Ejercicio bueno para los niños con defectos del corazón

Según un nuevo estudio de los E.E.U.U., los niños nacidos con los defectos del corazón que se han informado tradicionalmente para no ejercitar pueden mejorar su función del corazón con los programas que implican el esfuerzo.

Influencia Congénita de los defectos del corazón cerca de ocho de cada mil recién nacidos en los Estados Unidos.

Jonatán Rodas, cardiólogo en el Hospital de Niños en Boston que llevó el estudio, dice eso con la aprobación de un cardiólogo pediátrico, y después de la prueba cuidadosa del ejercicio, el ejercicio es generalmente seguro y tolerable para los niños con defectos congénitos del corazón.

Parece ése en el estudio de 16 edades 8 a 17 quién experimentaron un programa de rehabilitación de tres meses, todos de los niños sino uno mostró avances importantes en la función del corazón.

Rodas dice que los niños habían hecho poco ejercicio y habían sido desalentados por los coches, los doctores, los padres y los profesores contra hacer ejercicio.

Rodas dice que la rehabilitación cardiaca no es un componente común de la mayoría de los programas pediátricos de la cardiología, solamente él ahora las esperanzas que su hospital abrirá un programa de rehabilitación cardiaco formal para los niños en 2007.

El programa del ejercicio del estudio implicó sesiones bisemanales, hora-largas de los ejercicios el estirar, de los aeróbicos y de la ligero-resistencia e incluyó danza, las calisténica, kickboxing, la comba, las carreras y los juegos.

Los 16 niños que terminaron el programa habían recibido Al Parecer cirugía de corazón o un procedimiento nonsurgical, y 11 de los 16 tenían solamente un compartimiento de bombeo del corazón funcional, significando eran un “grupo enfermo,” dice Rodas.

En la realización del programa, 15 de los 16 niños habían mejorado importante la función del corazón, con el órgano que bombeaba más sangre con cada batido, y entregando más oxígeno.

El estudio se publica en la aplicación la Pediatría, el gorrón de Diciembre de la Academia Americana de Pediatría.