Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los genes telepáticos reconocen semejanzas en uno a

Los genes tienen la capacidad de reconocer semejanzas en uno a distancia, sin ningunas proteínas u otras moléculas biológicas que ayudan al proceso, según la nueva investigación publicada esta semana en el gorrón de la química física B.

Este descubrimiento podría explicar cómo los genes similares se encuentran y lo agrupan juntos para realizar los procesos dominantes implicados en la evolución de la especie.

Este nuevo estudio muestra que los genes - cuáles son parte de DNA doble-trenzada con una estructura de doble hélice que contiene una configuración de bases químicas - pueden reconocer otros genes con una configuración similar de bases químicas.

Esta capacidad de buscarse fuera podría ser la llave cómo los genes determinan uno otro y alinean con uno a para comenzar el proceso de la “recombinación homóloga” - a por el que dos moléculas de doble hélice vengan juntas, rompan abierto, intercambien una sección de la información genética, y entonces cierre ellos mismos de la DNA hacia arriba otra vez.

La recombinación es un proceso importante que desempeña un papel dominante en la evolución y la selección natural, y es también central a la capacidad de la carrocería de reparar la DNA dañada. Hasta ahora, los científicos no han sabido exactamente los pares convenientes de genes se encuentran para que este proceso comience.

Los autores del nuevo estudio realizaron una serie de experimentos para probar la teoría, primero desarrollada en 2001 por dos piezas de estas personas, que los pedazos largos de DNA doble-trenzada idéntica podrían determinarse simplemente como resultado de las configuraciones complementarias de las cargas eléctricas que ambos llevan. Quisieron verificar que esto podría ocurrir de hecho sin contacto físico entre las dos moléculas, o la presencia de facilitación de proteínas.

Los estudios anteriores han sugerido que las proteínas están implicadas en el proceso del reconocimiento cuando ocurre entre los cabos cortos de la DNA que tienen solamente cerca de 10 pares de bases químicas. Esta nueva investigación muestra que cabos mucho más largos de la DNA con centenares de pares de bases químicas parecen capaces de reconocerse en conjunto sin la implicación de la proteína. Según la teoría, este mecanismo del reconocimiento es más fuerte más largos los genes son.

Los investigadores observaron el comportamiento de las moléculas fluorescente marcadas con etiqueta de la DNA en una solución pura. Encontraron que las moléculas de la DNA con las configuraciones idénticas de bases químicas eran aproximadamente dos veces tan probables recolectar juntas que las moléculas de la DNA con diversas series.

Profesor Alexei Kornyshev de la universidad imperial Londres, uno de los autores del estudio, explica la significación de los resultados de las personas: “Ver estas moléculas idénticas de la DNA el buscarse fuera en una muchedumbre, sin ninguna ayuda externa, es muy emocionante de hecho. Esto podía ofrecer una fuerza impulsora para que los genes similares comiencen el proceso complejo de la recombinación sin la ayuda de proteínas o de otros factores biológicos. Los resultados experimentales de nuestras personas parecen soportar estas expectativas.”

La comprensión del mecanismo exacto del escenario primario del reconocimiento de la recombinación genética puede verter la luz en cómo evitar o disminuir desvíos de la recombinación en la evolución, la selección natural y la reparación de la DNA. Esto es importante porque tales desvíos se creen para causar varias enfermedades genético resueltas incluyendo cánceres y algunas formas de Alzheimer, así como para contribuir al envejecimiento. La comprensión de este mecanismo es también esencial para refinar las técnicas artificiales exactas de la recombinación para las biotecnologías y las terapias génicas del futuro.

Las personas ahora están trabajando en un equipo de otros experimentos para determinar exactamente cómo estas acciones recíprocas trabajan, incluyendo la dependencia prevista del largo. Además, otros estudios son necesarios comprobar si esta acción recíproca, descubierta en un tubo de ensayo, ocurre en el ambiente altamente complejo de una célula viva.