Hepatitis B y C en los E.E.U.U.

En la década pasada, la CDC pidieron más de 60.000 pacientes en los Estados Unidos conseguir probados para el virus de la hepatitis (HBV) B y el virus de la hepatitis (HCV) C porque los personales de atención sanitaria en fijaciones fuera de hospitales no pudieron seguir prácticas básicas del mando de la infección, según un nuevo estudio.

Esta primera revista completa de todas las investigaciones de la CDC durante los últimos 10 años de brotes atención sanitaria-asociados de la hepatitis viral aparece en la aplicación del 6 de enero los anales del gorrón del remedio interno.

“Este parte es un lamamiento para despertar,” dijo al Dr. Juan Ward, director de la división de la CDC de hepatitis viral. Exponen a los “millares de pacientes innecesario a la hepatitis viral y a otras enfermedades evitables en los mismos lugares en donde deben aserrar al hilo protegidos. Ningún paciente debe ir a su doctor para la atención sanitaria a irse solamente con una enfermedad peligrosa para la vida.”

En los Estados Unidos, la transmisión de HBV y de HCV mientras que recibe atención sanitaria se ha considerado infrecuente. Sin embargo, una revista de la información del brote de la CDC reveló un total de 33 brotes determinados fuera de hospitales en 15 estados, durante la última década: 12 en ambulatorios, seis en centros de la hemodialisis y 15 en centros de asistencia a largo plazo, dando por resultado 450 personas que detectan la infección de HBV o de HCV.

Expusieron a los pacientes a estas enfermedades potencialmente mortales porque los personales de atención sanitaria no pudieron seguir procedimientos de mando básicos de la infección y técnica aséptica en seguro de la inyección. La reutilización de jeringas y la sangre-contaminación de medicaciones, del equipo y de dispositivos fueron determinadas como factores comunes en estos brotes.

“Los pacientes en los Estados Unidos reciben cada vez más su atención sanitaria en fijaciones del paciente no internado,” dijo al Dr. Dionisia Cardo, director de la división de la CDC de promoción de la calidad de la atención sanitaria. “Para proteger pacientes, el entrenamiento del mando de la infección, el descuido profesional, la autorización, mandos innovadores de la ingeniería y conciencia pública se necesitan en estas fijaciones de la atención sanitaria.”

Los funcionarios de la CDC dicen las demostraciones del parte la necesidad de la educación profesional en curso para los proveedores de asistencia sanitaria, así como descuido constante del estado en descubrir y la prevención de la transmisión de los patógeno del bloodborne en fijaciones de la atención sanitaria.

La CDC ayuda a departamentos locales de la salud ofreciendo vigilancia, el apoyo de la investigación del brote, personales del campo y experiencia rutinarios del laboratorio. La CDC también trabaja con los socios dominantes para asegurar la adhesión a las prácticas apropiadas del mando de la infección.

La CDC y sus socios están trabajando para abordar este problema paciente importante de seguro con varios esfuerzos, incluyendo:

  • Perfeccionando vigilancia de la hepatitis viral, la investigación del caso y la reacción del brote, tal como apoyo para que departamentos de la salud investiguen a conciencia a todos los individuos determinados para tener infección de HBV o de HCV;
  • Fortalecer la capacidad del estado y de los programas locales de la prevención de la hepatitis viral;
  • Aumentando la red nacional del seguro de la atención sanitaria de la CDC, el sistema de vigilancia nacional para rastrear infecciones atención sanitaria-asociadas, para cerco la información de la fijación del paciente no internado;
  • Partnering con la organización nacional de los brotes de la hepatitis para la reforma (HONOReform), un asiento paciente de la defensa, para crear los materiales de la educación del paciente y del proveedor;
  • Mejoría continuada de las prácticas de seguro de la inyección con esfuerzos educativos del outreach con organizaciones profesionales del oficio de enfermera y del anesthesiology;
  • Trabajando con los socios en la diálisis, comunidades del cuidado de la diabetes y del largo plazo para ascender prácticas seguras del cuidado;
  • Trabajo con los reguladores y las sociedades profesionales para fortalecer procesos del licensure y de la acreditación con énfasis sobre prácticas seguras de la inyección;
  • Maneras de exploración de perfeccionar planes de estudios en el oficio de enfermera y las Facultades de Medicina relacionados con las prácticas seguras de la atención sanitaria.