Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El eslabón del Mercury a la enfermedad cardíaca

Los metales pesados y otras toxinas se han conectado a muchas enfermedades humanas, pero la determinación exactamente cómo dañan de la carrocería sigue siendo un misterio en muchos casos.

Nueva investigación que se centra en un relativamente indeterminado, la proteína entendida mal sugiere que el eslabón del mercurio a la enfermedad cardíaca se puede trazar a la activación de esta enzima, que acciona un proceso que lleva a la acumulación de la placa en paredes del vaso sanguíneo.

El estudio examinó tres formas de mercurio, igualando sus características en el ambiente. Cada forma del mercurio causó cambios en el comportamiento de las células que forran las paredes del vaso sanguíneo y que pueden llevar a las enfermedades cardiovasculares.

El estudio también sugiere esa terapia de la quelación, un proceso que quite los metales de la carrocería, y los antioxidantes ambos signos de la demostración de suprimir esta actividad y pudo ser dominante a reducir el daño causó por el mercurio, y posiblemente otros metales pesados.

La investigación fue publicada en una aplicación reciente el gorrón internacional de la toxicología.

El “Mercury se ha implicado como factor de riesgo en enfermedad cardiovascular debido a preocupaciones ambientales de la contaminación y de la atmósfera. Pero nadie ha observado la regla de metales pesados de esta enzima,” dijo a Narasimham Parinandi, director del laboratorio de la transmisión de señales del lipidomics y del lípido en el centro médico de la universidad estatal de Ohio y autor mayor del estudio. “Si entendemos esta regla y sabemos cegarla, podemos subir con maneras apropiadas de prevenir la actividad.”

Parinandi y los colegas centrados en la activación de una enzima llamaron la fosfolipasa D, o PLD, en las células que forran arterias en el pulmón. Expusieron las células a las formas inorgánicas, ambientales y farmacéuticas del mercurio, y observaron que las tres formas activaron la enzima.

La activación de la enzima implica una secuencia de evento compleja en las membranas celulares que a su vez libere el ácido fosfatídico, que puede dañar las células en el guarnición del buque, llamada las células endoteliales, y se cree para contribuir a los desordenes vasculares.

Para probar más lejos el papel de la enzima en daño del guarnición del vaso sanguíneo, los científicos entonces mostraron que los queladores y los antioxidantes del metal aminoran la activación mercurio-inducida de la enzima en células endoteliales. Esta porción del estudio mostró que diversos tipos de mercurio afectan a las células en maneras diferentes.

En las tres formas del mercurio, del cloruro del metilmercurio, (forma ambiental), thimerosal (forma farmacéutica) y cloruro mercúrico (forma inorgánica), de la activación de la enzima fue prevenido por los queladores del metal, que son las substancias químicas orgánicas que atan con y eliminan los iones libres del metal de substancias.

La potencia del cloruro del metilmercurio de activar la enzima también fue afectada por los antioxidantes, incluyendo la vitamina C, sugiriendo que esta forma del metal genera radicales libres. Ésta es la forma del mercurio asociada lo más de cerca posible al suministro de alimentos.

El “guardapolvo de los queladores hizo un mejor trabajo que los antioxidantes en la protección contra la activación del mercurio de la enzima,” dijo a Thomas Hagele, primer autor del estudio e investigador del estudiante en el laboratorio de Parinandi. “Esto muestra que la activación de la enzima no está aislada a una situación en la célula. Puesto que podemos proteger contra la activación de la enzima con ambos queladores y antioxidantes, esos significa que algunos diversos tipos de activación son probables ocurrir, dependiendo de la toxina.”

Esta investigación no está apenas sobre el mercurio, Parinandi conocido, también un profesor adjunto del cuidado y del remedio pulmonares, críticos del sueño. El Mercury en este caso actúa como modelo para otras toxinas que tengan efectos similares sobre las paredes del vaso sanguíneo, apuntando a qué suceso en la carrocería cuando las substancias tóxicas son un factor en causar enfermedades.