Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El papel de genes en el revelado de linfomas non-Hodgkin

Un consorcio internacional de epidemilogists - incluyendo el Dr. Alexandra Nieters y profesor Nicolás Becker de la división clínica de la epidemiología del centro de investigación alemán de cáncer (Deutsches Krebsforschungszentrum, DKFZ) - ha conducto la primera investigación de factores genéticos en el revelado del linfoma non-Hodgkin (NHL) en un estudio llamado InterLymph.

Los investigadores que colaboraban dentro del consorcio internacional de la epidemiología del linfoma han descubierto que las variaciones de los bloques huecos individuales de la DNA en los genes que codifican para el factor de necrosis de tumor de las moléculas de la transmisión de señales y (TNF) el interleukin celulares 10 (IL-10) aumentan el riesgo de desarrollar linfoma non-Hodgkin.

El estudio es un paso hacia desarrollar una comprensión más profunda del revelado de los linfomas, que pueden llevar a las aproximaciones nuevas de la prevención y del tratamiento en el futuro. Los investigadores ahora han publicado sus resultados en línea en la oncología de la lanceta del gorrón.

El estudio se basa en los datos recopilados en ocho estudios del caja-mando de los países diferentes que implican un total de 3586 pacientes del NHL y a 4018 individuos sanos como grupo de mando. Los epidemiólogos se centraron su atención en 12 diversas variaciones de los únicos bloques huecos de la DNA, llamadas los únicos polimorfismos del nucleótido, que están situados en los genes cuyos productos regulan funciones importantes en inmunorespuesta y la reacción antiinflamatoria. Para dos variaciones referentes a los genes para (i) el factor de necrosis de tumor y (ii) el interleukin, los investigadores encontraron un riesgo individual elevado de linfoma non-Hodgkin. Analizando diversos subtipos del NHL, descubrieron que las dos variaciones del gen aumentan específicamente el riesgo de linfoma grande difuso del linfocito B, el tipo más común de linfoma malo. El riesgo de la enfermedad de individuos que llevan una copia del polimorfismo raro en el gen de TNF es elevado por el 29 por ciento; una segunda copia aumenta el riesgo en el 65 por ciento. Una combinación de las variantes del gen en TNF y de IL-10 lleva a un aumento del 100 por ciento del riesgo individual. El riesgo de linfoma folicular, un tipo generalmente menos agresivo de linfoma, no es influenciado por la combinación de estas variantes.

Estos últimos años, la investigación del linfoma se ha centrado sobre todo en la búsqueda para los factores ambientales o de la forma de vida de riesgo. El estudio ahora publicado es un paso importante hacia una comprensión más profunda también de factores genéticos en el revelado del NHL. “Hemos tenido dos golpes en doce factores que investigamos. Ahora el trabajo de verdad comienza, porque estamos proyectando estudiar no sólo la influencia de factores genéticos en el revelado de linfomas non-Hodgkin, pero también en linfomas en general. Básicamente, estamos interesados aquí en todos los genes que influencien caminos de la transmisión de señales dentro de la célula por ejemplo en procesos inflamatorios o mecanismos celulares de la reparación de la DNA, los” estados Alexandra Nieters, fijando la importancia del estudio para la investigación del linfoma. En el futuro, los epidemiólogos están proyectando poner más énfasis en investigaciones combinadas de factores genéticos y ambientales en el revelado del linfoma.

El estudio subraya la importancia de la colaboración internacional en la búsqueda para las causas genéticas de enfermedades crónicas: Llegó a ser solamente posible reuniendo varios estudios de los países diferentes. Ésta era la única manera de obtener un suficiente número de participantes para ofrecer los efectos estadístico soportados, que no se habrían podido obtener basaron en los estudios individuales.

Establecido en 2002, el consorcio de InterLymph es una colaboración de investigadores de los Estados Unidos, Canadá, Australia, Alemania, Italia, Reino Unido, Francia, España, Irlanda, Czechia, Suecia y Dinamarca que están explorando en común para las causas posibles y los factores de riesgo de cánceres del sistema linfático. Hay planes para ampliar la colaboración para incluir países asiáticos y africanos.

Los linfomas se dividen en dos tipos principales: Linfoma de Hodgkin y linfomas non-Hodgkin (NHL). Los linfomas Non-Hodgkin incluyen muchas variaciones de los cánceres linfáticos, que difieren fuertemente en la progresión de la estructura y de la enfermedad del tejido. En Alemania, diagnostican a aproximadamente 13.000 personas con el NHL cada año, más que 5.000 mueren de él cada año.

Este proyecto del consorcio de Interlymph es financiado por el asiento internacional de la leucemia de José Carreras y la oficina federal para la protección contra la radiación.

La tarea del Deutsches Krebsforschungszentrum en Heidelberg (centro de investigación alemán de cáncer, DKFZ) es investigar sistemáticamente los mecanismos del revelado del cáncer y determinar factores de riesgo de cáncer. Se prevee que los resultados de esta investigación básica lleven a las nuevas aproximaciones en la prevención, la diagnosis y el tratamiento del cáncer. El centro es financiado al 90 por ciento por el Ministerio de Educación y la investigación federales y al 10 por ciento por el estado de Baden-wurttemberg. Es una pieza de la asociación de Helmholtz de los centros de investigación nacionales (Helmholtz-Gemeinschaft Deutscher Forschungszentren e.V.).