La exposición a las dosis inferiores del mercurio cambia la manera el trabajo de las arterias

Las personas internacionales de investigadores han mostrado que el mercurio es otro factor importante en enfermedad cardiovascular pues cambia el trabajo de las arterias de la manera. Una de las fuentes posibles de la exposición de seres humanos al mercurio está comiendo pescados contaminados.

Los efectos principales del mercurio afectan al sistema nervioso central y a la función renal. Durante últimos años la comunidad científica ha denunciado un aumento en riesgo cardiovascular después de la exposición al mercurio, “aunque los mecanismos responsables de este aumento no se sepan totalmente”, declare que los autores del nuevo estudio que se ha publicado recientemente en el gorrón americano del Fisiología-Corazón y de la fisiología circulatoria explique.

La anecdotario María Briones es investigador en el Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y es uno de los autores del estudio. Briones explica el objetivo de la investigación a SINC: “Porque el lazo entre el mercurio y el riesgo cardiovascular se ha explicado recientemente, y ese riesgo cardiovascular se sabe para ser relacionado con los cambios en la función vascular, nos prepusimos ver si un lazo existió entre el mercurio y los cambios en reacciones vasculares”.

El objetivo del estudio era evaluar si las concentraciones realmente inferiores de mercurio, administradas durante un periodo de tiempo prolongado, “podrían tener un efecto perjudicial sobre la reacción vascular”, es decir, en la manera las arterias se comportan.

Los datos confirman que las dosis inferiores del mercurio tienen un efecto dañino sobre la función vascular. Mercedes Salaices, uno de los otros autores del estudio, acentúa que el impacto del mercurio “se podría comparar al impacto producido por otros factores de riesgo cardiovasculares más tradicionales tales como hipertensión, diabetes o hypercholesterolaemia”.

Los investigadores analizados si la exposición crónica al mercurio causa una disfunción endotelial en arterias de la resistencia y de la conductancia. El tratamiento con mercurio induce un aumento en la tensión oxidativa, que es responsable - por lo menos en parte - del deterioro en reacciones vasculares. Las “arterias contratan más y se relajan menos porque hay óxido menos nítrico”, el factor vasodilatador que es atacado por la tensión oxidativa, subrayan Briones.

El riesgo de exposición al mercurio hoy

Han expuesto a los seres humanos a diversos agentes contaminadores del metal tales como mercurio, aunque las consecuencias posibles a la salud no sean profundizadas sabido. Actualmente, la exposición al mercurio es debida, principal, al consumo de pescados contaminados, a la administración de agentes antihongos y de antisépticos del Thimerosal en vacunas y a la inhalación del vapor de mercurio de algunas reconstrucciones dentales

La Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA) recomendó una concentración del mercurio de la sangre de la referencia de 5,8 nanograms por el mililitro (ng/ml). Se considera que no hay efectos nocivos abajo de este nivel. Los datos revelan que la concentración de mercurio en la población en general es menos de 1 ng/ml, mientras que en los trabajadores que sufren la exposición en zonas contaminadas, los niveles están entre 7 y 10. El porcentaje alcanza hasta 5,6 ng/ml entre la gente que come pescados sobre una base regular.