Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Donepezil (Aricept) ayuda a la función cognoscitiva en pacientes del tumor cerebral después de la radiación

Una droga que se comercializa para tratar la enfermedad de Alzheimer también perfecciona la función, el humor y la calidad de vida cognoscitivos en pacientes del tumor cerebral después de la radioterapia, según un equipo de investigación en el centro médico baptista de la universidad del bosque de la estela.

Después de los pacientes fueron tratados por seis meses con el donepezil (nombre comercial: Aricept), había una mejoría importante en sus síntomas, los investigadores denunciados en la aplicación del 17 de marzo el gorrón de la oncología clínica.

Diagnostican a “cada año más de 15.000 americanos con los tumores cerebrales primarios, y tanto como 200.000 con tumores cerebrales metastáticos, casi todos los cuales reciben radioterapia,” dijo a Edward G. Shaw, M.D. “para los sobrevivientes de la radiación del tumor cerebral, de los síntomas de la baja de memoria a corto plazo y de los cambios del humor similares a ésos vistos en enfermedad de Alzheimer, así como la fatiga, ocurre con frecuencia, llevando a una calidad de vida pobre.”

Donepezil, parte de una clase de las drogas llamadas inhibidores del acetylcholinesterase (dolor), “ha demostrado eficacia en suave a la enfermedad de Alzheimer severa y demencia vascular,” dijo a Stephen R. Rapp, Ph.D., profesor de la psiquiatría y autor del comportamiento del remedio y mayor en el papel. Es aprobado por los E.E.U.U. Food and Drug Administration para ese propósito.

“Los resultados de este estudio inicial animan la investigación continuada del donepezil y otros inhibidores del dolor,” Rapp dijo.

El equipo de investigación está proyectando una juicio clínica en la cual el tratamiento de los pacientes del tumor cerebral con el donepezil sea comparado a un placebo inerte, y ni el doctor ni el paciente sabrá qué píldora recibieron hasta que se termine el estudio.

“A nuestro conocimiento, éste es el primer estudio de un inhibidor del dolor o cualquier otra droga administrada a los sobrevivientes a largo plazo de la radioterapia parcial o entera del cerebro en un intento por reducir los síntomas asociados a un tumor cerebral y a sus tratamientos,” dijo a Shaw, profesor y presidente del departamento de la oncología de la radiación y de un co-autor.

“La evaluación del tratamiento previo del nivel del pensamiento, de la memoria, del humor y de energía reveló los síntomas que calidad de vida sin obstrucción afectada,” Shaw dijo.

Los investigadores decidían intentar el donepezil después de observar que la lesión cerebral inducida por radiación se asemeja a la enfermedad de Alzheimer y a otras formas de la demencia no sólo en los síntomas clínicos pero también en qué se ve con imágenes cerebrales, determinado con proyección de imagen y (MRI) tomografía por emisión de positrones de resonancia magnética (PET).

Las personas presumieron que la radioterapia para los tumores cerebrales dio lugar a daño a las neuronas que a su vez causaron una deficiencia de una substancia química del cerebro llamada acetilcolina. Pensaron que el uso de un inhibidor del dolor - tal como donepezil - pudo aumentar el nivel de la acetilcolina en el cerebro, disminuir síntomas cognoscitivos y perfeccionar humor y calidad de vida. Su estudio indicó que lo hizo.

La “investigación adicional es necesaria evaluar más lejos el donepezil y otros inhibidores del dolor en esta población.” Rapp dijo.

Las otras piezas de las personas eran petirrojo Rosdhal, R.N., O.C.N., y Mike E. Robbins, Ph.D., ambos de la oncología de la radiación, y Jr. de Rafael B.D'Agostino, Ph.D., James Lovato, M.S. y Michelle J. Naughton, Ph.D., todo de ciencias de la salud pública.