Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Examen de la ejecución por la inyección letal

La ejecución por la inyección letal puede causar muerte por la asfixia, y los presos que son ejecutados pueden ser conscientes y pueden experimentar dolor, demandan a los autores de un nuevo estudio publicado esta semana en el remedio de PLoS.

Leonidas Koniaris y colegas de la universidad de Miami fijó datos a partir de dos estados de los E.E.U.U. que la información de versión en ejecuciones así como trabajo previamente publicado sobre las drogas utilizó en los protocolos para las inyecciones letales. Concluyen que estos protocolos pueden no efectuar seguro muerte a través de los mecanismos previstos.

La inyección letal se utiliza para la ejecución en varios países, especialmente los E.E.U.U. y la China. Los regímenes actuales para la inyección letal en los E.E.U.U. se basan en uno elaborada por los legisladores en Oklahoma, que a su vez aparecer haber sido basado en la opinión personal bastante que la investigación independiente. Las drogas usadas son un barbitúrico, thiopental (que actúa como anestésico, pero no tiene ningún efecto analgésico), molde neuromuscular, el bromuro del pancuronium (que causa parálisis del músculo); y un electrólito, cloruro de potasio (que para el corazón de batir). Cada uno de estas drogas en sus los propio fue pensada al parecer por las que derivaron los protocolos para ser suficientes causar muerte; la combinación fue pensada para producir la muerte de la anestesia entonces debido al fallo respiratorio y cardiaco. Después de varias ejecuciones en los E.E.U.U., sin embargo, ha llegado a ser recientemente evidente que el régimen administrado tan actualmente no trabaja como previsto. Algunos risoners de p tardan muchos minutos para morir, y otros muy se apenan.

Los autores concluyeron que en la fuerza thiopental del régimen actual para no ser fatales y pudieron incluso ser escasos para inducir la anestesia quirúrgica para la duración de la ejecución, y que las dosis del cloruro de potasio usadas no indujeran seguro fallo cardiaco. Por lo tanto, los internos potencialmente enterados son probables morir con la asfixia inducida por la parálisis del músculo causada por pancuronium. Los autores concluyen que incluso si la inyección letal se administra sin desvío técnico, ésos ejecutados pueden sofocar, y por lo tanto “la vista convencional de la inyección letal pues una muerte invariable pacífica y sin dolor es cuestionable.”

En un editorial relacionado los editores del remedio de PLoS discuten su razón del estudio las conclusión y de publicarla en el gorrón. Declaran que “no es nuestra intención animar la investigación adicional “perfecciona” protocolos de la inyección letal. Como editores de un gorrón médico, debemos asegurarnos de que la investigación sea ética, y no hay manera ética de establecer el humaneness de los procedimientos para matar a la gente que no desea morir,” y de observar que “los datos presentados por Koniaris y los colegas agregan a las pruebas que la inyección letal es simple la más última de una larga cola de los métodos de la ejecución que se han encontrado para ser inhumanos.” Sostienen que las pruebas presentadas en este papel “fortalecerán más lejos el caso constitucional para el abandono de la ejecución en los E.E.U.U.”