El riesgo de osteoartritis y índice a la índice del largo del dedo anular

Índice a la índice del largo del dedo anular (2.a: 4D) es un rasgo sabido para sus diferencias sexuales.

Los hombres tienen típicamente segundo más corto que cuarto dígitos; en mujeres, estos dedos tienden a estar sobre igual de largo. Un 2.o más pequeño: las índices 4D tienen conexiones hormonales de intriga, incluyendo niveles prenatales más altos de la testosterona, concentraciones más inferiores del estrógeno, y recuentos de espermatozoides más altos. La reducción en esta índice también se ha conectado al valor atlético y sexual. Si este rasgo afecta al riesgo de osteoartritis (OA), una enfermedad común progresiva se asoció a actividad física y la deficiencia del estrógeno, no se ha examinado. Hasta hace poco tiempo.

Los investigadores con la universidad de Nottingham en el Reino Unido conducto un estudio del caja-mando para fijar el lazo entre el 2.o: índice 4D y el riesgo del codo y del caballete OA. Sus conclusión, ofrecidas en la aplicación de enero de 2008 la artritis y el reumatismo (http://www.interscience.wiley.com/journal/arthritis), sugiere que tener dedos anulares infrecuente largos aumente el riesgo para desarrollar OA del codo, independiente de otros factores de riesgo y determinado entre mujeres.

Para el estudio, 2.049 temas del caso fueron reclutados de filetes ortopédicos de la cirugía del hospital y de una clínica de la reumatología en Nottingham. Todos tenían clínico OA sintomático importante de los codos o de los caballetes, requiriendo la consideración de la cirugía común del repuesto. Reclutado de filetes del hospital de los pacientes que habían experimentado la urografía intravenosa (IVU) en el plazo de los últimos cinco años, de 1.123 individuos sin pruebas radiográficas del caballete o del codo OA, de ningunos actuales síntomas del caballete o del codo, y ninguna historia de la cirugía común de la enfermedad o de la junta sirvió como mandos. Comprendieron a la población del estudio de hombres y de mujeres, con una edad media de áspero 67 años para los casos y de 63 años para los mandos.

Las radiografías de ambos codos y de la pelvis fueron obtenidas para todos los participantes. Cada participante también experimentó las radiografías separadas de la derecha y de las manos izquierdas. Los investigadores entonces fijaron el 2.o: índice del largo 4D de las radiografías usando tres métodos: una comparación visual directa de los 2 extremos del dedo, la índice medida de la base al extremo de las juntas del dedo de la parte superior, y la índice medida de los largos del hueso metacarpiano. Las radiografías de las manos fueron clasificadas visualmente como cualquier tipo 1, dedo índice más de largo que el dedo anular; tipo - 2, dedo índice igual al dedo anular; o tipo 3, dedo índice más corto que el dedo anular. Naturalmente, los hombres eran 2,5 veces más probables que mujeres tener el tipo 3 configuración.

Usando comparaciones ciegas de las radiografías de la mano con las radiografías del codo y del caballete de las muestras al azar del caso y de mando combinadas con índices del análisis estadístico y de las probabilidades, los investigadores fijaron el lazo entre 2.o: índice del largo 4D y OA. Comparado con los otros tipos del dedo, el tipo 3 dedo fue asociado a un riesgo creciente de OA que implicaba cualquier parte del codo o del caballete, e incluyendo la presencia de nodos artríticos del dedo. De la nota determinada, el riesgo del codo OA en participantes con el tipo 3 configuración del dedo era casi doble el del riesgo para los participantes sin esta configuración. Las mujeres con esta configuración del dedo tenían un mayor riesgo del codo OA que hombres. Entre los participantes de ambos sexos, los investigadores también encontraron una tendencia interesante: el más pequeño el 2.o: índice superior de la junta del dedo 4D, mayor es el riesgo de OA de la junta de codo tibiofemoral. Finalmente, después de ajustar según factor-edad establecida del riesgo del OA, sexo, índice de masa corporal, daño común, y falta de asociación fuerte de la actividad- física de un 2.a más pequeño: la índice del largo 4D con el riesgo para el codo OA era independiente juzgada.

“El 2.o: la índice del largo 4D aparece ser un nuevo factor de riesgo para el revelado del OA,” concluye al investigador destacado del estudio, el Dr. M. Doherty. “Específicamente, mujeres con configuración “masculina la” del 2.a: 4D el largo índice-que es, dedo anular que el índice dedo-es relativamente más de largo más probable desarrollar el codo OA.” El primer estudio para examinar el lazo entre 2.o: índice y OA, del largo 4D también plantea preguntas. “El mecanismo subyacente del riesgo es no entendible,” las tensiones del Dr. Doherty, “y los méritos fomentan la exploración.”