58 participantes que terminaron la fase de la cruce, 35 respondieron mejor a una dosis activa del methylphenidate y la droga era constantemente más efectiva que placebo en dimensiones de inatención, de hiperactividad y de impulsivity clasificados por los padres y los profesores.