Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Todo el mundo lleva por lo menos 1 tipo de pesticida

Un estudio realizado por los investigadores del departamento de la radiología y del remedio físico de la universidad de Granada, en colaboración con la escuela andaluz de la salud pública (Escuela Andaluza de Salud Publica), encontrada que 100% de los españoles analizados tenía por lo menos una clase de composición orgánica persistente (PC), substancias internacionalmente clasificadas como potencialmente dañino a su salud, en sus carrocerías.

Estas substancias entran en la comida, el agua o aún el aire del mínimo de presión de la carrocería. Todos tienden a acumular en tejido adiposo humano y a entrar fácilmente en el organismo con los ambientes ya mencionados.

El estudio, concebido por Juan Pedro Arrebola Moreno y dirigido por profesores Piedad Martín Olmedo, el Olea Serrano y Mariana F. Fernández Cabrera de Nicolás, midió los niveles de contaminación de algunas composiciones orgánicas persistentes (PC) en una muestra de la población adulta a partir de dos áreas, urbano (capital de Granada) y semirrural (Motril), y se prepuso encontrar los factores determinantes asociados a tales niveles: dieta, forma de vida, actividades o residencia.

Un total de 387 adultos, de ambos sexos, eran voluntarios para las cirugías en hospitales que participaban en el estudio (Santa Ana de Motril y hospitales de San Cecilio de Granada). Los voluntarios habían dado una vez consentimiento, una muestra de su tejido adiposo humano (gordo) fue recogida durante cirugía y ellos contestó a un cuestionario sobre su domicilio, la forma de vida, hábitos alimentarios y actividades en su vida.

Análisis del PC 6

Los investigadores analizaban las muestras y midieron 6 diversos niveles de concentración del PC: DDE, un metabilito principal en el DDT (un pesticida usado en España hasta los años 80); hexaclorobencina, una composición usada como fungicida y liberada actualmente por procesos industriales; PWB: compone relacionado a los procesos industriales; y Hexaclorociclohexano, usado como insecticida y usado actualmente en el tratamiento de la sarna y del pediculosis.

El estudio realizado por la universidad de Granada concluyó que 100% de los temas analizados tenía el DDE en sus carrocerías, una substancia prohibida en España, y otros componentes muy frecuentes tales como PCB-153 (presente en el 92% de gente), HCB (el 91%), PCB-180 (el 90%), PCB-138 (86%9) y HCH (el 84%).

Juan Pedro Arrebola Moreno explica que niveles más altos de substancias tóxicas fueron descubiertos en las mujeres comparadas a los hombres y en más viejos voluntarios comparó a una gente más joven, “posiblemente debido a la gran persistencia de estas substancias en el ambiente, que da lugar a su biomagnification en la cadena alimentaria y en su bioacumulación en un cierto plazo”. El científico agregó que hay otra teoría conocida como “Efecto Cohorte” (efecto de la cohorte) que explique las altas cantidades de estas substancias en una más vieja gente. Según esta teoría, esos nacidos en períodos de una contaminación más alta sufrieron las consecuencias más que eso nacidas con las prohibiciones actuales en tales pesticidas.

El impacto de la dieta

Este estudio indica que la dieta es un factor importante en la concentración del PC, como la ingestión de algunos alimentos, determinado ésos del origen animal y contenido de alto grado en grasas, los gatillos una mayor presencia de estas substancias tóxicas en el organismo humano.

Los estados de Juan Pedro Arrebola Moreno, “allí son pocos estudios en niveles de medición del PC de España en las muestras anchas de la población, así que significa que algunos niveles compuestos en la población en general son desconocidos”. Por lo tanto, este estudio perfeccionará el conocimiento de tales niveles, y determinará a esos grupos en un riesgo más alto de la exposición, que es el primer paso para los estudios complementarios subsiguientes que determinan las relaciones del causa-efecto.