Descubrimiento de la molécula que mata a las células cancerosas del riñón

Los enfermos de cáncer del Riñón tienen generalmente una opción para batir su enfermedad: cirugía para quitar el órgano. Pero eso podría cambiar, los gracias a una nueva molécula encontrada por los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford que mata a las células cancerosas del riñón. , Los investigadores dijeron, una droga creada de esta molécula ayudaría Idealmente a luchar la enfermedad peligrosa para la vida mientras que dejaba los riñones de los pacientes intactos.

“Usted ahora tiene los medios potenciales de ir después de una enfermedad se sea difícil que de tratar,” dijo a Amato Giaccia, Doctorado, profesor y director de la oncología de la radiación y de la biología de la radiación en la Facultad de Medicina. Sus conclusión serán publicadas en la Célula Cancerosa del gorrón el 8 de julio.

Giaccia dijo su laboratorio centrado en carcinoma renal de la célula, o cáncer del riñón, porque no hay vulcanización sabida para ella corta de quitar un riñón dañado del cuerpo de un paciente. “No hay quimioterapia efectiva para tratar carcinoma renal de la célula,” dijo a Giaccia, también investigador en el Centro del Cáncer de Stanford. Los “Pacientes todavía sucumben.”

Diagnosticarán a Casi 54.400 personas en los Estados Unidos con el cáncer del riñón este año, y cerca de 13.000 morirán de la enfermedad, según la Sociedad del Cáncer Americana. La Radioterapia, un arma potente usada para luchar el cáncer, también ha demostrado ser ineficaz en cáncer del riñón de la matanza, en contraste con otros tipos de cáncer, Giaccia dijo.

Esta nueva investigación podía llevar a un tratamiento para salvar a pacientes de perder uno de sus dos riñones. Los órganos son responsables de filtrar la sangre, presión arterial que controla y de prevenir anemia, entre otras tareas.

El trabajo de Giaccia se centra en el gen de supresor del tumor de von Hippel-Lindau, o el gen de VHL, que reduce normalmente incremento del tumor en seres humanos pero no trabaja en el 75 por ciento de células del tumor del riñón. Las personas de Giaccia exploraron para una pequeña molécula que mataría a las células cancerosas cuando este gen de VHL está fragmentado. Encontraron su arma en una molécula llamada STF-62247.

Mientras Que STF-62247 es tóxico al cáncer del riñón, es generalmente inofensivo a la mayoría de las otras células en el cuerpo humano, como él lleva un gen de trabajo de VHL, Giaccia dijo.

Pues una ventaja adicional, Giaccia dijo, los pacientes tratados con STF-62247 no debe sufrir algunos de los efectos secundarios infames de la quimioterapia, como náusea y baja de pelo, porque STF-62247 no es tóxico al cuerpo entero.

Las juicios Clínicas podrían comenzar “en los años próximos de los pares de fuerzas,” Giaccia dijo.

El co-autor y el becario postdoctoral Dionisia A. Chan, Doctorado de Stanford, dijeron ella creyó que las nuevas conclusión podrían afectar a cómo todos los tipos de cáncer se tratan en el futuro.

Este estudio es uno del primer para determinar un rasgo único a cierto formulario del cáncer - en este caso, gen deficiente del VHL del cáncer del riñón - y explotarlo para derrotar la enfermedad, Chan dijo. Ella predijo que otros científicos pronto seguirían el ejemplo, buscando características en otros cánceres que también podrían ser manipulados.

El estímulo de los Investigadores podría ser doble, los autores del estudio dijeron: para encontrar las vulcanizaciones para los cánceres mortales, y contener en los efectos secundarios debilitantes causados por muchos tratamientos contra el cáncer actuales.

“Estos resultados pueden ser extendidos mucho más alla de cáncer del riñón,” Chan dijo.

Las conclusión también hablan bien para el Centro de la Ciencia biológica de la Alto-Producción de Stanford, que se abrió en 2004. Los resultados de este estudio son algo del primer usando el equipo del centro.

El equipo de la alto-producción en Stanford puede analizar millares de moléculas para su citotoxicidad al mismo tiempo, permitiendo que los investigadores como ésos en el laboratorio de Giaccia exploren para los genes y las moléculas ocultados que habrían sido previamente muy laboriosos encontrar.

Sin el centro, “Este trabajo no habría sido posible,” dijo al co-autor Patrick Sutphin, DOCTOR EN MEDICINA de Stanford. Las conclusión tienen significación especial para Sutphin, que trabajó con las personas de Stanford antes de trasladarse conectado a su prácticas en remedio en el Hospital General de Massachusetts en Boston. En 1995, cuando Sutphin era un estudiante de segundo año en universidad, diagnosticaron con el cáncer del riñón y murió a su abuelo tres meses más adelante, él dijo.

La experiencia de perder a su abuelo al cáncer del riñón ayudado a motivar Sutphin para estudiar la enfermedad. Su esperanza, Sutphin dijo, “Es que un día nuestra investigación colectiva resultará en las nuevas drogas que son más efectivas que las drogas tradicionales, y sin los efectos secundarios tóxicos.”

Otros co-autores del estudio incluyen el investigador y al becario postdoctoral Sandra Turcotte, Doctorado de Stanford. La investigación fue financiada por una concesión del Instituto Nacional del Cáncer.

http://mednews.stanford.edu