Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los varones se han desarrollado para entregar la esperma más efectivo a las hembras con los socios múltiples

Una revista de la última investigación de la adaptación sexual muestra que las pruebas están construyendo para lo que llaman los investigadores “competencia de la esperma.”

Según una revista que aparece en direcciones actuales en ciencia psicológica, las características sexuales físicas y del comportamiento exhibidas por los varones humanos indican que los varones se han desarrollado para entregar su esperma más efectivo a las hembras con los socios múltiples.

“Aunque mucha gente es familiar con la idea de los animales que compiten para los compañeros antes de que ocurra el sexo, a través de despliegues de apareamiento tales como plumas brillantes o astas de culata, estamos encontrando que ocurren más pruebas que hay también competencia después de aparear,” dice autor a Todd K. Shackelford. “Un modo de ver alternativo sobre él es que hay no sólo competencia entre los varones para los compañeros, solamente competencia entre los varones para la fertilización.”

La investigación presentada en la revista reviste adaptaciones físicas, incluyendo forma del pene y el estilo de la cópula, así como comportamiento en respuesta a infidelidad percibida ese todo el servicio para aumentar el éxito de la fertilización. “Los estudios han mostrado que cuando separan a los socios por periodos de tiempo, los varones son más probables despertar fácilmente, producen más esperma, e incluso violan a sus socios,” dice Shackelford. Según Shackelford y el co-autor Aaron T. Goetz, esto no significa que las mujeres son promiscuas por naturaleza, pero es pruebas que los seres humanos no son naturalmente especies monógamas.

Shackelford es rápido señalar, sin embargo, que las hembras no son socios pasivos en el lazo sexual. “Aunque esta revista centrada en las adaptaciones masculinas, conflicto sexual entre los varones y hembras produce una carrera de armamentos co-evolutiva entre los sexos, en los cuales una ventaja conseguida por un sexo selecciona para las contratirante-adaptaciones en el otro sexo.”