Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Análisis de sangre potencial para descubrir el cáncer de pulmón

Una prueba para cuatro proteínas de sangre puede ofrecer una continuación menos-invasor para los pacientes que tienen lesiones sospechosas en las radiografías de pecho o las exploraciones de la tomografía (CT) automatizada, según un nuevo estudio llevado por los investigadores del centro médico de Duke University.

Las “exploraciones del CT tienen un régimen muy alto del positivo falso al intentar descubrir el cáncer de pulmón,” dijo a Edward Patz, Jr., M.D., radiólogo en el duque y principal investigador en el estudio. “Qué eso lleva son varios estudios de la proyección de imagen de la continuación o procedimientos invasores como biopsia, que tienen riesgos sus los propio. Este estudio es el primer paso en desarrollar una prueba que permitiría que muestreáramos la sangre de un paciente y que determináramos si una prueba y un tratamiento más invasores son necesarios.”

Los investigadores publicaron sus conclusión en la aplicación del 10 de diciembre de 2007 el gorrón de la oncología clínica. El estudio fue financiado por Department de duque de la radiología.

Los investigadores estudiaron cuatro proteínas en la sangre y encontraron que sus niveles eran diferentes en pacientes con el cáncer de pulmón con respecto a pacientes de la misma edad y género que no tenían cáncer. Compararon los niveles de estas proteínas en la sangre de casi 100 pacientes conocidos para tener cáncer de pulmón a los niveles en la sangre de casi 100 pacientes sin cáncer.

“Usando los cuatro marcadores, conocidos como el CEA, RBP, el SCC y AAT, podíamos distinguir a los pacientes que tenían cáncer de los que no lo hicieron con sobre el 80 por ciento de exactitud,” Patz dijeron.

Los cuatro marcadores de la proteína todos se han asociado al cáncer de pulmón, pero ningunos en el aislamiento manejan suficiente influencia para indicar definitivo la enfermedad. Sin embargo, en la combinación pueden ser muy útiles, Patz dijo.

Los investigadores crearon un “árbol de la clasificación” para arreglar la probabilidad de una persona del tener cáncer de pulmón, sobre la base de los niveles de cada uno de las cuatro proteínas. “Gente cuyas muestras aterrizadas en una de tres casillas en la parte inferior del árbol tenía una ocasión del 90 por ciento del tener cáncer,” Patz dijo. “Otras casillas indicaron los riesgos de hasta sólo el 10 por ciento.”

La exploración del CT se ha propuesto para la investigación rutinaria del cáncer de pulmón, pero descubre muchos nódulos que no sean cacerígenos, llevando a un tratamiento más invasor y más aventurado. Un estudio reciente encontró que los nódulos fueron descubiertos en el más de 70 por ciento de ésos revisados, mientras que el cáncer de pulmón fue encontrado en el menos de tres por ciento.

“Hablamos de cómo la devastación de esta enfermedad está todo el tiempo, pero todavía no tenemos un sistema de detección que pueda descubrir el cáncer de pulmón temprano, sin exponer a pacientes a los riesgos de biopsia y cirugía,” Patz dijo. “Este estudio es un paso importante en la dirección correcta.”

Los investigadores realizarán después un estudio más grande que observa el uso de biomarkers anticipado en los pacientes encontrados para tener lesiones del pulmón por la exploración del CT. El objetivo último es desarrollar un sistema de detección por el cual los pacientes podrían tener el análisis de sangre antes de proyección de imagen y ésos encontrados para estar en una “casilla de alto riesgo” tendría una exploración del CT para la evaluación adicional.

“Determinaríamos si la persona está en inferior o de alto riesgo de tener cáncer de pulmón basado en estos biomarkers,” a Patz dijimos. Los “pacientes en poco arriesgado pudieron ser seguidos con análisis de sangre o estudios más futuros de la proyección de imagen mientras que ésos en la fuerza de alto riesgo requieren la intervención inmediata.”

El cáncer de pulmón es el asesino de cabeza de hombres y de mujeres en los Estados Unidos, con casi 175.000 personas diagnosticadas cada año, y cerca de 160.000 pacientes que mueren de la enfermedad anualmente. El más de 75 por ciento de enfermos de cáncer del pulmón ha experimentado ya la enfermedad importante extendida para el momento en que lo diagnostiquen, haciendo la necesidad de técnicas de la detección temprana imprescindible.