Nueva manera de luchar lejos bacterias

Siempre que los seres humanos creen un nuevo antibiótico, las bacterias mortales pueden contradecirlo girando en nuevos, indestructibles estupendo-fallos de funcionamiento.

Por eso la infección bacteriana es el asesino del número uno en hospitales hoy. Pero la nueva investigación de la universidad de Tel Aviv puede dar a reveladores de la droga la ventaja en ser más listo que bacterias de una vez por todas.

El arma secreta contra una colonia de bacterias puede ser esfuerzo lo con su propio sistema de protección, que lo fuerza para reducir su población con canibalismo.

“Nuestros estudios sugieren que esto sea una nueva manera de luchar lejos bacterias,” dice a profesor Eshel Ben-Jacob, científico premiado de la escuela de la universidad de Tel Aviv de la física y de la astronomía. “Si exponemos a la colonia entera muy a las mismas señales químicas que las bacterias producen para mantener lejos la competencia, harán el trabajo para nosotros y se matarán. Esta estrategia parece muy prometedora -- es muy poco probable que las bacterias desarrollarán resistencia a una composición que ellos mismos produzcan.”

El canibalismo entre bacterias, explica a profesor Ben-Jacob, es un comportamiento cooperativo extraño sacado bajo tensión. En respuesta a los factores de ansiedad tales como hambre, descarga eléctrica del calor y substancias químicas dañinas, las bacterias reducen su población con una substancia química que mate a las células de la hermana en la colonia.

“Trabaja más o menos de la misma manera que los organismos reducen la producción de algunas de sus células cuando bajo hambre,” dice a profesor Ben-Jacob. “Pero cuál es el más interesante entre bacterias es que él aparece desarrollar una forma rudimentaria de la inteligencia social, reflejada en un diálogo químico sofisticado y delicado conducto para garantizar que solamente una parte de las células están matadas.”

Las conclusión de los investigadores, publicadas este mes en los procedimientos de la National Academy of Sciences, fueron realizadas en colaboración con un grupo de la universidad de Tejas llevada por profesor Harry Swinney y su Dr. Avraham Be'er de la persona postdoctoral, antes de la universidad de Tel Aviv. Profesor Ben-Jacob cree que los descubrimientos ofrecen la nueva esperanza de luchar ambas infecciones bacterianas del hoy y los estupendo-estupendo-fallos de funcionamiento del futuro.

En el estudio actual, los investigadores investigaron qué suceso cuando dos colonias del hermano de bacterias -- Dendritiformis de Paenibacillus (una deformación especial de las bacterias sociales descubiertas por profesor Ben-Jacob) -- se crecen de lado a lado en una superficie dura con los alimentos limitados. Asombrosamente, las dos colonias no sólo se inhibieron del crecimiento en el territorio entre ellos pero indujeron la muerte de esas células cerca de la banda, investigadores encontrados.

Aún más interesante a los científicos era el descubrimiento que la muerte celular paró cuando cegaron la cantina de mensajes químicos entre las dos colonias. “Observa como si un mensaje a partir de una colonia inicie la reducción de la población en las células a través del entrehierro. Cada colonia se aparta simultáneamente del curso que traerá ambos en la confrontación,” dice a profesor Ben-Jacob.

Familiarización con el enemigo

En solamente un año, las bacterias pueden desarrollar resistencia a una nueva droga que pueda haber tomado años y una pequeña fortuna para convertirse, pero los reveladores de la droga no han utilizado el comportamiento cooperativo y la inteligencia social de las bacterias todavía.

Las bacterias, profesor Ben-Jacob dice, sabe espigar la información del ambiente, habla con uno a, distribuye tareas y genera memoria colectiva. Él cree esa inteligencia social bacteriana, transportada con lenguaje químico avanzado, permite que las bacterias giren a sus colonias en los “cerebros masivos” que información de proceso, aprendiendo de experiencia anterior resolver problemas desconocidos y hacer frente mejor a nuevos retos.

“Si queremos sobrevivir los retos planteados por las bacterias, debemos primero reconocer que las bacterias no son las criaturas simples, solitarias de capacidades limitadas que fueron creídos de largo ser,” concluimos a profesor Ben-Jacob, que ahora está investigando los usos prácticos para sus conclusión actuales de la investigación.