Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Generación de epitopos neoantigenic después de la modificación del posttranslational del Tipo colágeno de II por los factores presentes dentro de la junta inflamada

La artritis Reumatoide (RA) es una enfermedad autoinmune caracterizada por la inflamación crónica de las juntas, que erosiona gradualmente el cartílago y el hueso.

Los agentes de la destrucción incluyen las células inflamatorias, los cytokines, y las enzimas de proteína-degradación conocidas como metaloproteinasas de la matriz (MMPs). El ciclo vicioso comienza cuando las células inflamatorias infiltran el tejido que forra las juntas y consumen exceso de oxígeno. Además de soltar MMPs, la tensión oxidativa provoca el glycation no-enzimático - un atascamiento químico de las moléculas y de las proteínas del azúcar. Los señales Indicadores del glycation se han encontrado en sangre, orina, y el líquido sinovial de los pacientes del RA.

La proteína primaria en el cartílago, Tipo Colágeno de II (CII) es crucial juntar salud y la función. Con Todo, la implicación de la CII en curso de inflamación común ha probado difícil verificar. Para ganar una comprensión más sin obstrucción del papel de la CII en la patogenesia del RA, los investigadores en Queen Mary, la Universidad de Londres y otras estudiaron su comportamiento dentro de una junta inflamada, cuando eran modificados por los oxidantes conectaron a la inflamación o por la ribosa, un azúcar del cinco-carbón común a todas las células vivas. Ofrecido en la aplicación De diciembre de 2005 la Artritis y el Reumatismo, sus conclusión utilizan la contribución potencial de la CII al atascamiento del anticuerpo y a la progresión devastadora del RA.

Para su investigación, los investigadores cerco muestras del suero de sangre a partir de 31 pacientes del RA. Entre las edades de 65 a 93 años, los pacientes tenían enfermedad en escenarios diversos y recibían diversos tratamientos. Para los propósitos del mando, las muestras del suero también cerco a partir de 41 pacientes con otras enfermedades comunes inflamatorias, incluyendo osteoartritis y lupus, así como dolor de espalda, osteoporosis, y gota. Las muestras del RA y del no-RA eran analizadas para que su capacidad ate a la CII pura y natural, obtenido del cartílago bovino, y a la CII que químicamente había sido modificada. La CII modificada incluyó tres oxidantes presentes en la junta reumática - radical de oxhidrilo, ácido hipocloroso, y peroxynitrite - y la ribosa. Los resultados fueron evaluados por un perfil fluorescente tridimensional avanzado, seguido por el análisis immunosorbant enzima-conectado (ELISA) y borrar Occidental.

De las 31 muestras del suero del RA analizadas, solamente 3 mostraron el anticuerpo que ataba a CII natural - afirmación de esta proteína como espectador inocente en autoinmunidad y de su peaje inflamatorio en las juntas. Sin Embargo, el porcentaje de las muestras que exhibieron el atascamiento del anticuerpo aumentó cuádruple cuando estaba probado con la CII modificada. De hecho, el 45 por ciento de todas las muestras del RA fue evaluado con el moderado a las reacciones obligatorias del anticuerpo fuerte. La CII tratada con el ácido hipocloroso era la más reactiva, seguido por la CII tratada con el peroxynitrite, el glycation, y el radical de oxhidrilo, respectivamente. En cambio, solamente 1 muestra del no-RA mostró la CII modificada fuerte del atascamiento del anticuerpo.

“Las actuales conclusión utilizan la posibilidad que la modificación química de los antígenos del uno mismo, en RA particularmente y en la inflamación es generalmente la causa de la formación de neoepitopes,” reflejan al autor de cabeza del estudio, Ahuva Nissim, Ph.D. “Proponemos que la modificación oxidativa de la CII cree un autoantigen de la CII.” Esta hipótesis tiene implicaciones importantes para el estudio posterior y la comprensión aumentada de la patología del RA - una enfermedad autoinmune compleja.

Fuente: http://www.wiley.com/