Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El bróculi, la coliflor y la col ayudan a reparar la DNA dañada

¿Necesite otra razón para comer sus verduras? La nueva investigación muestra que alguna de ellas contienen las substancias químicas que aparecen aumentar la reparación de la DNA en las células, que podrían llevar a la protección contra el revelado del cáncer, dicen a investigadores del centro médico de la universidad de Georgetown.

En un estudio publicado en el gorrón británico del cáncer, los investigadores muestran que en pruebas de laboratorio, una composición llamada indole-3-carinol (I3C), encontrado en bróculi, coliflor y col, y una substancia química llamó el genistein, encontrado en habas de la soja, pueden aumentar los niveles de proteínas BRCA1 y BRCA2 que reparen la DNA dañada.

Aunque las subsidios por enfermedad de comer sus verduras--especialmente los crucíferos, tales como bróculi--no sea determinado nuevo, este estudio es uno del primer para ofrecer una explicación molecular en cuanto a cómo la consumición de verduras podría cortar el riesgo de una persona de desarrollar el cáncer, una asociación que algunos estudios de población han encontrado, dice al autor mayor del estudio, Eliot M. Rosen, Doctor en Medicina, doctorado, profesor de la oncología, de la biología celular, y del remedio de la radiación en el centro completo del cáncer de Lombardi de Georgetown.

“Es ahora que la función de los genes cruciales del cáncer se puede influenciar por las composiciones en las cosas que comemos,” Rosen sin obstrucción dice. “Nuestras conclusión sugieren un proceso molecular sin obstrucción que explicaría la conexión entre la dieta y la prevención de cáncer.”

En este estudio, Rosen expuso a las células cancerosas del pecho y de la próstata a las dosis cada vez mayores de 13C y del genistein, y encontró que estas substancias químicas reforzaron la producción de BRCA1, así como su proteína de la reparación de la hermana, BRCA2.

Las mutaciones en cualquiera de estos genes pueden llevar al revelado del pecho, de la próstata y de cánceres ováricos.

Puesto que las cantidades disminuidas de las proteínas de BRCA se consideran en células cancerosas, niveles más altos pudieron evitar que el cáncer se convierta, Rosen dice, agregando que la capacidad de I3C y el genistein para aumentar la producción de proteínas de BRCA podría explicar sus efectos protectores.