Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los científicos descubren cómo la mutación en la proteína de cobre-regulación ATP7B causa la enfermedad de Wilson

Usando una combinación de simulaciones por ordenador y de experimentos punta del laboratorio, los bioquímicos físicos en Rice University han descubierto cómo una pequeña mutación genética -- cuál se sabe para causar la enfermedad de Wilson -- cambia sutil la estructura de una proteína grande, compleja que la carrocería utilice para mantener el cobre de aumentar hasta niveles tóxicos.

“La proteína que estudiamos es como un rompecabezas grande,” dijo al autor importante Agustina Rodriguez-Granillo, el estudiante doctoral del arroz en la bioquímica y biología celular que realizaron las simulaciones y la investigación matemáticas del laboratorio. “La mutación que causa la mayoría de los casos de la enfermedad de Wilson es nuestras del estudio miradas bien conocidas, pero en el rompecabezas total considerar cómo una tan pequeña mutación puede alterar la forma y la función de una proteína tan grande y compleja.”

La proteína en la pregunta se llama ATP7B, que es una proteína del multidomain que se sienta en una membrana interna y regula el movimiento de los átomos de cobre dentro de las células humanas. Aunque una gran cantidad de cobre puede ser tóxico, nuestras carrocerías necesitan una pequeña cantidad para las enzimas dominantes implicadas hacia adentro, por ejemplo, la respiración y las funciones del cerebro. ATP7B actúa algo como un gerente del almacén, poniendo el seguro encima de cantidades a granel de cobre y distribuyéndolo para el uso en estas proteínas.

La enfermedad de Wilson es un desorden genético que altera la capacidad de la proteína de ATP7B de trabajar, haciendo el cobre aumentar hasta niveles tóxicos en el hígado, el cerebro, aros y otros órganos. La enfermedad puede causar en un cierto plazo daño peligroso para la vida del órgano. La enfermedad de Wilson afecta a tanto como 150.000 personas por todo el mundo.

El nuevo estudio es accesible en línea del gorrón de la biología molecular. Se centró en la falla genética que causa la mayoría de los casos de la enfermedad de Wilson. Esa falla, conocida como H1069Q, se causa cuando apenas uno fuera de los más de 1.400 aminoácidos en ATP7B se cambia. Que el aminoácido es una histidina situó en la posición 1069. En la forma enfermedad-que causa de la proteína, esta histidina se reemplaza por un ácido glutámico.

“Esta mutación ocurre en una situación crucial en donde la proteína ata típicamente con una molécula llamada el ATP que ofrece la energía que la proteína necesita mover el cobre de un sitio a otro,” dijo al co-autor Pernilla Wittung-Stafshede, profesor del estudio del adjunto de la bioquímica y de la biología celular en el consejero del arroz y de Rodriguez-Granillo's. Wittung-Stafshede, profesor en química en la universidad de Umea en Suecia, dijo, los “estudios del pasado han comparado el comportamiento de la proteína del mutante con el del nonmutant y encontraron diferencia muy pequeña, así que era no entendible cómo este pequeño cambio llevó a los efectos devastadores que se consideran en la enfermedad de Wilson.”

Usando una combinación de los datos y de las simulaciones por ordenador experimentales que miraban específicamente una porción de la proteína llamó el N-dominio, donde ocurre la mutación de H1069Q, Wittung-Stafshede, Rodriguez-Granillo y el investigador postdoctoral Erik que Sedlak (ahora en la Universidad de Texas en San Antonio) confirmó que la función del ATP fue reducida importante en la forma del mutante de la proteína. También encontraron que la mutación causó cambios estructurales en otras secciones de la proteína que eran lejos del sitio de la mutación. Por ejemplo, la forma sana de la proteína se capsula con un rizo grande, flexible. El propósito del rizo es desconocido, pero se altera su forma y más compacto en la forma enferma de la proteína.

“Esto implica que el rizo tiene cierta importancia, quizás en la regla de las actividades de ATP7B, y nosotros prepóngase seguir en esto en nuestros estudios futuros,” Rodriguez-Granillo dijo.