Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La Falta de cabritos de los medios del sueño lo hace difícilmente en la escuela

Según nuevo estudio de los investigadores Australianos, una falta de sueño puede hacer que una influencia mala en la capacidad de niños a aprenda y obre recíprocamente en la escuela.

El nuevo estudio de los investigadores del Centro para las Saludes Infantiles en el Instituto de la Investigación de los Niños de Murdoch, Melbourne de la Comunidad, ha revelado que casi un cuarto de niños envejeció seis y siete tienen hábitos pobres el dormir, que tiene un efecto principal sobre su capacidad de la salud, del comportamiento y de aprendizaje.

Los datos usados investigadores del Estudio Longitudinal de los Niños Australianos para determinar el fragmento de los problemas del sueño entre niños y los efectos, dicen que los casi 25% de seis y siete años tienen dormir y ésos del problema con las ediciones más persistentes del sueño para sufrir los problemas más serios de la salud, del comportamiento y de aprendizaje según sus padres y profesores.

Según los investigadores una falta de sueño afecta a la concentración y cómo los niños obran recíprocamente con los pares y los profesores.

Dicen la investigación anterior había mostrado que los niños son más probables caer extraescolar si tenían una transición temprana de los pobres a la enseñanza convencional y si tienen suficiente niños del sueño pueden hacer la transición y adquirir la carga de trabajo mientras que sus cerebros son todavía crecientes y que admiten mucha información.

Lleve al investigador, Jon Quach dice que algo pudo considerarla para ser una cantidad impresionante de información y por lo tanto el cerebro necesita trabajar en él es el mejor. Éste no sería el caso si los niños no conseguían suficiente sueño.

El estudio examinó a casi 4.500 niños, cuyo comportamiento del sueño fue registrado en la edad cuatro a cinco y otra vez en seis a siete y él fue encontrado que cerca de una mitad de niños señaló a pobres hábitos del sueño.

Otra encuesta reveló que tanto pues el 23 por ciento de los niños tenía problemas del sueño y el 6 por ciento fue clasificado como moderado o severo.

Los problemas incluyeron los niños que eran infelices de dormir solamente, reacios irse a la cama, los durmientes agitados y despertar durante la noche.

Sin Embargo, comparado a la primera encuesta el cerca de 10 por ciento tenía resuelto sus problemas, mientras que el cerca de 3 por ciento había continuado dormir malo y el otro 3 por ciento desarrolló nuevos problemas.

Los investigadores dicen si un niño tiene un problema persistente del sueño entonces que sus resultados serán peores pero si tienen un problema de resolución del sueño que se trate o apenas vaya naturalmente ausente, después sus resultados mejorarán.

Sr. Quach, que presentará a investigación esta semana en el Congreso de la Salud de la Población en Brisbane, dice que los padres deben buscar ayuda profesional si su niño tiene problemas persistentes del sueño.